martes, noviembre 26, 2013

¿Feminismo?

Aunque no os lo cuente muy a menudo sigo con mis clases de francés. Me gusta sobretodo porque me da la oportunidad de salir de casa y de hacer algo por mi misma que hace que el día sea un poco "productivo", pero también me encanta eso de relacionarme con más gente y socializar con personas que tienen otra cultura y otra forma de ver las cosas a las que no estamos (por lo menos yo) demasiado acostumbrados.
Ahora mismo somos un grupo bastante pintoresco y en el grupo hay gente de paises que apenas había oido hablar como Azerbaijan, Georgia, Eritrea, Armenia, Albania,....y de algún pais un poco más conocido como Marruecos, Argelia, Chile, Alemania, Rusia, Turquía,....

Yo aprovecho todas las oportunidades que puedo para practicar francés con todo el mundo, que es lo que me hace falta, pues la parte gramatical de la lengua la llevo bastante bien y me he convertido en una alumna aventajada (mi esfuerzo me ha costado). Fallo un poco (bastante) en pronunciación y en soltura, por eso mis clases de francés se vuelven especialmente importantes durante la pausa para el café que es cuando yo "socializo".
El otro día se unió a nosotras una chica armenia de 23 años, por supuesto le hicimos las preguntas típicas de rigor como cuanto tiempo llevaba en Francia, si tenía familia, si estaba casada, si trabajaba....
Nos respondió que no, que no estaba casada porque ella solo podía casarse con alguien de su país (con lo cual, viviendo en otro estaba un poco dificil la cosa) y que cuando lo hiciera no podía trabajar fuera de casa porque estaba muy mal visto.

Hasta ahí era relativamente previsible y puedo entender que en otros paises y en otras culturas lo que las mujeres sean autoficientes es algo que queda un poco lejos (desgraciadamente).
Lo que me sorprendió fueron los motivos. Yo esperaba oir algo como: "las mujeres deben quedarse en casa a cuidar de los hijos (e incluso del marido)", algo que desgraciadamente todas hemos oido alguna vez.
Pero no, ella nos dijo que las mujeres se quedan en casa porque los maridos son celosos. Como si el poner un pie en la calle te convierta en una mujer infiel, como si saludar a un hombre implica que te vas a acostar con él.

Podría haberlo entendido si la persona que me lo estuviera contando tuviera 60 años y la hubieran criado así, sin salir de casa.
Pero me lo estaba contando una chica de 23 años!!!!, que se había ido a vivir a otro país. Ya se que eso no implica tener que renunciar a tus costumbres, claro está, pero es inevitable que te abra la mente, que te quite un poco la venda de los ojos al ver que a tu alrededor eso no es así. o por lo menos que te plantees esa posibilidad.
Pero ella estaba de acuerdo. No solo lo veía normal, sino que eso era lo que quería hacer, como quería que la tratasen y lo que se esperaba de ella y de su vida. Casarse con alguien de su país y quedarse el resto de su vida en casa.

Que me parece genial si es algo que eliges tú, si es tu decisión y no la de tu marido, tu padre o tu país.

Me recuerda un poco a una conversación que tuve hace unos años con una chica (creo que marroquí, no estoy segura) en la que decía que las mujeres occidentales eramos idiotas porque nos pasabamos la vida dividiendo nuestra preocupación y nuestro tiempo entre nuestros maridos, hijos, carrera y nosotras mismas mientras que "ellas" solo tenían que preocuparse de elegir bien a su marido para que pudiera mantenerlas y darles una "buena vida".
En aquel entonces que solo tenía dos hijos pero eran pequeños, que tenía dos trabajos y estaba al borde del divorcio no pude más que darle un poco la razón.
Puedo entender esa perspectiva, la de no elegir trabajar fuera de casa, de ser independiente o autosufiente (aunque trabajar fuera de casa no te garantiza la independencia económica hoy en día) y puedo entender que esa decisión se base en la educación que te han dado, en la cultura de tu país y su sociedad, pero cuesta (mucho) entender, que mujeres tan jóvenes, que ven cada día que a su alrededor las cosas son diferentes no se plantéen siquiera si eso es lo que quieren hacer en su vida.

2 comentarios:

  1. Q penita! espero q el tiempo q pase en Francia la sirva para quitarse la venda de los ojos...ojala!

    El problema de las occidentales, no es q dividamos nuestra preocupación, sino q hemos asumido unos roles de vida antes de haber educado a los hombres en ellos... vale q ellos no pueden parir a los hijos, pero pueden hacer todo lo demás, la lavadora no distingue si las manos q la usan son femeninas o masculinas...por poner un ejemplo tonto.
    Desgraciadamente si un hombre va con la camisa sin planchar...aún pensamos q su mujer no se la ha planchado...en cambio, si somos nosotras las q vamos "arrugadas" nadie piensa q su marido no ha planchado esa semana!

    Bajo mi punto de vista, la clave está en EDUCAR.

    ResponderEliminar
  2. Dejando a un lado el eterno debate, a mí pronunciar el francés me cuesta horrores porque lo hago lentísimo y parece que tengo taras.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...