martes, octubre 07, 2014

Cambios de personalidad

Estoy segura de que mas de uno y de una se sorprendería de ver como sus hijos se transforman una vez los dejan en el cole y se quedan a solas con la profe (y veintytantos niños más).
Los que son tímidos se vuelven traviesos, los que no hablan no se callan nunca, los que son casi hiperactivos obedecen, lo que comen fatal de repente comen verduras,....
Cuando trabajaba en colegios era algo que veía de manera muy habitual y si llegaba a oídos de los padres, no se lo podían creer.

Seguro que os sorprenderías más o menos como yo me sorprendí ayer del nº 3 en su primera clase de judo (sí, aún estamos con la vuelta el cole, cada uno lo hace a su ritmo, jajaja).
La academia de judo es una pequeña sala muy cerquita del cole y que se alimenta de él para traer a casi todos sus alumnos, el profesor va a buscarlos al cole incluso si hace falta y hace un poco de guardería, conoce a todas las profesoras y ofertan un par de meses clases de judo en periodo escolar para que los niños "prueben" (y así captan futuros clientes, jejeje).
No es de extrañar, entonces, que cuando aparecí allí, el niño nº 3 se encontrara con varios compañeritos de su clase que enseguida lo acogieron.
Lo que sucedió a continuación no me lo podía creer.
Mi pequeño nº 3, tan pequeñito (creo que el más pequeño de su clase), tan frágil, tan defensor de las normas, tan tímido e indefenso.....recibió a sus compañeros a base de empujones, placajes y malos modos (niños que le sacaban más de una cabeza, todo sea dicho de paso) a los que los amiguitos respondían del mismo modo.
Durante la hora que duró la clase ellos siguieron empujándose, pegándose, desobedeciendo al profesor que les llamó la atención mil veces mientras hacia comentarios tipo "¿y estos tres van a la misma clase?...pobre Audry (la profesora)" mientras yo me debatía entre sacar al niño de allí por la oreja o esconder la cabeza entre las piernas.

Lo peor de todo es que solía ser el mío el que empezaba, el que buscaba a los otros, el que daba el primer empujón y eso no me lo esperaba en la vida.

La única diferencia entre mi hijo y un matón de clase era la cabeza y pico que le sacaban los contrincantes y que estos precisamente respondían del mismo modo.

Después de ver durante una hora como se trataban llegué a la conclusión (obviamente) que es como deben tratarse siempre y que están acostumbrados a esos empujones. así que me ratifico en lo que dijo el profesor: "Pobre Audry".

Por otra parte, el nº 4, el motivo principal por el que busqué las clases de judo, si que le gustó y a pesar de ser de los más pequeñitos se esforzaba por entender como se hacían los ejercicios y de imitar a los otros. (Más mono!!!)

Ni que decir tiene que al nº 3, después de la clase le echamos una charlita que no entendió muy bien de donde le venía y aún se atrevió a decirnos que eran los otros los que le molestaban.
Le explicamos que él no podía ir a judo porque no se portaba bien y no obedecía al profesor y le pareció bien, pero no me parecía justo que por no llevar a uno el otro se fastidiase así que he podido arreglarlo (haciendo encaje de bolillos, eso sí ) para poder llevar al nº 4 a judo y mientras ir con el nº3 a la piscina para que aprenda a nadar, cosa que al nº 4 no le gusta nada.
Así que todos contentos, menos yo que no me gusta nada meterme en la piscina en invierno pero que ya he renunciado a las clases de natación (verdaderas clases, no chapotear en el agua) hasta los 6 años.

Ay, la de sacrificios que hay que hacer por los hijos.


école de judo des mines à Paris 5

2 comentarios:

  1. Jaja, Aquí también tenemos un club de judo enfrente del colegio y el profesor viene a buscarlos a clase . Pero sólo va el mío mayor , el pequeño no quiso.
    Y sí , es cierto , suele decirse que los niños se portan mejor con otros que con los padres . Siempre les digo a los míos entre otras cosas que se porten igual o mejor con otros de lo que se portan conmigo , pero los míos son tranquilos y nada alborotadores , sí que es cierto ,que el pequeño que es el más "travieso" comparado con su hermano mayor que es un pedazo de pan , y este pequeño mío , todos los profesores me dicen que se pirata muy bien y que es maravilloso , cuando en casa enreda un poco.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, recuerdo perfectamente esa época. Un encuentro en concreto, en Carrefour viendo juguetes, de repente ve a uno de sus amigos, y salieron corriendo los dos... para tirarse al suelo a la vez!!!
    Pobre n 4, menos mal que tiene una santa madre dispuesta a sacrificarse para que pueda ir a judo.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...