viernes, marzo 06, 2015

Empantallados

En el modelo de crianza de hoy en día se recurre muchas veces a los aparatos para tener entretenidos a los peques cuando los papas quieren hacer algo.
Yo no me excluyo, la tele me parece un gran invento que usada con cabeza puede resultar muy educativa, igual que los videojuegos o los ordenadores.
El problema es cuando se utilizan esos aparatos como medida de extorsión o en un ritual inapropiado.

Cada vez veo más y más a menudo esos padres que le plantifican al niño el móvil de papá entre el plato de comida y el vaso con el canal de youtube a toda pastilla para aprovechar que el niño está distraido con Pepa Pig y meterle una cucharada tras otra de comida que el niño ni percibe.
Los seres extraños aquellos que comen sin pantallas saltan aún con la última cucharada en la boca para engancharse a la tablet para hacer lo mismo.

Donde quedaron los modales!!!!.
Con lo que me cuesta a mi que mis niños se queden sentaditos en su sitio y esperen a levantarse a que todos hayan acabado, no sabéis la de problemas que me crea que los amiguitos salgan corriendo despavoridos pantalla en mano con el bocado de comida en la boca cuando yo les obligo a que se acaben el plato sentaditos en su sitio, que parece que la tablet es el premio por el que menos come.
Puedo entenderlo si lo hacen ocasionalmente en un restaurante pero no entiendo el sentido de quienes lo hacen como rutina diaria en su casa y aún te lo justifican como si no hubiera otro remedio que hacer eso aunque ni ellos mismos lo aprueben.
No , hombre no, hazlo si te da la gana pero sino lo ves bien no lo hagas, que sistemas hay más.

Nosotros somos la familia más tecnológica que conocemos (probablemente seamos la más tecnológica de toda Francia). Es lo que tiene tener un papá informático.
Tenemos en casa tres teles, tres ordenadores de sobremesa, dos portátiles, dos netbooks, una tablet grandecita y cuatro teléfonos android. Aaaah y los peques tienen un ordenador de Mac Queen, jejeje.
Muchos han sido unos sustitutos de los otros y son de diferentes "generaciones", pero ese es nuestro patrimonio informático, jejeje.

Pero no por eso son juguetes ni está todo a su alcance. No todo lo que hay a su alcance son cosas para jugar!.

Yo no dejo nunca, nunca, que mis hijos toquen mi móvil, ni siquiera los mayores. Ellos tienen sus juguetes y sus cosas y yo las mías.

Los mayores tienen cada uno su móvil (uno de ellos recién estrenado después de ahorrar un año). La niña nº 2 prefirió ahorrar para "heredar" el netbook de papá que ahora tiene confiscado porque no recoge nunca.
Los pequeños tienen establecido que solo pueden ver la tele un rato después de merendar y jugar al ordenador los sábados por la mañana.
Y la tablet queda reservada para viajes y comidas en restaurantes eternas.
Suele ser mi ultimísimo recurso pues solo tengo una tablet y dos niños pequeños, al final o acabo siendo la policía del tiempo para gestionar cuando le toca a cada uno o me acaba creando un problema.
Aún así no les pongo youtube. Tienen instalados unos juegos que me maté a informarme y a seleccionar y que solo pueden usar cuando terminan de comer. En casa no la hemos encendido nunca.

Nosotros comemos por separado porque los niños comen en el cole y papá y yo en casa así que las cenas las intentamos hacer todos juntos, salvo excepciones.
Cenamos en la mesa de la cocina (que cada vez se nos queda más pequeña, para mi que encoje) y allí no hay tele.
Os podría decir que nos contamos como nos ha ido el día, reflexionamos sobre el futuro y hacemos debates de política pero la verdad es que no es así.
Si que intentamos tener una conversación. El niño nº 1 nos explica las cosas que le han sorprendido del tema que está dando de historia, la niña nº 2 nos cuenta que su mejor amiga vuelve a estar enferma y no hay ido al cole y además tiene que sustituirla como delegada de la clase en el consejo escolar de esta semana y está nerviosísima, y los peques hasta nos pueden contar que han tenido un cumpleaños en el cole o que han soñado con Capitán América (el nuevo líder mundial).
Pero lo cierto es que la mayoría de veces intentamos decir dos frases seguidas sin éxito mientras nos interrumpimos para decir "come", "estate quieto"," cuidado con el vaso", "como se piden las cosas",.... pero de vez en cuando alguno dice una gracia, y nos reímos, el niño nº 4 se cae de repente y desaparece debajo de la mesa y nos hace gracia, el niño nº 1 pide permiso para salir el próximo finde y yo le interrogo un poco de a dónde y con quién, el Sr. Educando a cuatro y yo hacemos planes para ir al cine y de vez en cuando hasta chismorreamos de las pocas cosas que nos llegan de Mallorca.

Aunque ahora mis cenas me parecen demasiado estressantes (no sabéis cuanto) lo cierto es que creo que estoy sembrando algo y dentro de unos años, cuando los peques sean un poco más civilizados y el niño nº 4 un poco menos hiperactivo disfrutaremos de esas cenas en familia.

El otro día fuímos a casa de unos amigos con dos niños más o menos de la edad de los míos. Quedamos a comer y pasamos la sobremesa tomando café.
Esos niños comieron en el cuarto de jugar mirando la tele. Cuando acabaron saltaron encima del teléfono de la mamá (que, obviamente, tiene el cristal hecho trizas), cuando hubo peleas, que las hubo porque mis niños no son tontos y también querían, saltaron a la tablet, como si eso fuera a solucionar el problema. El mayor ya tiene tablet en propiedad y el pequeño se paseaba con la de papá (se le cayó dos veces).
Finalmente acabaron en el sofá viendo la tele, cada uno agarrado a su consola mientras el nº 3 consiguió hacerse con el preciado teléfono roto de la mamá y el nº 4 jugaba solito en el cuarto de jugar a los coches.

Yo no os voy a decir que uso y que hacer de las pantallas (que ya sois grandecitas, jejeje) si creéis que son positivas usadlas, hacedlo con orgullo, no os disculpéis, pero usadlas mirando lo que hay alrededor, que este mismo niño vino al cumpleaños de mi hijo donde había diez niños más con una consola y no se separó de ella en toda la fiesta (y creó algunas peleas) y si no estáis a favor, pues no las empleéis, no creáis que el niño la necesita, no creáis que se hundirá el mundo si el niño llora. Probablemente la pedirá mucho, muchísimo, pero si no cedéis cada vez la pedirá un poco menos hasta que un día deje de pedirla.

tablets para niños qué modelo regalar

6 comentarios:

  1. Ainsss Elena, yo tengo a mi peque que siempre se ha enganchado a los juegos de moviles o ordenador. Hemos tenido auténticas broncas porque yo quiero que sepa gestionarlos. No queremos tampoco quitarlo todo de en medio, porque su padre los necesita para el trabajo y porque el niño se moverá en un mundo donde estos elementos están presentes, así que lo que debe aprender no es a dejarlos sino a usarlos cuando toca y el tiempo que toca. Los juegos del movil o del ordenador se los ponemos en ocasiones en las colas del médico para que esté un poco más tranquilo, alguna vez en un restaurante si él ha acabado y nosotros aún comemos y algunas tardes con su padre en casa, pero es una auténtica guerra.
    Yo no tenía movil con internet, hasta ahora que me he comprado uno pero aún no me ha llegado la targeta, así que estoy muy verde en eso. Tengo pensado poner algún juego por si tengo que recurir a él en las colas del médico. Normalmente siempre llevo pinturas y libreta en el bolso, pero al cabo de un rato se aburre de pintar, además es una libreta chiquitina (no cabe más) y eso no ayuda mucho. De momento aguantamos los berrinches y su padre en varias ocasiones ha borrado un juego de su movil por la obsesión que tenía el peque.
    Quería saber si en tu movil tenías algun juego para un bichito de cinco años y medio que me pudieras recomendar. Quería algo sencillo de manejar y que sirviera para algo más que entretener por entretener. La última vez que fuí al médico una señora me enseñó un juego de sopa de letras que estaba bastante bien, pero me gustaría saber si puedes darme alguna idea más y que no sean pokemons, que yo con tanto nombre me pierdo. Gracias. Por cierto, hoy en Mallorca hace frio pero luce un sol espléndido. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Las cenas en esta casa son para mi el mejor momento del día, a pesar de que aproveche para educar y que no sirva de mucho. Casi todas las conversaciones que plasmo en el blog surgen cenando.
    En cuanto a las pantallas estoy de acuerdo contigo, en esta casa lo hacemos igual. También creo que tengo suerte porque no son niños especialmente adeptos a los juegos digitales. Les gustan pero no les apasionan como a muchos de sus amigos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola. en mi casa las comidas y cenas son sagradas y defiendo y abogo por unas normas de convivencia entre padres e hijos. También comentamos el día en el cole, los deberes., los amigos... nada de tele ni de móviles... Lo malo es cuando van a casa de algunos amigos y es tal cual tu lo describes... eso me mata porque los padres no están educando a su hijos y esos niños son unos maleducados y sin normas de comportamiento. Lo malo es que a nosotros nos consideran raros por no permitir a los niños ver la tele mientras comen o jugar con las tablets cuando esperamos en un restaurante... no y no... estamos en familia y como tal debemos compartir ese momento... Me alegra leer que en tu casa haceis un poco lo que nosotros con el ''patrimonio informático' porque también los vamos heredando... y mi móvil no es un juguete para nadie... no lo comparto... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  4. Pues bastante parecido. Móviles prohibidos y lejos durante las comidas, y a mediodía confieso que si vemos la tele: final de noticias y Saber y Ganar, que creo que está bien, ¿No? Este año he(mos) instaurado la cena familiar. Antes eran muy peques, y yo prefería que ellos cenaran antes y luego nosotros tranquilos. Ahora cenamos antes, todos juntos, y sin tele. ¡Y la cosa se anima bastante! Mi adolescente ha tomado ese rato como el de sus gracias, y nos cuenta tonterías, se pone con toooooooodo el pavo del mundo... En fin, muy agradable.
    Otro dato: mis hijos creo que NUNCA han jugado con mi móvil, aunque tengo juegos. Pero siempre me he negado a que fuera su juguete, igual que su padre. Y otra cosa. Tenemos ordenadores que funcionan perfectamente guardados. Vinieron, por circunstancias, sustitutos, pero me niego a que tengan un ordenador de mesa en su cuarto sin control (para tenerlo sin internet como dice el Calatayud, solo les iba a ocupar sitio), y el niño anda loco detrás de un portátil, que no le damos simplemente porque NO LO NECESITA.
    Sorry, por la parrafada.

    ResponderEliminar
  5. Mi hija de 6 años tiene una tablet desde los 4. Està guardada en un armario y no la puede coger sin permiso. Tiene instalada una aplicación que se llama modo niños donde puede escoger varios juegos y dibujos animados. Esta aplicación tiene la parte modo padres donde escoges que habilidad quieres potenciar: matematicas, creatividad, lectura... y en base a eso aparece un juego u otro. También te manda un mail indicandote el tiempo que ha dedicado a cada tipo de conocimiento. Lo mejor es que bloquea el dispositivo y la niña no puede navegar por internet ni abrir otra aplicación. Para mi fue un gran descubrimiento porque puedo controlar y gestionar los contenidos adaptados a su edad.
    La tablet sale del armario el fin de semana y poco más. Creo firmemente que los niños deben jugar, correr y saltar.

    ResponderEliminar
  6. Me da mucha pena ver que hay niños, pero también adultos que parece que no pueden estar sin un aparato electrónico en las manos...es como se les faltara algo vital

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...