viernes, octubre 24, 2014

Mi niño ya me quiere

Os conté aquí hace dos años (¡¡dos años!!) que el niño nº 3 es de papá. Desde entonces, no es que haya cambiado la cosa. Sigue siendo así, de hecho yo diría que ha ido a peor, porque desde que descubrió que "me sentaba mal" lo empezó a hacer a proposito para chincharme (y lo conseguía).

Porque los besos de buenas noches eran para papá, los abrazos espontaneos también, los "te quieros" para él, los abrazos fuertes también. Y cuando iba yo a reclamar mi beso, mi abrazo o mis buenas noches me decía que no mientras sonreía con malicia el puñetero y tenía que negociar los terminos de nuestros abrazos.
Al principio eran solo los lunes, después le convencí de que por lo menos cada noche me diera alguno y así hemos ido pasando estos dos años.

Y confieso que no me ha gustado. No me ha gustado tener que negociar mis abrazos, que lo utilizara como chantaje, que lo hiciera expresamente para molestarme o que el papá los consiguiera tan facilmente.
A pesar de ello llegué a acostumbrarme. El niño es así, que le vamos a hacer, no había mucho que yo pudiera hacer salvo no ceder y reclamar cada noche mi beso de buenas noches igual que se le enseña a decir por favor, gracias y lo siento.
Porque sé que el niño me quiere, solo que por alguna razón no quiere que se sepa o no quiere que yo lo sepa.
Probé de no molestarme cuando quería chincharme y lo hice también que realmente dejó de molestarme...de eso hace ya mucho.

Pero algo ha cambiado últimamente, algo que no sé que es y que me tiene muy mosca. Pero el otro día mi pequeño nº 3 me acariciaba la espalda mientras lo tenía en brazos. Al día siguiente me dio un beso en la mano así, sin venir a cuento. Y al cabo de un par de días oí que le decía a su padre que él quería mucho a mamá y casi me derrito del gusto.

Sospecho que puede haber sido desde que lo llevo a la piscina haciendo un esfuerzo sobrehumano para meterme con él en el agua con lo que lo odio y pasamos un ratito a solas y en exclusiva. Hablamos en el camino de ida y el de vuelta y le animo mucho por lo bien que lo hace para que aprenda a nadar.
Tampoco sé seguro que sea eso pues no es la primera vez que vamos, el año pasado fuímos algunas veces también y no tuvo estas consecuencias.

No creo que tenga necesidad de pasar tiempo conmigo pues estoy disponible para ellos todas las tardes y paso tiempo con ellos. Los voy a buscar al cole, merendamos, hacemos manualidades, les doy el baño,....tienen a su mamá siempre que quieren.
Pero también es cierto que no me tienen  para ellos solos. Los peques suelen ir en bloque y no paso demasiado tiempo con ellos a solas de manera individual.
Por eso he pensado que eso tiene que cambiar (aún sin saber si es la causa del cambio del niño nº 3 creo que solo puede ser algo positivo).
No tengo demasiado tiempo que ofrecerles porque no dispongo de mucho, pero quiero dedicarles a cada uno un rato cada semana para ellos solos.

¿Y vosotros? ¿Separáis a vuestros hijos para pasar tiempo a solas con cada uno de ellos?.






3 comentarios:

  1. Tienes razón. Los míos son pequeños (Elmayor casi 5 y Lapequeña 3), pero estoy viendo esa necesidad, de dedicarles tiempo en exclusiva, tú (o su padre) y uno de ellos.
    Hemos tenido que hacerlo por casualidad, uno estaba malo y el otro no tenía por qué no salir un rato y me ha encantado! Creo que crea un vínculo especial, o más especial aún. Además puedes dedicarle toda la atención y descubrir cosas interesantes que quedan eclipsadas cuando hay más personas, aunque sólo sea una persona más.
    Es como quedar con un amigo a solas, y quedar con un grupo, es diferente.

    ResponderEliminar
  2. Jo, todos los años me lo propongo, pero al final nada. Hubo una época, por prescripción médica, en la que cada noche tenía que pasar un ratito con uno de ellos. La verdad es que no lo pasé bien, era una cosa forzada, como si tú hubieras obligado al número 3 a sentarse en tus brazos. No surgía nada, el silencio era lo que había de sobra. A pesar de eso, al final le fue cogiendo el gusto, pero como siempre las rutinas empezaron a cambiar, llegó el verano y ya no había "antes de acostarse" (en verano mis hijos se acuestan muy tarde), etc. Pero ya te digo, desde entonces sigo pensando en llevarme a cada uno un ratito, al menos al mes, para hacer algo solos. Y aunque no lo consigo instaurar oficialmente, a veces sale. Y como ya son más mayores, la cosa va bastante mejor.
    Con el tuyo ese creo que es uno de los principales motivos de cambio: dos años en esa edad son una barbaridad, a la fuerza ha tenido que cambiar su modus operandi en tanto tiempo ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no es que haya cambiado en estos dos años, que es que actuado igual hasta hace un mes que ha cambiado de repente y eso es lo que me intriga. ¿Que ha pasado en este mes?.
      Empezaré a pensar que ha madurado.

      Eliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...