martes, enero 06, 2015

Crónica de una navidad anunciada

Bueno, ayer os adelantaba un poquito como había sido nuestra navidad y nuestra entrada de año.
No hay mucho que contar. La nochebuena en casa, en familia, como siempre. Al final no me molesté mucho en el menú e hice sopa rellena que es nuestra preferida y siempre me da tanta (pero tanta) pereza que la dejo para ocasiones especiales.

Esa misma noche se paso Papá Noel (como en todas las casas). Como hemos sido muy buenos este año nos trajo un montón de cosas.
Se de buena tinta que este año le costó un montón conseguir los regalos, sobretodo los del nº 4 que cada vez se pide cosas más raras y los de la niña nº2 pues a pesar de que le puso en la carta en que tienda encontrarlos y todo cuando Papá Noel fue a buscarlos ya se habían agotado unos cuantos.

Además no debía estar muy inspirado esa noche pues al Sr. Educando a Cuatro y a mi nos trajo lo mismo: Un marco de fotos digital (de la misma marca y todo, si es que eso es compenetración, jajaja) y ahora tenemos que devolver uno al Polo Norte.

Pasamos el día de Navidad montando juguetes, buscando pilas y recogiendo papel de regalo de cada esquina de la casa (seguro que me entendeis).
Pero pude disfrutar mucho de jugar con cada uno de mis hijos y ver que disfrutaban con sus regalos.

Estas fiestas no nos ha hecho muy buen tiempo, así que han sido días de quedarse en casita, con la chimenea encendida y crocheteando (cuando podía) o jugando en el alud de juguetes que se ha convertido su cuarto de jugar.
Un día de esos en los que papá necesitaba trabajar me lié la manta a la cabeza y me atreví a llevarme a los tres peques a ver Paddintong. Era arriesgado, pues mi pequeño e hiperactivo nº 4 no suele parar quieto más de diez minutos pero la verdad es que le encantó y por PRIMERA VEZ se estuvo quieto toda la película...¡PRESTANDO ATENCIÓN!.

La verdad es que la película es una gozada. Me pareció preciosa y muy entrañable y divertida. Si no la habéis visto y tenéis niños pequeños no lo dudeis. Les va a encantar!!!.

También hemos tenido la visita de los abuelos que vinieron a pasar con nosotros una semana y a comerse las uvas.

Pufff!!!.  
Mis suegros son cuanto menos una pareja curiosa. Ya sabéis que yo, a pesar de que te tenga mucho cariño a mi suegra el tenerla tantos días en casa se me suele hacer muy cuesta arriba pues somos totalmente contrarias y no coincidimos en apenas nada. Sus temas de conversación suelen ser la política, la alimentación (no recetas de cocina, no. Sino las cosas que son sanas, las que engordan y las que dan salmonela,...esas cosas) o el cine. A mi los dos primeros me las refanfinflan bastante. De cine si podría hablar algo pero cuando empezamos a profundizar descubrimos que todos los actores que a ella le encantan yo no los soporto y viceversa y se nos acaban pronto los temas de conversación. Además, desde que vivimos aquí estamos un poco desconectados.

Me toca las narices que ponga tantas pegas a lo que hago para comer pero que no tenga narices ni de ayudar a poner la mesa. Estas últimas veces se trae a su marido además que es un cocinillas experimentado que se dedica a darme consejos de como me hubiera salido más bueno (como si se los hubiera pedido).
A ver, que repito que a mi no me gusta cocinar. Mi expectativas son: Que sea todo lo variado y sano que mis niños me permitan, que se haga rápido y que mis niños se lo coman (al menos la mayoría de ellos). Si empiezo a ponerles salsas, adobos y mandangas alguna de mis reglas me saltaré.
Aún así no cocino mal (o eso dicen) Los macarrones me salen buenos y quitando que siempre se me olvida echarle sal todo el mundo me dice que cocino bien, es solo que no me gusta (nada de nada)
Yo prefiero pasar el tiempo haciendo otras cosas. Lo de cocinar, lo siento pero por mucho que lo intento no es para mi.
Pero de ahí a que me den lecciones hay un trecho. Sobretodo cuando no las he pedido. Pero por lo menos él se dignó a hacernos de comer dos veces (aunque cenamos una hora y media más tarde de lo que habíamos previsto).

También me da mucha penita que mis niños les busquen para jugar y ellos los eviten. Se me rompía el alma oirle decir a mi pequeño nº 4 "¿vienes conmigo a jugar?" y que una le dijera "sí, voy al baño y ahora voy" y no fue y el otro que le dijera directamente que "No".
Yo a estas alturas ya tengo más que asumido que no a todo el mundo le gustan los niños. Pero me cuesta creer que cuando llevas casi medio año sin ver a tus únicos nietos no tengas ganas de jugar un poco con ellos. Al fin y al cabo vienen a verlos, ¿no?.
Yo no tuve abuelas pero lo que veía a mi alrededor eran abuelas cariñosas que se desvivían por sus nietos. Que los llevaban al parque, que les consentían y les compraban chucherías, que les cantaban canciones o les leían cuentos por la noche....esas cosas de las abuelas.
Mis niños tampoco van a tener esa suerte. Espero poder convertirme yo en una abuela así algún día.

Todo esto lo llevaría mejor si pudiera quejarme a mi marido y desahogarme un rato pero el no lo consiente y la verdad es que no me vale la pena. A pesar de todo pienso que son pequeñas cosas que parecen grandes por la convivencia pero nada grave. No nos hacen desprecios, nos traen regalos y en el fondo se que nos quieren.

Así que me desahogo un poco con vosotras. Pero voy a parar ya que vaya rollo os estoy soltando.

Muy feliz año 2015!!!.




4 comentarios:

  1. Como se dice, "las fiestas bien o en familia"? Bueno, piensa que hasta dentro de 1 año no volvemos a estar en navidades! Es una época bonita por la ilusión de los pequeños y realmente sería magnífico que fuesen como en las películas, la magia de la navidad y esas cosas, pero la realidad en todas las casas y en todas las familias es otra: suegras y cuñados a los que enviarías a tomar viento, ajetreo por conseguir los regalos, para que luego haya que cambiarlos, comidas copiosas, montón de gastos,... Viva el 7 de Enero!! (snif, si no fuera porque hay que volver al trabajo).

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Feliz año nuevo!!

    Es increible ver cómo van creciendo tus peques y no tan peques de año a año. El chico nº1 tiene de peque mas bien nada, ¡es ya todo un hombretón!

    A la familia, en general y la política en particular, se la quiere mucho, pero mejor si es sólo para un ratito de estar juntos, que a veces en la distancia nos queremos todos mucho mejor.

    ResponderEliminar
  3. Normal que te siente mal, querer o traer regalos no es suficiente, hay que dar tiempo de calidad y más si no los ves. Pero vaya cada persona es un mundo.
    Ya hemos vuelto a la normalidad y bueno, ahora a echarse de menos.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bueno, a mi poca familia política (suegro y cuñada soltera), no los hemos visto este año, porque no viven aqui, y "no les apetecía mucho". Si hay regalos, pero vaya, como tú dices, los únicos niños... El caso es que los quieren, pero a veces cuesta creerlo.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...