viernes, octubre 17, 2014

De chaquetas de cuero y pintauñas rosas.

Desde que ha empezado el colegio mis niños mayores parecen haberse hecho mucho más mayores de repente. (Hágase un minuto de silencio, por favor).

Ayer fui a comprar ropa con el nº1 (algo que no suele ocurrir) y por primera vez no fue un drama. No solo no se enfadaba sino transigía con alguna de sus prendas macarrillas sino que pedía mi opinión y.....¡me hacía caso!.
Tan contenta estaba yo de poder ir de compras relajados, sin prisas y sin negociaciones que hasta le dejé comprarse una chaqueta de esas de imitación de cuero que tanto se llevan ahora.
Y cedí sin estar demasiado segura, pues a pesar de que la chaqueta es muy chula y le queda muy bien le echa como cinco años encima y eso no lo llevo nada bien.

Su repentino interés por la moda y por mi opinión respecto a ella me tiene muy mosca. Lo más fácil es pensar que quiere impresionar a alguna chica pero el mutismo perpetuo respecto a su vida escolar y social de mi primogénito me tiene en ascuas.

La niña nº 2 por su parte ha sufrido una trasformación parecida. La ropa siempre ha sido motivo de interés para ella, la suya y la de toda la familia (en especial la mía). Más de una vez (y de un millón) ha querido combinarme el atuendo ante una ocasión especial y le encanta ir de tiendas sea para quién sea.
Así que el que ahora esté más pendiente de que combina con que, si le queda mejor esta camisa o esta otra o que no sea hasta el tercer intento que de con el conjunto adecuado para el al cole no es demasiado sorprendente. Son cosas de la edad, digo yo. Cosas de chicas dice su padre.

Lo que me crispa es que haya descubierto hace escasamente un mes que tiene pelo y que se pase la vida peinándoselo, haciéndose trenzas o peinados nuevos y originales. Y me crispa porque que se pasara un cepillo (con la melena descontrolada e hiperabundante que tiene) ha sido una lucha hasta ahora.
Me molesta por la cantidad de horas que pierde en eso, sobretodo cuando debería estar haciendo otras cosas como los deberes o recoger su habitación ( de la cantidad de ropa que ha dejado tirada en el suelo del primer intento de look y del segundo).

También decidió dejar de morderse las uñas este verano. Después de mi escepticismo inicial (pues ya hemos probado otros métodos que no han funcionado), pasamos a mi incredulidad cuando lo iba consiguiendo, después vino el estado de alegría cuando lo consiguió y ahora hemos entrado en el estado de "joer, con la niña, a buenas horas" cuando se pasa los días pintándose y despintándose las uñas, aunque sean las 8 de la mañana y estemos esperándola todos en el coche con el motor en marcha y este acabando ya con mis reservas de esmaltes colorinchis.

Y me crispa y me sorprende a partes iguales porque no se a quién puñetas ha salido esta niña.
A mi, desde luego no. Que odiaba las faldas y el color rosa a muerte, no me subí a unos tacones hasta el día de mi boda y no ha sido hasta la semana pasada que me he comprado mi primer potingue facial (ahí es nada).
Las mujeres de mi familia también eran un poco así: Femeninas, pero a nuestra manera, preocupándonos por la estética lo justito y imperando la comodidad y la practicidad a la tortura de la moda femenina.

En mi defensa, y antes de que alguna se me escandalice, diré que con el tiempo he mejorado mi feminidad y tengo el armario repleto de vestidos, y tacones y me chiflan los complementos cada vez más ( a buenas horas).
Pero eso no es excusa y la niña nº 2 ya está advertida de que como siga perdiendo el tiempo con su pelo y desatendiendo sus obligaciones la rapo.




3 comentarios:

  1. Jajajajaja! Las hija mediana de Mr. X se pinta y despinta la uñas una media de 15 veces por semana. Sin exagerar. XD
    Muas!

    ResponderEliminar
  2. Uiii esto huele a adolescencia jajaj

    ResponderEliminar
  3. ¡Venga Elena, que ya será menos! Jajajajaja
    A ver qué esperas con una niña de ¿12? años. Y espera a que le de por pintarse, que si tú no tienes cosas, tendrá que irse a casa de alguna amiga "a probar". Sigue contando, que desde aqui te apoyamos (aumque también nos riamos, pobre).

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...