martes, febrero 18, 2014

El sonambulismo del nº 4

Después de la cena, cuando los niños pequeños ya están acostados y los mayores recluidos en sus habitaciones porque no les gusta nada lo que ponemos en la tele, es nuestro momento.
El Sr. Papá y yo compartimos una coca-cola (sin cafeina), nos acurrucamos bajo la manta y nos disponemos a ver un episodio (o dos, o tres) de la serie que tengamos en marcha.
Empezamos la tradición con Heroes y nos enganchamos. Esa fue la primera. La ventilamos en nada y siguieron algunas más a la misma velocidad: 24, Prison Break, Jericko (¿cómo se escribe?), Big Bang, Los Tudor, Juego de Tronos.... ahora estamos por Revolution y me encanta.
Estábamos ante ayer en ese plan, con la mantita, solitos y viendo la serie cuando oímos llantos desesperados de la habitación de los pequeños: El niño nº 4 tenía alguna pesadilla.
No es que ocurra a menudo y no creo para nada que sean terrores nocturnos, pero mi chiquitín es un poco sonámbulo y cuando entra en estas crisis no hay manera de calmarle porque aunque tenga los ojos abiertos, y esté de pie no te ve, no te oye y por lo tanto no le sirve tu consuelo.
Es muy frustrante porque no le sirve que le acunes, que le acaricies, que le beses, que le intentes decir palabras suavemente, él no te ve ni te oye y sigue llorando.
Las primeras veces que empezó a pasarle (y que ya no recuerdo ni cuando fue) intentamos informarnos de que debíamos hacer pero las informaciones en internet son contradictorias e intentábamos seguir nuestros instintos.
Si no hacíamos nada acababa despertando a su hermano, que comparte habitación con él. Si lo sacábamos no se le pasaba. Si intentábamos despertarle no siempre lo conseguíamos.
Alguna vez lo hemos conseguido mojándole la carita con agua, alguna vez hemos conseguido que deje de llorar hablándole al oído (porque con sus llantos sino no te oye) de cualquier otra cosa que le distraiga y alguna vez simplemente se ha callado al cabo de un rato.
Es un llanto muy característico, no llora como normamente es como una cancioncita un tanto desesperada así que en seguida lo notamos: Está dormido!!.

Me he percatado que ocurre con más frecuencia cuando está verdaderamente cansado. Algún día que ha corrido mucho o que no ha hecho siesta....esos días hay más posibilidades de que le ocurra (aunque no todos).

En fin, que nuestro chiquitín es un tanto particular hasta para dormir.


8 comentarios:

  1. Los síntomas que comentas son exactamente los de los terrores nocturnos. Mi hermano y yo tuvimos muchos entre los 4 y 6 años y lo único que podía hacer mi madre por nosotros era llevarse al que tenía el terror para que no despertara al otro y abrazarlo hasta que se calmaba. Dice que nunca se sintió tan impotente porque era consciente de que no podía consolarnos, no estábamos despiertos. Solo una vez consiguió despertarme. Recuerdo que me sentía angustiada, totalmente desesperada, pero no sabía cómo me había despertado en el baño y por qué mi madre me abrazaba tan fuerte.

    Lo único que puedes hacer por él es intentar seguir las rutinas diarias y evitar que se canse demasiado durante el día para que no se vaya a la cama agotado... aunque ya se sabe que con niños de esa edad eso es algo casi imposible :)

    ResponderEliminar
  2. lo que cuentas es un terror nocturno tipico tipico. Mi hijo los tuvo. No se puede hacer nada, solo cogerlo, abrazarlo (mas q nada para q no se golpee o se tire de la cama o algo asi...mi hijo lo hizo y no es nada divertido)y hablarle bajito como tu dices. Nunca despertarlo, solo acariciarlo y esperar q pase...son mas frecuentes de lo q la gente se cree.

    ResponderEliminar
  3. A mi hija le ocurre de siempre, escribí alguna entrada sobre su sonambulismo. Según la pediatra y que confirmo con lo que leo, son terrores nocturnos. Es algo muy común en niños y en las primeras horas del sueño, les ocurre al cambiar de fase de sueño.
    Mi hija tiene más momentos de ese tipo y se levanta y camina más, cuando está muy nerviosa y/o cansada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo he leído alguna vez en tu blog. Ya te iré contando como va evolucionando el nº 4.
      Muchas gracias.
      Un beso

      Eliminar
  4. y yo que no se porque pensaba que los terrores noctunos eran pesadillas frecuentes en los niños. Pensaba que se despertaban!!!.Ya veo que estaba equivocada.
    Muchas gracias por haberme sacado de dudas, no se que haría sin vosotras.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que no es un terror nocturno? No domino del tema, pero por lo que he leído por ahí lo parece...Pobrete, se ha dado un coscorrón?
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estaba confundida y pensaba que los terrores nocturnos eran otra cosa. Parece que es eso. Si es que es un chollo eso de poder contaros las cosas.
      Un coscorron dice!!! Si solo fuera uno!!!!. Es que no para y como es duro como Conan no le duelen y no escarmienta. Jajjaja.

      Eliminar
  6. Otra que se suma. Mi peque también los tenía, con el tiempo desaparecieron y lo que hacía era despertarse y venir a nuestra cama :)
    Era agobiante, pero la verdad es que las suyas por lo que decís era light, al menos llevaderas para nosotros. Por cierto, que tendría más o menos la edad del tuyo, y también era y sigue siendo bastante movidito. ¡Ánimo, que no es preocupante!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...