viernes, noviembre 21, 2014

De visita a la óptica: Socorro!.

En las últimas dos semanas he tenido que ir a hablar con las tres profesoras de mis tres hijos pequeños, he ido una vez al otorrino, otra al dentista y dos al oculista, he hecho unas jornadas del inem y un taller de costura, he ido tres veces al cine, cinco veces a tomar café con cinco amigos, he participado en una actividad del cole de los peques, hemos celebrado un cumpleaños y hemos tenido invitados a cenar dos veces.
Un completo y absoluto caos!!!.

Un caos que me encanta, para que lo voy a negar. Me encanta estar ocupada y tener muchas cosas que hacer. Si además alguna de esas cosas incluye actividades sociales ya estoy en mi salsa.
Pero igual es por eso que después me siendo a escribiros y no se muy bien que contaros, no he tenido tiempo de pensar nada y no tengo nada demasiado relevante que decir.

Bueno, en realidad si que podría contaros algo.
Ayer, como os decía tocó visita con el oculista con mi pequeño nº 4 y el diagnóstico ha sido que tiene un poco de hipermetropía y que tenemos que ponerle gafas.
El médico no nos dijo mucho más y cuando intenté sonsacarle algo me tomó por tonta, me dio una tarjeta de una óptica y me dijo que fuera allí con ese papel para elegir unas gafas.

Ya se que no es grave pero la verdad es que no me lo esperaba.
Fui yo quien insistió al Sr. Educando a cuatro para pedir hora después de varios meses (el nunca le da importancia a estas cosas) porque allá por el verano el niño cogió la manía de parpadear más de la cuenta. No lo hizo mucho tiempo, quizá un mes y al final parecía más un mal vicio que un síntoma de nada, pero a mi ya me había dado tiempo de hacerme películas y de asociar que quizás por eso se caía tanto.
(La verdad es que no creo que tenga nada que ver, pues el niño se cae básicamente porque no mira y además no le importa caerse porque nunca se hace daño).
Pero yo ya tenía el ronroneo (= dícese a esa duda que le quedan a las madres después de sacar conclusiones de algo y que se la quitan con la excusa de "así me quedo más tranquila") e insistí al Sr. Papá para que pidiera hora al oftalmólogo.
Pero después llegó el cole, después tuvimos que pasar por la pediatra y después pedimos hora con el especialista que nos la dio para dos meses después y allá que nos fuimos la semana pasada.
Mi niño se portó como un campeón diciéndole a todo el mundo (tres personas en total) cuando veía coches, flores o casitas. Eso sí, en español, que nadie consiguió sacarle ni una palabra de francés al puñetero.
Después de no verle nada nos hicieron pasar a otro especialista (de los músculos de los ojos, según me explicaron y ni de broma puedo repetir cómo se llamaba) para descartar el estrabismo y lo descartamos.
Nos dieron cita para ayer para mirarle después de dilatarle las pupilas con unas gotas y fue ahí cuando nos apareció la sorpresa.
Y es una sorpresa porque nadie en mi familia ni en la de mi marido ha llevado gafas de niño (si es que el factor hereditario tiene algo que ver). No tengo ni idea de los cuidados que requieren, las precauciones que tengo que tomar, los pequeños trucos que me hacen falta saber.
Así que una vez más recurro a vosotras para que me orientéis.
¿Algo básico que tenga que saber?.

No puedo evitar pensar que justo le han ido a poner gafas al niño menos indicado, al que suelta inmediatamente lo que tiene en la mano si sus ojos se fijan en algo mejor, al que es tan despistado que nunca sabe donde tiene nada, en que día está, como se llama su compañero de al lado o que ha comido hoy.
Y además al más brutazo y al más destrozón.
Sospecho que se nos va a ir el sueldo detrás de las gafas del niño.

Así que mañana nos vamos a ir a la óptica a elegir gafas. Hemos intentado explicarle que va a pasar (que va a llevar unas gafas "superchupimolonas" y que podrá elegirlas del color que quiera) y me parece que no ha entendido nada.
Su hermano, el nº 3, en cambio ahora va diciendo por ahí que tiene que ayudar al nº 4 a caminar porque "como el no ve....". Jajajaja.


11 comentarios:

  1. Hola! me he caído por aquí y no puedo dejar de comentarte. Uso gafas desde los cuatro años y debes armarte de paciencia. Pregunta si tienen unos elásticos para que no se le caigan (como las caretas de carnaval), prepárate para que los deje en los sitios más insólitos (refrigerador, debajo del cojín del sofá), no sé si debe llevarlos todo el tiempo (es más fácil así) o solamente para leer o para ver de lejos, que es más posible que se pierdan o rompan. seguramente tendrás que llevarlo a revisión cada seis meses ya que está creciendo. Yo amaba mis gafas, aun recuerdo la sensación increíble al ver cómo eran las cosas, tan nítidas (soy miope), te mando un saludo y mucha suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me viene muy bien tus consejos y tu experiencia. Es una suerte tenerte por aquí.

      Eliminar
  2. Mira por donde...yo te puedo resolver alguna duda s quieres. Màndame un mail..soy la que no podía publicar en tu muro. Te acuerdas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer hablar contigo. Muchas gracias, guapa.

      Eliminar
    2. Me alegro que hayas comprado en chiquipueblo. Quizás no tengan millones de gafas en muestrario pero estoy casi segura que te atenderán como en ningún sitio( o deberían). Además, quizá tengas que visitarlos a menudo así que al final te compensará. Se nota que soy de chiquipueblo..pero es que hay que animar un poco el comercio local, por el bien de todos! Un saludo

      Eliminar
  3. Pues yo te voy a poner mejor cuerpo. Tengo varias amigas a las que les ha pasado igual, pero con niños más peques: el que más, un añito y poco. Y, ¡Sorpresa!, una vez que probaron las gafas (todos, y todos hipermetropía) no se las volvieron a quitar. ¡Los pobres veían! Sobre el modelo de gafas, ya si tengo para todods los gustos. Algunas normales, otras de ¿Titanio? Que no se rompen porque son como elásticas, y por supuesto date una vuelta. Hay ópticas con seguro hasta por pérdida, y otras que no te pagan ni el cien por cien de los cristales en caso de rotura. ¡Buen paseo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los consejos.
      Después de mucho probar (el limitado stock de la óptica del chiquipueblo) hemos elegido unas que tendrán la semana que viene. Supongo que pecaremos de novatos y las segundas seran más adecuadas. Ya veremos.

      Eliminar
  4. Hola Elena, no había visto esta entrada y veo que ya has comprado las gafas. Te diré para tu tranquilidad que a mi me pusieron gafas con dos años. El único problema que tuve fue que en esa época (en dos meses cumplo los 49) los niños no usaban tantas gafas como ahora y era le única que las llevaba. Tuve que aguantar unos cuantos años las impertinencias de las demás niñas, sobre todo de algunas abusonas que me las quitaban y se las tiraban de unas a otras. De hecho tuve más roturas por este motivo que por rotura ocasinada por mi menda lerenda. Además, entonces todas eran de concha y negra, ahora las hay de colorines y esto es una delicia. Lo del elastico me ha gustado como consejo. Acutalmente tengo unas de titanio con las que estoy encantada y he cambiado varias veces los cristales. El único inconveniente que tienen es que son carísimas, pero yo llevo las mismas desde hace unos 14 años y sigo con ellas, así que en cierta forma las he amortizado. Suerte.

    ResponderEliminar
  5. Venia a decirte lo de las cuerdas esas que no se como se llaman, que básicamente hace que la haga no se caiga al suelo, sino que se le queda colgando cual collar. Las hay desde las mas simples hasta las que son de colorines y tienen un clip atrás para ajustar la largura (importante, o se caen) y alguna tiene algún bichejo o algo así.
    Lo mas importante es que dentro de las opciones que te recomiende el óptico y que estén en tu presupuesto el pueda decidir. Es el quien las va a llevar, y tienen que gustarle y estar cómodo (aunque a ti te parezcan horribles), sino, te costara mucho que las use. Cuidado con el hermano casi mellizo. Aquí nos pasó que tanto le dijimos a uno (que si necesitaba gafas) que si lo guapo que iba a estar, que si ya veras que bien, si son chulisimas, y demás, y el otro (que no necesitaba usarlas) se enceló porque a el no le compraban gafas... Como es de ojos claros le pillaron unas de sol (de óptica) y le dijeron que al
    Igual que el hermano se la tenía que poner para el Cole y leer y ver la tele, el solo se las podía poner en la calle con sol. Y todos contentos. Animo y seguro lo conseguís!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      Gracias por los consejos. Ya lleva un par de semanas con las gafas y la verdad es que el niño está encantado. No se le caen y además no se las suele quitar. Así que yo feliz. Tenía en cuenta lo de las cuerdecitas para que las lleve colgando, pero por ahora parece que no le va a hacer falta.
      Y lo de los hermanos fue muy curioso. Le explicamos al nº 3 que el peque iba a empezar a llevar gafas porque no veía bien y el niño entendió que no veía nada e iba guiándole por el pasillo como si fuera ciego. "Ven por aquí, que tu no ves". Máaaaaa monoooooo. Jajajajja (pero de celitos nada, por ahora).

      Eliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...