martes, noviembre 05, 2013

Adaptar la casa a los niños??

Ya os conté aquí que este verano les montamos a los nenes una habitación del pánico, ejem, ejem, es decir, de juegos.
¡Que maravilla! ¿Como he podido sobrevivir tanto tiempo sin tener una?.
Me va genial porque es una habitación que está pegada al comedor, así, que de hecho están ahí al lado, pero los juguetes se quedan dentro y no salen (demasiadas veces). Con lo cual puedo tener el comedor medianamente recogido y los niños entretenidos y bajo vigilancia.

Ocurre que están en una edad (o es que ellos son así) que se cansan rápido de los juguetes y, aunque les he dicho muchas, muchísimas veces, que antes de sacar otro juguete tienen que recoger el anterior ya no estoy allí como antes y no puedo supervisar. Coincide tambien que son más altos, llegan a más estantes y además el número cuatro ha descubierto el fabuloso truco de subirse a una silla cuando no llega (bueno es él). Así que a la que me despisto han sacado (y esparcido) todos los puzzles, fichas, coches, comiditas de plástico, construcciones y pinturas de cera por el suelo de toda la habitación.

Este fin de semana papá estaba colaborador. Su manera de colaborar es decirles que recojan su cuarto y meterles dentro hasta que esté recogido.
Ellos tiene voluntad de hacerlo, no os creais, pero cuando llega al límite en que no saben por donde empezar la única solución es que alguien se meta en el cuarto con ellos y que les vaya diciendo: "Ahora la pelota roja, ahora la construcción de allí, ahora el coche de policía,..." hasta que está todo recogido. Y claro, necesita su tiempo.
Pero eso papá no lo va a hacer y siempre me toca a mi.
Para él es mucho más fácil subirles todos los juguetes de piezas a sitios donde no lleguen, pero tienen muchos juguetes de este tipo (los didácticos, que son los que me gustan a mi suelen serlo) y no caben todos en los dos únicos estantes a los que no pueden llegar.
Alguna vez (como cuando me fui yo un par de días a Mallorca) ha optado tambien por guardarles algunos de los juguetes en cajas en el garaje con la intención de ir renovándoselos poco a poco. Pero nunca ocurrió hasta que yo se los volví a sacar todos un día temiendo que hubiesen crecido demasiado como para que dejaran de interesarles juguetes preciosos que apenas habían tenido ocasión de usar.

Yo prefiero más la opción de dejarles los juguetes a su alcance y enseñarles a emplearlos, a recogerlos y cuales pueden tocas y cuales no. Es más cansado (mucho más cansado) pero tiene otras utilidades en la vida. Al final se resume a que aprendan que no todo se toca, que no todo es un juguete o para jugar y que si le dicen "eso no se toca" aprenden que "eso no se toca".

El camino fácil es quitárselo del medio pero no vamos a poder quitáselo todo. No podremos quitar todo el tabaco del mundo si queremos que no fume, o todas las chuches si queremos que no las coma. Al final, hay que enseñarle que puede y que no puede hacer, aunque la tentación esté delante de sus narices.

Así que en mi casa, salvo alguna excepción como los medicamentos, las chuches (el niño nº 1 todavía está practicando el autocontrol) las herramientas y, desde la semana pasada la hucha para nuestro viaje a Londres, todo está a su alcance (se llenaron sus bolsillos con monedas y papá se dió cuenta de la travesura porque tintineaban al caminar, ¿os lo podéis creer?).

Tengo que reconocer que me han hecho alguna trastada que me podría haber evitado de haber tenido menos cosas a la vista, que tienen una fijación por romper cuentos con la que sigo luchando para no dejarles sin ellos y que he tenido que limpiar más de una vez y más de dos pintadas de las paredes y del sofá, pero las cosas son así.

Mi casa está bastante preparada para niños, pero es una casa normal. Tengo jarrones en las mesas (menos en la de centro), no tengo los enchufes tapados, tengo tijeras y cuchillos al alcance de todos los miembros, la escalera no tiene barrerita, los cajones no tiene protectores y la nevera no tiene cierre de seguridad (pero la despensa tiene llave, pero es por otros motivos, jejeje). Vamos, un peligro!!!.
Pero cuando voy a casa de otra persona de visita, vamos a un hotel o simplemente estamos fuera, mis niños ya saben (más o menos, que aún estamos en proceso) las cosas que pueden tocar y las que no.

Eso me recuerda, (y ahora os voy parecer una viejecita de hace mil años) cuando tuve al niño nº 1 y como buena novata en la era en la que NO había internet me leía todo lo que caía en mis manos referente a niños, la educación y la maternidad.
Pues en algún lugar leí el truqui de poner entre los adornos de la casa algún juguete para ellos, un coche, una pelotita, así, si tenía la intención de ir a explorar el florero que te regaló la abuela le parecerá más interesante el juguetito que haya justo al lado y  vuestro jarrón sobrevivirá.

¿Y vosotras? ¿Habéis adaptado la casa a los niños o los niños a la casa?.



3 comentarios:

  1. Yo adapté moderadamente la casa...Puse cierres de seguridad en los armarios de las medicinas y de los productos de limpieza y algún protector de enchufe en enchufes que estaban en su área de juegos (y quité las cosas punzantes/cortantes de su alcance, eso me daba mucho yuyu). Con el tiempo todo va volviendo a su ser, jajajaja!
    Muas!

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca adapté nada, soy de las que pienso que no deben vivir en una burbuja... Eso si, intento no dejarme la botella de lejía por medio, pero salvo eso... A base de darse golpes con el pico de la mesa han aprendido que por ahí es mejor no correr. Aunque bueno, ejem, he de reconocer que las chuches están escondidas, pero es que sino el peque (de 20 meses) estaría continuamente chuperreteando caramelos.

    ResponderEliminar
  3. No adapté demasiado, pero algo sí. La casa cambió al tener hijos, juguetes en una zona del salón donde les dejaba jugar, las tronas en el comedor, pinturas suyas pegadas en la pared de la cocina... Ahora la casa está más parecida a como era antes, ya que con sus 8 y 10 años ya no requieren tantas historias en las zonas comunes. Lo que no hice nunca es lo de poner protectores por todas partes, ellos aprendieron bajo estricta vigilancia, eso sí! jajajaj
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...