viernes, enero 23, 2015

Los meses que me sobran

Me gusta el invierno, no os vayáis a pensar. Me gusta sobretodo la sensación de que fuera haga frío mientras nosotros nos tiramos en el sofá calentitos con un cafe recién hecho entre las manos la chimenea encendida.
Me gusta ver la lluvia caer, los rayos (pero no los truenos), calzar a mis hijos botas de agua y meterles el gorro hasta las orejas para ir al cole. Me gusta hornear galletas, comer castañas y hacer manualidades para después colgar en el árbol, porque lo que más me gusta del invierno es la Navidad, sin ninguna duda.
Me gustaba muchísimo cuando era pequeña y desde que tengo hijos me gusta aún más (aunque a veces me queje del trabajo que da y lo agotada que acabo).
Pero es que ahora ya ha terminado la navidad ¿y ahora que?.
Siempre he tenido la sensación de que enero y febrero son solo unos meses muertos, grises y de espera a que llegue la ansiada primavera. No hay ninguna fiesta importante (salvo algún cumpleaños), los días son cortos, muy cortos, cada vez hace más frío pero no el suficiente para que nieve, que por lo menos sería divertido.
Y ahí estamos, esperando. Me sobran estos dos meses, de verdad.
Tampoco estoy muy positiva, la verdad. Hace meses que no duermo bien pues tengo a un pequeño nº 4 que viene TODAS  las noches a dormir a mi cama y...ya sabéis lo que es dormir con un niño pequeño. Él es el único que duerme bien.
El pobre tiene miedo. Desde el verano ya no le basta que le dejemos la luz de su cuarto encendida,  que duerma con  su hermano y que se abrace a todos sus muñecos. Se despierta con pesadillas (las veces que consigue despertarse) y en cuanto ve que es de noche se desliza hasta nuestro cuarto.
Me gusta que venga, no os vayáis a pensar. Es mi niño más mimoso, el que siempre tiene besos para mi, el que me acaricia mientras duermo y el que me llama para que le consuele pero...necesito dormir!!.
Las consecuencias son que me ha salido una tendinitis en un hombro que tanto al medico como al fisioterapeuta les parece muy rara pues no he hecho esfuerzos con ese brazo, además es el derecho y yo soy zurda y no me he dado ningún golpe, pero ahí está. (y yo sospecho que tiene algo que ver con mis actividades nocturnas).

Y es que hoy he estado pensando que en este preciso momento tengo los inconvenientes de tener hijos pequeños pero también tengo los inconvenientes de tener niños mayores. Que mal me lo monto!.
El niño nº 1 no para de suspender, de pedir dinero para salir y te habla como si todo fuera culpa tuya.
La niña nº 2 va por el mismo camino pero con una chulería multiplicada por mil, no consigo que recoja su cuarto ni que haga sus tareas ni un solo día pero encima, me mira con cara de sorpresa y me dice "se me ha olvidado" (TODOS LOS DÍAS) como si yo fuera idiota.
El niño nº 3 sigue gritando y empezamos la lucha para que recoja lo que saca (me basta con que recoja lo que saca) pero sin resultados, salvo que la semana pasada cojí varias bolsas de basura y lo lleve todo al garaje a un par de semanas entre Papá Noel y su cumpleaños, así que muy afectado no está. Tienen demasiadas cosas!!!.
Y el niño nº 4 pues ya veis, sin dejarnos dormir.
A ver si llega ya la primavera y la cosa mejora y si no mejora por lo menos que salga el sol ¿no?.






8 comentarios:

  1. ¡Mucho ánimo bonita!

    Aquí se nota mucho que vada día anoche un par de minutos más tarde, y no veas qué alivio, porque eso de que a las 4 sea noche cerrada....
    Eso sí, de este invierno no puedo quejar, porque hemos tenido hasta "calor".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunada tú, calor y todo. Nosotros no es que hayamos tenido mucho frío, no ha nevado todavía, por ejemplo, pero un poco de sol se agradecería.

      Eliminar
  2. A mí también me sobran, buff...
    Una pregunta, ¿el dormir mal viene de la falta de espacio? Lo digo por si os habéis planteado poner un colchón o una cama en sidecar un tiempo.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por muy grande que sea la cama mi niño me encontrará y se me subirá encima, jajaja. Sigo teniendo la esperanza de que sea temporal y que se le pase pronto la racha.

      Eliminar
  3. Como te comprendo, yo tambien tengo 4 niños pero el mayor tiene 6, pero cada dia me cuesta mas que me escuchen y estoy harta de decir, solo lo digo una vez! despues de haberlo dicho ya 20!, en fin mucho animo. Por cierto yo tambien detesto estos meses, son tristes.
    Saludos
    Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa me la se!!! Lo de "solo lo digo una vez" y a de "te lo diré de otra manera", pero creo que ya no cuela.

      Eliminar
  4. Uy Elena, vaya bajón/cansancio. ¡Arriba, que tú no eres así! Te voy a corregir en una cosa, porque a mí me pasa lo mismo, y es mi manera de "optimizarme". Dicew que "los días son cortos, cada vez más cortos". ¡Y YA no es verdad! Creo que es a partir del 22 de diciembre cuando los días empiezan a alargarse... En serio, anímate un poco, que verás como en un par de semanas agradeces esos minutos más de luz (acuérdate de mí cuando lo hagas ;))
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, si la teoría me la se, pero es dificil ver que el sol se pone unos minutos más tarde cuando no lo has visto en todo el día ni de refilón. Siempre está nublado y no se ni cuando sale ni cuando se pone.

      Eliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...