viernes, marzo 14, 2014

Aterrizada y enamorada.

Aterrizada. Y varios días después de "resaca" de la borrachera de amigos, emociones y días intensos...
Va a quedar un post raro, os lo digo de ya.

Lo de que me empaparía de mi gente, de sus noticias, de sus días y de sus planes...ya lo sabía.
De lo que disfrutaría al maximo esos momentos, esos rayos de sol, el sabor de las cosas...es mi máxima. (Lo de que me quemara la cara con las gafas de sol y un par de horas después pareciera un mapache que llega de esquiar no estaba previsto).

Lo de que apenas hiciera fotos, con lo que a mi me gustan y paseara la camara en el bolso una semana para sacarla apenas dos veces era probable.

Lo de que mis hijos mayores pasaran ratitos a solas conmigo mientras sus amigos estaban en clase, pues allí era laborable era posible (raro, pero posible) y reconozco que no sabéia que necesitaban tanto un poco de protagonismo y que yo que yo quería tanto hablar con ellos de nuestras cosas.

Que iba a volver con las pilas cargadas, con las energías al máximo y a tope de fuerzas para el sprint final hasta el verano era una obligación.

Lo que no esperaba era echar tanto de menos a los que se quedaron aquí.
Que me he ido otras veces, y les echo de menos, claro, sobretodo a los peques, pero hablo con ellos, me van contando lo que van haciendo y los días se me van haciendo más cortos, pero esta vez....que hasta me dolía.

No ayudaba mucho que todo el mundo me preguntase por ellos, tener que contar las trastadas del nº 4, las proezas del nº 3 y lo que trabaja papá y las cosas que nos pasan por aquí por Francia.

Mis niños también me echaron algo de menos aunque no lo quieran reconocer. Que el nº 3 hasta me dio un abrazo sin pedirselo y sin negociaciones previas y el nº 4 hasta quería que le llevara en brazos por la escalera cuando lo llevé a acostar....EN BRAZOS el ser más independiente del planeta que debe hacer ya como un año que no consiente que nadie le coja en brazos no sea que le confundan con un bebé. Y hasta me lo he encontrado hoy en mi cama (con su manta, que no mantita, no, manta y su almohada, que doudou no tendrá, pero parece que se muda cada vez que cambia de cama)...tan monooooo!!!!.

Y así he vuelto, atontolinada perdida, que estoy que apenas me puedo separar de los brazos de mi marido, no sea cosa que se me escape y él flipando, claro, porque yo soy doña "ay, me agobias" y parece que me han cambiado.

Así que ahora estamos como de novios y yo encantada (él no tanto, jejeje) a ver si dura.








1 comentario:

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...