viernes, noviembre 15, 2013

Opciones para disimular las pintadas en la pared.

Supongo que alguna vez os ha pasado que los peques han decidido que son la mismísima reencarncación de Picasso y que a tu casa le falta algún toque bohemio, concretamente a tus paredes. Y te has visto al cabo de un rato frotando como una loca con el "borrador mágico" cruzando los dedos para que se vaya.

Y alguna vez se ha ido, pero alguna vez has tenido que pintar, que los "borradores mágicos" son mágicos, no milagrosos y otras veces has optado por dejar el graffiti puesto en el salón hasta que al querubín se le pase la vena artística. 


Yo ya os conté aquí que la fiesta del pasado Halloween nos trajo algún percance para las paredes de mi casa. Y es que eso de dejar pinturas de maquillaje al alcance de los peques no parece una buena idea lo mires por donde lo mires.
Al día siguiente y después de intentar darle a la pared con todo lo que se me ocurrió me dí cuenta que tenía tres opciones. O lo dejaba como está (lo que haría que me acordarse de toda la familia de los tres implicados en la fechoría de la cual me llevo la peor parte, pues los mios eran dos tercios de la banda), pintaba de nuevo toda la pared (y me arriesgaba a tener que hacerlo cada vez que a ellos se les ocurriese repetir la hazaña) o haciamos algo para disimularlo, al fin y al cabo estamos de alquiler.

Optamos por la útima opción y barajamos varias ideas.
1- Poner un zócalo para separar dos colores de pintura diferentesy así, si tenía que volver a pintar solo lo haría de la mitad de la pared.
2- Forrar la parte afectada de corcho y me serviría para exponer sus ibras de arte.
3- Poner una plancha de metal en la que podría poner un montón de imanes con sus dibujos y de esos de letras tan chulos.
4- Fabricar una pizarra gigante a partir de tablones de madera a la medida de la pared.


Con nuestras ideas nos fuimos al centro de bricolaje y como en el chiquipueblo no entienden nada de mi don visionario para la decoración nuestras opciones se vieron reducidas a una, la de la pizarra.

Tampoco había demasiados colores que elegir (ya me extrañó que hubiera más de uno) y como la habitación en sí no recibe demasiada luz optamos por el tono más clarito que resultó ser este rosafresanosecomollamarlo.

Al final el apaño nos ha quedado bien. Les encanta a los peques y sorprende a las visitas que ya están pensando en robarnos la idea.

9 comentarios:

  1. A mi siempre me ha gustado esa idea de ponerles una zona de la pared a modo de pizarra, con tablones o simplemente pintando con la pintura específica para ello, pero me preocupa el tema de que los peques no sean capaces de distinguir el que en esta zona SI se puede pintar, pero en esta otra (que también es una pared) NO y que su obra se amplíe hasta el infinito por mi casa... Yo creo que en mi caso con los dos mayores ya no habría problema, pero con la peque, de dos años, habría todos los del mundo mundial...

    ¿en tú caso esto lo llevan bien? ¿tienen claro que ahí si se puede, pero en la de enfrente no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahora lo llevan bien. Es una pizarra de un color lo suficientemente llamativo como para poder explicarles que SOLO en la pared rosa.
      Por otro lado si pintaran en otra pared lo harían con tizas con lo que es mucho más fácil de limpiar que las ceras o los rotuladores ¿no?.
      Así que por el momento es positivo.

      Eliminar
  2. Qué chuli os ha quedado, a mi me encantaría pintar también las paredes con pintura de pizarra, pero a peque no le basta con pintar solo en un sitio y no es plan de pintar toda la casa de colores jajaja....

    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja! Queda muy bien!
    Por suerte Peque no ha sido de plasmar su arte en las paredes...Le pusimos una pizarra blanca en una pared del salón y parece que con eso se conforma ;D
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta que sea rosa y no la típica verde, o negra. Así es más alegre.

    También existe pintura imantada, para poner imanes. Se pueden usar ambas en una misma pared, pero poniendo la imantada primero y encima, la pizarra. Y asi pueden tanto pintar, como colgar cositas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del color no tuve mucho donde elegir era lo que tu dices, verde, negra o esa, que no me gustaba mucho para niños, pero la verdad es que me pega mucho con el marroncito de la pared y la verdad es que era lo que había y punto aunque yo buscaba un color un poco más pastel.
      Lo de la pintura imantada lo conocía y la busqué pero más de lo mismo, en el chiquipueblo estamos un poco limitados. No se me ocurrió darle dos manos de las dos pinturas diferentes, yo buscaba una que fuera las dos cosas, jejeje.

      Eliminar
    2. Yo no he tenido nunca esos problemas con mis hijos, pero a la vejez, 13 años en este caso, viruelas. Y ha sido este verano cuando le hemos pintado la pared como dice Ane, imantada y pizarra, un color rojo intenso. A esa edad me pareció una buena opción de decoración modificable, en función de los gustos, durante unos cuantos años. La verdad es que queda muy chula, y así puede poner fotos, o escribir 20 veces de los onedirectioners.

      Eliminar
  5. Hola

    Ayer me acordé de este post y las dificultades de encontrar algo en tu pueblo, y a ver como lo explicas en francés :)


    Resulta que existe una pintura de pizarra, llamada "Chalk Paint", que ni necesita imprimación ni nada, pero lo mejor, es que hay varias versiones, para hacerlo tu misma en casa, del color que quieras: 3 partes de pintura acrílica y 1 de yeso en polvo. Bien batido, que no queden grumos. Y tienes pintura de pizarra, fácil, fácil.

    No sé si podría poner, limaduras de metal, para poner imanes, pero eso ya es rizar el rizo, yo creo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la idea! La tendré en cuenta cuando tenga que repintarla.

      Un saludo

      Eliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...