viernes, febrero 07, 2014

Mamá, no te odio, pero casi.

Siempre he pensado que odiar a alguien es ofrecerle demasiada importancia en tu vida.
Cuando alguien me ha hecho daño simplemente la he apartado de mi camino y he continuado adelante.
Es un poco más difícil cuando esa persona es alguien tan cercano como tu madre, pero esas cosas ocurren y me tuvo que pasar a mí.
Me tocó una madre tan desquiciada que intento por todos los medios posibles hacerme daño, ya no solo a mí, que afortunadamente me tocó a una edad en la que me sabía defender, sino que intentó hacerle daño a mis hijos y por ahí si que no.
Ahora que lo veo desde la distancia (en todos los sentidos) veo que no pudo acabar de otra manera, no se podía salvar nada. He dicho muchas veces que yo puedo dejar que me hagan daño (o que lo intenten) pero no voy a dejar que toquen ni un solo pelo de la cabeza de ninguno de mis hijos y me da igual que esa persona sea mi madre o el mismísimo papa.
No voy a entrar en detalles de que pasó ni que no pasó pues es largo, doloroso y un poco surrealista pero sí, un día tuve una madre y de repente dejé de tenerla.
Mentiría si no dijera que no la he echado de menos (ocurrió en el embarazo del niño nº 3) y que no me ha hecho falta muchas veces pero sé que cada una de las decisiones que tomé en su momento eran las acertadas y si pudiera volver a atrás sé que lo haría exactamente de la misma manera.

Le he dado vueltas muchas veces (he tenido mucho tiempo) y como madre no puedo entender su postura. ¿Cómo dejas que otra persona te manipule para hacer daño a los tuyos, como te ciegas de esa manera para creerte que ya no conoces ni a tu hija, como prefieres romper todos los lazos a admitir que te equivocaste (muchas veces)?.
Ahora ya me da igual, como ya he dicho no voy a odiarla porque sería concederle demasiada importancia. (aunque casi la odio).
Pero el destino es cruel a veces y cuando decido que quiero olvidarme de ella, que no quiero volver a verle la cara me obsequia con unos genes que me dan esa misma cara. Porque desgraciadamente soy un calco (físicamente hablando) de mi madre.
Empiezo a tener la edad que tenía mi madre en mis primeros recuerdos claros. Ella tenía la cara que tengo yo ahora, las manos, la boca,....así que cuando me miro en el espejo (y reconozco que no tengo tiempo para que ocurra a menudo, que normalmente me peino mientras me pongo los zapatos y me pinto una vez al mes) no veo a mí sino a ella. Como si no quisieran dejarme olvidarla. Puede haber algo tan irónico.


Y para dar un toque de alegría a este post que me ha quedado un poco triste os dejo esta foto. (Soy yo cuando tenía un año aproximádamente). ¿Véis como tengo espíritu de rubia?

Feliz fin de semana. Nos vemos el lunes!!!

15 comentarios:

  1. Hola Elena,

    Te sigo desde hace mucho tiempo, me encanta leerte y me identifico contigo en muchos aspectos (yo tengo dos niños, próximos a la edad de los tuyos mayores y estoy separada).
    Tu sinceridad me conmueve, se nota que has sufrido mucho pero eres fuerte y tienes el mejor regalo que la vida te ha podido dar: cuatro hijos maravillosos y un compañero de viaje estupendo.
    Lo de tu madre debe ser muy duro. A mí, como madre, me resulta incomprensible, mis hijos son lo PRIMERO, y no concibo la vida alejada de ellos. Ojalá que el tiempo le haga recapacitar y poder asumir sus errores, porque se está perdiendo el amor de su hija y de sus nietos...
    Un abrazo muy fuerte y muchas gracias por compartir tus relexiones y momentos vitales con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, me da igual que recapacite, para mi es muy tarde, demasiado. Y a mis hijos no quiero ni que se acerque, de hecho a los pequeños no los conoce siquiera.

      Eliminar
  2. Que pena Elena!!! Entiendo que habrá momentos que la eches de menos, porque no deja de ser tu madre. Pero una cosa tienes que tener clara, has formado una familia estupenda si tenerla a tu lado, sin apoyarte... luego... para qué la necesitas???
    Por cierto, como se parecen los niños 3 y 4 a ti de pequeña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la necesito, pero eso no hace que haya dolido menos

      Eliminar
  3. Que la sonrisa de tu foto no te abandone con el paso de los años. Guapa!!!!!

    ResponderEliminar
  4. te leo todos los dias y nunca comento. Y hoy lo voy a hacer metiendome donde no me llaman :-) No se que te hizo tu madre, seguramente tuvo que ser muy fuerte para q decidieras romper los lazos con ella. Pero por lo que cuentas de tu niñez, de tu vida, por como eres , no debio ser ni tan mala ni tan cruel... no te educo nada mal, muy bien de hecho, te dio unos valores... y si dices que la echas de menos es por que la querias y habia buenos momentos... Yo estoy fuera, como tu, y he perdido a mi madre. nos peleabamos mucho por que no teniamos la misma vision en muchas cosas pero la echo terriblemente de menos y creo q sera asi siempre... es como una apuntacion, no se cura nunca. Quizas deberias mirar si ella no se arrepiente tambien, si no se da cuenta de que se equivoco pero no sabe como acercarse a ti, si no es posible arreglar las cosas, aunq sea un poquito.... un dia faltara y puede que t arrepientas de no haber estado alli, de no haber tendido la mano
    Piensa como te sentirias tu si un dia tu hija dejara d hablarte, se fuera lejos y no quisiese saber mas de ti... seguramente a ella tambien le duele y esta sufriendo
    No cuentas nada de tu mpadre y/o hermanos o hermanas... quizas puedan ayudar a suavizar posturas?
    Como te digo, no se nada de la historia, seguramente me este colando, solo q m encantaria estar en tu lugar para poder coger el telefono y oir su voz o verle la cara aunque solo sea para discutir de nuevo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero ¿como es que nunca comentas? Con lo que a mi me gusta leeros, jajaja.
      Y ahora, al tema: Es cierto que mi madre no era cruel ni mala madre durante mi niñez, de hecho, aunque había muchas cosas en las que no estábamos de acuerdo yo creía que era una buena madre hasta que sus prioridades cambiaron, puso a otros por encima de sus hijos y lo peor de todo, intentó hacer daño a los míos. Quizás esté equivocada, pero a veces hay que poner límites de hasta donde te quieres dejar pisar y yo, por supuesto lo puse ahí (para bien o para mal no me arrepiento).
      Y la cosa, llegó tan lejos, ella lo hizo llegar tan lejos que aun hoy estamos pagando las consecuencias por lo que no habrá vuelta atrás jamás.
      La pregunta no es como me sentiría yo si mi hija dejara de hablarme la pregunta es como se sentiría ella si yo intentara hacer daño a mis nietos. Espero que si los quiere actuara como hice yo, pero aún así se que yo no llegaría tan lejos porque yo me bajaría de todos los burros habidos y por haber y pediría perdón una y mil veces aunque creyera que yo tengo razón si veo que mi hija se distancia.
      Se que mi madre ha sufrido, sinceramente, espero que haya sufrido lo inimaginable pero eso no le quita culpa (aunque ni siquiera hay arrepentimiento por su parte).
      No se pueden arreglar posturas, ya hace mucho tiempo que pasamos el punto de no retorno.
      Supongo que hay que conocer toda la historia y yo no voy a dar detalles, pero a veces las cosas no son tan fácil como "quedamos para tomar un café, nos damos una palmadita en la espalda y asunto arreglado". Esas situaciones suceden, te arrastran y no tienes otra opción.

      Eliminar
  5. Alguna vez he intuido por tus escritos que algo pasaba con tu madre. Qué pena, la vida tiene estas cosas a veces. Haces bien protegiendo a tus hijos, eso es lo más importante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Mi relación con mi madre no es idílica, ni mucho menos, y como todas las relaciones tiene sus días, soy hija única para lo bueno y para lo malo, pero sé que siempre estará ahí cuando la necesite.
    Muy duro debe ser tener que apartar a tu madre de tu vida para protegerte no sólo a tí sino a los tuyos y está claro que tú eres de las madres que por sus hijos mata.
    Besines

    ResponderEliminar
  7. Al margen de lo que pasara entre vosotras, hay una cosa que yo tengo muy clara: una vez que te casas, tu familia pasa a ser tu marido, y cuando los tengas tus hijos. En mi caso también me costó el demostrar mi postura en alguna ocasión, aunque nada grave.
    Tengo una amiga que defiende lo contrario, no sé si sabes el dicho, "ellos son mi familia, y a tí te encontré en la calle". Pero la verdad, después de ver lo que tu propia "primera-familia" es capaz de hacerte, no estoy yo por la labor de defenderlo.
    No sé si se me ha notado demasiado que estoy pasando un momento regular en las relaciones familiares 😉
    P.S.: ¿Hacerle daño a mis hijos? No quiero ni pensarlo.

    ResponderEliminar
  8. Uff qué duro lo que cuentas!!! Yo afortunadamente tengo una relación estupenda con mi madre, que es un amor de persona, y me ayuda un montón con los niños desde que nacieron. La verdad que no entiendo cómo alguien puede querer hacer daño a sus propios hijos o nietos, nunca lo he entendido, pero desde que soy madre mucho menos, ¡¡¡yo daría mi vida por mis hijos!!!! Creo que has tenido mucha paciencia si el límite lo has puesto en hacer daño a tus hijos, yo creo que no habría consentido que me hiciera daño ni siquiera a mi, pero bueno, supongo que es un tema muy delicado y si me viera en esa situación, igual reaccionaba de manera distinta a como pienso. En todo caso te felicito porque, a pesar de haber tenido esa experiencia con tu madre, por lo que leo en tu blog se deduce que tú eres todo lo contrario, una madre que por encima de todo ama y cuida a sus hijos y no quiere más que su felicidad. Ah!! Y qué graciosa tu foto de pequeña, supongo que te lo habrán dicho mucho pero... .¡es que eres clavadita al niño nº3!!! :-)

    ResponderEliminar
  9. Te leo hace tiempo y nunca había comentado pero es q en este post bufff te comprendo tanto, la relación con mi madre es... bueno la llamaremos especial, de hecho este post no lo había visto aún, un finde ajetreado, ha sido una amiga q también te sigue q lo ha leído y me lo ha mandado porq le ha recordado a mí. En fin, nuestras madres son así, las queremos a nuestra manera, la manera q ellas nos han hecho quererlas. Yo ahora tengo una "relación correcta con ella" una relación de hola y adiós y poco más, básicamente por mis hermanos pequeños, tengo uno q tiene 12 años y la relación con mi madre es el peaje q pago para verle a él. No sé si cambiará algún día y podremos volver a ser como antes, pero sí q sé q me ha hecho mucho daño y al igual q tú si volviese atrás volvería a escoger el distanciamiento. Un beso y... me encanta tu blog.... para un día q comento, aprovecho para decírtelo jejeje

    ResponderEliminar
  10. Haces muy bien protegiendo a tus principes, yo en tu lugar haría exactamente lo mismo que tu y si tuviera que pasar por encima de mil personas para estar donde estas horas, después de haber sufrido por muchas cosas que nos has contado volvería a pasar igualmente.
    La vida a veces no es nada facil y que sea tú madre no quiere decir que vaya a ser la mejor persona del mundo, aunque debería de serlo y no todo es genial en las relación madre e hijos por desgracia. No todo el mundo es afortunado de tener una gran madre e amgia a su lado, yo por suerte la tengo lejos pero la tengo.

    Tu has tomado esa decisión y estoy segura que es acertada, ahora a tirar "palante" y vivir la vida y sabes que te digo, que tarde o temparno a cada persona que hace mal, Dios o quien quiera que sea el que está arriba los pone en su lugar.
    Un beso grande familia...

    ResponderEliminar
  11. En su día cuando me lo comentaste me costaba mucho dar crédito a como se puede hacer tanto daño a una hija y decir que se quiere a los nietos. En fin...ya llegará el día en el k se arrepienta aunke sea tarde. Creo que tu tomaste la mejor decisión y ella se pierde no conocer a tus dos rubiales ( lo k daría mi madre x tener cerca a mid hijos, aixxxx).
    Besiños

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...