viernes, marzo 07, 2014

La vida alrededor de una mesa

(Esta es una entrada programada porque yo estoy de vacaciones en Mallorca, juas, juas, juas).


Como muchos españolitos, el día 1 de enero, además de empezar un nuevo años empezó la temida DIETA.
No sabéis la dificultad añadida que hay a que una persona como yo, a la que no le gustan las verduras, que odio profundamente cocinar y que tiene cuatro niños en casa que cenan.....pues eso, cenas de niños: sandwiches, hamburguesas, escalopes, palitos de pescado, macarrones,....en fin, todas esas cosas rebozadas, grasientas y llenas de salsas que les pongo en el plato con la esperanza de que al menos dos de ellos coman algo y que no se vuelvan transparentes y que las cenas no sean demasiado largas (y aún así no lo consigo).

Las primeras semanas fueron fáciles. Estaba extramotivada y extranecesitada pero al poco el asunto se me fue haciendo más peliagudo y no solo por mi poca fuerza de voluntad (que la tengo) si no a la cantidad de tentaciones con las que tenía que luchar todos los días.
Y es que, ¿os habéis dado cuenta de que la mayoría de los eventos sociales giran en torno a la comida?.
Si queremos ver a los amigos o bien quedamos para cenar (ya sea por ahí o en casa de alguno) o nos vemos para tomar un café y claro, nos han enseñado que está muy feo no llevar nada así que o unos o otros llevan unos pastelitos y ya la tenemos liada.
Si nos vamos de excursión a algún pueblo cercano o a alguna feria acabamos comiendo en algún restaurante.
Fue el cumple del niño nº 3 y claro, ¿cómo no voy a comer un trozo de tarta?.
Una amiga se fue un mes de viaje (¡que envidia!) e hizo una cena de "despedida", otro amigo nos invitó a una paella un domingo y claro, estando en Francia ¿como vas a decir que no a la oportunidad de comer una paella?.
Otro día salió el sol y fuimos nosotros los que organizamos una barbacoa.
Además con la dieta nos ha pillado San Valentín por en medio y el cumple de papá y la cena de chicas mensual...uff!!!.

Total, que al final fui cayendo una vez, luego otra, luego otra, en fin ¿que os voy a contar?.

Aún así he perdido 6 kilos  (aún me quedan algunos) ya si eso lo retomo a la vuelta porque ahora espero estar poniéndome ciega de croquetas de jamón.




5 comentarios:

  1. 6 kg???? Eres una campeona.... menos mal que no tienes fuerza de voluntad...
    Me alegro que te hayas ido a tu tierra, yo sigo necesitando de vez en cuando ir a mi tierra para recargar las pilas... y eso que llevo 20 años aqui!!!! Teniendo la familia lejos, siempre cuesta no ir a verlos... Pasatelo en grande!!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Jolín, seis kilos está muy bien!!!!
    Toda la razón, es complicadísimo hacer dieta siendo madre y teniendo vida social...arrrg!
    Muas!

    ResponderEliminar
  3. Si aún con todo, has perdido 6 kilos... ¡¡dame esa dieta milagrosa!! Que son lo que a mí me sobran, más o menos.

    Besos, disfruta de tu tierra!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues comer poco, jajaja. Los milagros no existen

      Eliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...