viernes, abril 10, 2015

Los cuatro del nº 4

La semana pasada ocurrió un acontecimiento importante en nuestra casa del que todavía no os he hablado: El niño nº 4 tuvo la osadía de cumplir 4 años.

Lo celebramos a lo grande, como está mandao. El viernes llevamos pastel, velas y zumo al cole y le cantaron cumpleaños feliz, joyeux anniversaire y happy birthday to you porque, parece ser que mi chiquitín les obliga a cantar a todos los cumpleaños en varios idiomas.

El sábado tuvimos merendola en casa con los amigos e hijos. Todavía nos es un poco complicado mezclar a la gente que habla idiomas diferentes pero, claro, hacer dos fiestas, una española y otra francófona nos parecía demasiado, pero todo fue bien, la gente se lo pasó bien y nosotros intentamos que todo el mundo se integrara hablara lo que  hablara. El domingo, además, hicimos otra fiesta de cumpleaños en un chiquiparc con los amiguitos del cole, que es lo que a él le hacía ilusión.


Así que nos hemos pasado el finde de fiesta en fiesta, haciendo tartas de cumpleaños, terminándonos los restos de los ganchitos, abriendo regalos y lidiando entre el nº 3 y el nº 4 para que el tema de los regalos  nuevos no fuera el motivo de una guerra fraternal.

Yo, la verdad es que esto de que el peque cumpla años lo llevo regular. Y no es por tener que hacer tres tartas de cumple y 28.000 sandwiches de jamón y queso. Es que, poco a poco me quedo sin bebés.

El nº 4 además es el más bebote, es el que le gusta que le achuchen, que le aplasten los mofletes, que te pide mimitos de vez en cuando y que te dice que te quiere "hasta el final del espacio".
Es el que aparece cada noche en mi cama cargado con su peluche y su almohada y tengo que hacerle sitio a mi lado sabiendo que ya no voy a volver a dormir.
Pero a mí,  en el fondo me gusta. Me gusta oírlo venir mucho antes de llegar a mi cuarto porque el niño delicado no nos ha salido. Me gusta que se me apriete por la noche y me toque la cara para saber que sigo ahí, que me haga caricias por la mañana mientras yo aún estoy dormida y que canturree en cuanto sale el sol porque se aburre y quiere que nos despertemos.

Las consecuencias es que tengo un hombro destrozado y que duermo menos horas de las que debería pero...me gusta.

Papá, con la excusa de que ya tiene cuatro años y es un nene mayor le intenta convencer de que ya tiene que quedarse en su cama y el nº 4 asiente pero sigue viniendo. Yo no le digo nada, en realidad me gusta que venga.

Me quedo sin bebés, e intento que no sea demasiado traumático (para mí). Intento pensar las cosas positivas de esta etapa que hemos comenzado y tiene montones.
Cada día hay alguna razón por la que reírnos a carcajadas con alguna salida de alguno de ellos, alguna reacción, algún razonamiento o algún evento particular.
Como el día en que el nº 4 me dijo al salir del cole que las gallinas cuando hacen caca tienen huevos (así, sin avisar, jejeje) o el niño nº 3 cayó de pronto en que una compañerita suya de clase tiene la cara marrón (es una mulatita preciosa), o hoy que la niña nº 2 tiene su concierto de coral y está nerviosísima de que la vayamos a ver o el nº 1 que me vuelve loca porque el viernes le preparan una fiesta sorpresa de cumpleaños a una "amiga" y ha decidido hacer él el pastel.

Entretenidos estamos y lo que de vayan creciendo es inevitable pero para mí siempre serán mis bebés.


6 comentarios:

  1. ¡Muchas felicidades a este chico tan grande! Yo de pequeña no creía a mi madre cuando nos decía que el tiempo pasa volando y ahora"de mayor" me parece increíble pero cierto. No quiero pensar en cómo se nota en los peques el paso del tiempo...

    ResponderEliminar
  2. Felicidades nº 4!! A mí también me encanta dormir sintiéndolo cerquita... Ains, qué rápido crecen.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. ai que precioso!!! muchas felicidades!!!! ..que rapido crecen y que lento jaja el mio en junio 4 tambien un besazo al campeón muaks!!!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Por supuesto, aprovecha que vaya a tu cama! Que el mío con 11 ya no veiene (y menos mal, porque cuarenta y tantos kilos moviéndose como una lagartija y repartiendo patadas, te destroza antes de que te des cuenta de que está ahí).
    Me temo que no nos queda otra que ir adaptándonos a las nuevas etapas. Tú como suegra ya nos irás contando ; ppp
    Jajajaja, en serio, que lo de que vaya a hacer el número 1 un pastel para una chica, ¡Uyyyyyyy!

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, qué bonitooo! Muchas felicidades para esa preciosidad <3

    Mi ahijado, Gugo, también tiene cuatro años y sus padres intentan sacarlo de la cama y, a días de nacer su hermanito, dice que ni loco jajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Felicidades a ese bombón... Que mayor está madre...es frase de madre pero " crecen tannnn rápido! "

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...