martes, octubre 29, 2013

El día que me separé

Ya os he contado alguna vez que yo llevo este blog un poco en secreto. Solo saben de su existencia mi marido y la niña nº 2 desde el día que le dio por chafardear.

El otro día cuando estaba escribiendo una entrada para vosotras vino mi marido por casualidad y vio la cabecera de la página, se puso a contar muñequitos y notó que faltaba uno, el suyo.
Se ofendió un poco, medio en broma-medio en serio y me tiró la coñita de si los estaba educando yo sola.

Es verdad que no hablo mucho de él (entre otras cosas porque él no quiere) a pesar de lo importante que es en mi vida, en la de mis hijos y lo que aporta para poderlos educar. Así que esta entrada es para él porque sin él yo no podría hacerlo y tal vez no se lo diga lo suficientemente a menudo.

Creo que nunca os he contado que cuando yo tenía treinta años y dos hijos a mis espaldas me separé.
Supongo que no hace falta que os cuente que una vez tomada la decisión irrevocable de terminar mi matrimonio sentí como si mi vida hubiera acabado. Como si ya hubiera vivido todo lo que tenía que vivir y el resto de mis días iba a pasármelos trabajando para poder sacar yo sola a mis hijos adelante y darles todo lo que se merecían.
Las que estéis separadas comprenderéis un poco más esa sensación y ese mar de dudas al que te enfrentas cuando estás en esa situación.
Por un lado ves que es la mejor decisión pero tienes miedo, mucho miedo de equivocarte, de precipitarte o de que haya una vida peor que no sospechas. Y sobretodo, tienes pánico de que sean tus hijos quienes paguen tus malas decisiones y condicionarles la vida a expensas de tu busqueda de la felicidad. Pero es que tu felicidad también es importante, no?

Así que respiré hondo y terminé con 10 años de relación de la que no sabía muy bien si podría "quedarme con lo bueno".
Ni que decir tiene que no me he arrepentido ni un solo día de aquello y como tantas veces en la vida hay que arremangarse, hacer de tripas corazón y tirar para adelante.
El destino quiso compensarme mandándome al poco tiempo de aquello al hombre de mi vida y desde entonces es como si hubiera vuelto a nacer.

Él, y en contra de todo lo que yo creía, lo que me contaban y lo que se esperaba de él, se volcó siempre en mis hijos y les trató como si fueran los suyos propios casi desde el primer momento. A pesar de que no se lo pusimos fácil pues yo intentaba poner distancias para que mis hijos no se encariñaran demasiado y romperles (de nuevo) el corazón si no salía bien. De hecho, llevamos la relación en "secreto" bastante tiempo.
Pero "la cosa" salió bien y nuestra vida juntos siguió su curso. Se lo presenté a los niños, ellos dieron su permiso para nuestra relación, poco a poco se empezó a involucrar en cosas de sus/nuestras vidas. Nos fuimos a vivir juntos y, con el tiempo, llegó el momento de plantearnos el tener más hijos.

Que él o su familia pudiera hacer distinciones entre mis hijos (los que ya tenía y los que llegaron después) era algo que me aterraba pero finalmente completamos nuestra familia y vinieron el nº 3 y el nº 4 (afortunadamente).
Nunca ha habido ni una sola sombra de distinciones entre los unos y los otros y creo que nunca, nunca, podré dar suficientemente las gracias, a él, a su madre, por haberlo educado así o a quien corresponda por la forma que tiene de encarar las cosas, de asumir las situaciones y de querernos como nos quiere.
Porque muchos amigos me han confesado que ellos no serían capaces de implicarse hasta ese punto con unos hijos que no son suyos y he visto algunos casos cercanos de situaciones parecidas que no terminan de encajar por esos motivos.

Y es que yo nunca he tenido la sensación de que fueramos una "familia reconstituida" porque siempre hemos sido una familia a secas.
Mi marido siempre ha participado en todas las decisiones que hemos tomado con respecto a la educación de nuestros cuatro hijos. Siempre le he consultado todo y el siempre ha sido el padre de mis hijos para todos.
Los presenta como sus hijos y los niños se refieren a él como su padre, porque a todos los efectos (excepto para el biológico) ES su padre.
Sin mi marido yo no hubiera podido hacerlo, me volvería loca más de un día y más de dos y pienso que estamos donde tenemos que estar, juntos.

Y os preguntaréis porque lo cuento ahora, después de dos años y medio de blog (¿ya?).
Y es que ahora, visto desde la distancia parece todo muy bonito y muy idílico pero el proceso ha sido un poco duro: Mis padres me criticaron mucho, mi ex, que sintió que le estaban sustituyendo, nos lo puso todo lo dificil que pudo justo antes de desaparecer y querer saber nada de ellos. Y nosotros, que teníamos que convivir con dos niños pequeños, con todo lo que eso supone no parecía que fuera la idílica relación de pareja que me hubiera gustado o, mejor dicho, que yo creía que él quería.
Ahora, visto desde lejos, ahora que me atrevo a contároslo, me doy cuenta que es porque he llegado al equilibrio justo que me da la paz conmigo misma.
Se acabaron los remordimientos, los sentimientos de culpabilidad y las preocupaciones por todo. Tengo derecho a ser feliz, siempre lo he tenido y siempre lucharé por conseguirlo, mi felicidad y la de mis hijos, pese a quién pese.

Últimamente he querido hablar de algunos temas en el blog y no lo he hecho porque faltaban los antecedentes, los hechos previos que no hubieráis entendido. Podría hablaros de lo duro que es separarse con hijos, de lo importante que es terminar en una buena relación con tu ex, de lo extrañas que son las relaciones con las parejas de los ex, lo culpable que te sientes cuando empiezas tú una nueva relación,...pero sino os contaba todo esto antes lo más probable es que hubieráis pensado que no se de lo que hablo o que me quiero separar (pero no).


Ahora, que ya lo sabéis todo sobre mí creo que os tengo que contar muchas cosas. Poco a poco, como las terapias.

28 comentarios:

  1. No estoy en tu caso, pero mi cuñado, aportó una niña de diez años al matrimonio con mi hermana, luego han tenido dos hijos.
    24 años después, él sólo tiene ojos para "su hija", es duro, y mis sobrinos de 24 y 20 como comprenderás, lo saben, lo sienten y lo sufren, lójicamente mi hermana también.
    Me alegro mucho por tí y tus hijos.
    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Que valiente, Elena, por decidir a dejar lo que no te hacía feliz y tirar adelante con tus dos niños... y que afortunada por esa segunda oportunidad y por haber encontrado un hombre así. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me recuerdas tanto a mi que he sentido tu historia como si fuese la mia propia, aunque yo estoy en el punto de que tengo pareja de nuevo, soy super feliz pero aín no vivo con él y creo que va a tardar mucho tiempo...solo llevamos juntos 3 meses, pero siento que es mi hombre y a mis hijos de momento los adora aunque solo se han visto un par de veces.
    Me encanta tu blog, como cuentas las cosas y hace mas de un año que vengo siguiendote y si me dejas me quedo por aquí.

    Un saludo y a seguir siendo feliz familia

    ResponderEliminar
  4. No lo sabía, pero me parece bien que lo hayas contado. Eres muy valiente y si..tu felicidad también importa. Me alegro que lo hayáis hecho tan bien a pesar de las críticas. Ahora ya te conozco un poquito más. Un besito

    ResponderEliminar
  5. Me pareces valiente al contarlo y es de agradecer que te sinceres con nosotros :-) jejeje, aunque no hubiera ninguna obligacion, faltaria mas! Yo siempre note que habia mas historia de la que contabas, en serio! Aunque por supuesto, todos tenemos un pasado :-) Besitos y a seguir feliz!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Cariño, hoy me he sentido muy identificada contigo. Yo me separé cuando el mayor acababa de cumplir 4 años y hacía sólo unos meses que le habían diagnosticado el T.G.D., ahora está escolarizado en Mater (ya sabes por tu experiencia laboral de que te hablo). A mí me pasaba igual, creía que mi vida se reduciría a criar a mi hijo y que probablemente mi ex rehacercía su vida. Pero la vida da muchos giros inesperados y unos nueve meses después de la separación yo conocí al papá del pequeño. El vivía en Barcelona y yo en Mallorca así que tuvimos un noviazgo a distancia. Luego la presentación al peque y ver como se lo tomaba él. Luego el presentar a la familia, mi madre nunca lo ha aceptado bien, lo de separarse era para ella una deshonra y lo de rehacer mi vida pues no lo acabo de tener muy claro. La única diferencia contigo es que con mi ex he conseguido tener una muy buena relación y que es como el tio del pequeño. También diferimos en que nunca he dejado que el mayor llamara papá a mi pareja y que tuviera claro quien es su padre. Pese a todo tengo que confesar que mi pareja le hace más de padre que el suyo propio, aunque sólo sea por el hecho de que está más horas con nosotros. Espero poder tener la suerte que tienes con tu marido, la vida es muy difícil, pero las parejas como las nuestras nos demuestran que no todo es obligatoriamente como nos lo pintan o como podemos creer en el momento de separarnos. Que suerte que haya personas así y que hayan pasado por nuestras vidas. Un beso muy fuerte desde tu islita para tí, para el padre de los cuatro peque y para los peques, evidentemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, tenemos muchas suerte. Y es un logro que hayas conseguido tener una buena relación con tu ex. Yo lo intenté y no se pudo.

      Eliminar
  7. Algo me olia, despues de leerte desde hace tanto tiempo. Lo importante es lo bien que estais ahora como familia, los momentos duros ya han pasado y ahora te toca disfrutar de lo bueno que te va a llegar.... Me encanta saber cosas de ti... ir conociendote poco a poco.

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo dos hijas y mi pareja dos chicos. Los quiero tanto...
    Hace unos días, después de que los dos chicos se pelearan por una tontería, les dije que no podían seguir así, que cuando sus padres murieran sólo se tendrían el uno al otro (yo me refería a cuando sean mayores, vaya, cuando la vida siga su curso) y ellos me dijeron que no, que se quedarían conmigo (ellos entendieron que yo me refería a un futuro cercano), y con las chicas. Me sentí orgullosa de ellos, la verdad.

    ResponderEliminar
  9. Es que con el día a día a uno se le olvida lo que es ó no biológico.
    Qué lástima que un padre sólo quiera serlo por celos y por fastidiar y luego se olvide. Hay muchos impresentables que sólo quieren a los niños mientras están con la mujer.
    Por suerte, tus hijos tienen una familia completa y muy feliz :)

    ResponderEliminar
  10. Oye me anima oírlo y te doy las gracias por compartirlo. Yo ahora mismo estoy en el papel de tu marido y me veo un poco perdida. Aunque las circunstancias no son las mismas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pierdas, es importante!
      Si quieres lo hablamos.

      Eliminar
  11. Al final, cuando nos sentamos a mirar hacia atrás, lo realmente importante es darse cuenta que valió la pena. Me ha gustado mucho tu post, lo hemos comentado en nuestro repaso de blogs de papás y mamás en Bebés y más.
    Un saludo (por cierto, ¿tienes Twitter?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener tengo, pero la verdad es que no lo uso.
      No lo entiendo, no le encuentro el sentido práctico y no tengo demasiado tiempo que dedicarle.
      ¿Lo necesito?.

      Eliminar
  12. Gracias Elena por compartir estas cosas con nosotros. Te voy a confesar, que por la distancia entre tu hijos, cuando comencé a leerte (estabas embarazada del cuarto) pensé que eran de dos padres distintos, pero luego según iba leyéndote llegué a la conclusión de que no podía ser. Realmente transmites una imagen de pack familiar sin ninguna fisura.
    Me alegro mucho de que la historia tuviera un final tan feliz.
    Aquí seguiré pendiente de lo que quieras ir contándonos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Me gustan las historias de segundas oportunidades (quizás porque Mr. X lo vivió en sus carnes). Hay que ser valiente para dar el paso, pero vaya si merece la pena.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Pues lo siento/me alegro mucho!!!
    Es cierto que en alguna ocasión habías dicho algo de tus circunstancias especiales y tal, pero como dicen por ahí desde luego una "ruptura" familiar no sería por lo que hubiera apostado, entre otras cosas porque tirar todos para Francia con esa decisión, no lo hace una familia desunida...
    Supongo que también te habrás sentido liberada, por pensar que ya nos puedes hablar de lo que quieras. En cualquier caso, enhorabuena; me alegro de que hayas alcanzado esa felicidad. ¡Que se te nota!

    ResponderEliminar
  15. Me has removido algo dentro de mí. Justo ahora me encuantro en la situación de separación con un bebé en medio y... tengo tanto miedo a equivocarme, a condicionar la vida de mi hija al no tener a su padre tan cerca, aunque luego lo pienso fríamente y veo que su padre nunca ha estado tan cerca de ella como me hubiera gustado y... no podré soportar pensar en un futuro que hice a mi hija menos feliz por esto

    ResponderEliminar
  16. Hola!!! Pues me alegra muchisimo tu situacion, y solo como comentario les platico que yo estuve y estoy en la situacion de los hijos!!! Ya soy mayor tengo casi 28 pero mis padres se divorciaron cuando tenía como 5 y mi madre (con quien vivía) se volvio a casar. Dejenme decirles ke mejor padre mi mamá no me pudo dar, mi padrastro es todo para mi, debo confesar ke a la fecha me llevo mejor con el ke con mi mamá y aunke tengo contacto con mi padre biológico, doy la vida por mi padrastro. a las mamis ke estan en esta situacion de no saber si nos llevaremo bien los hijos con la nueva pareja solo les puedo decir ke no tengan miedo, cuando somos niños somos mas fuertes de lo ke imaginan y si nos nace decirle papá a su nueva pareja DÉJENLOS, eso kiere decir ke nos sentimos seguros con esa persona, en lo personal, llamé a mi bb en honor a mi padrastro ke yo le digo papá. Les suplico no tengan miedo de ser felices por ke si ustedes lo son a nosotros sus hijos tambien nos haran felices.

    ResponderEliminar
  17. Pues Elena, yo pensé que habíais sido rapidillos teniendo a n 1 y n 2 y años después os habíais animado a buscar al 3 y al 4. Enhorabuena por vuestra familia, la de los 6.
    Lo único que enturbia es que el otro padre de n1 y n2 no este presenté en sus vidas.
    Laura, lo ideal es llegar a tu modelo de familia. Todos presentes y bien avenidos.

    ResponderEliminar
  18. Si no lo dices hoy, jamás me hubiese imaginado lo que cuentas. Por lo que cuentas daba por hecho que eran todos del mismo padre biológico. Genial que todo siga así, siempre digo que cuando te separas eres libre de estar con quien quieras, pero si tienes hijos tienes que mirar porque esa nueva persona sea buena para ellos, por encima de todo, por eso te felicito por encontrar a un hombre tan magnífico. Que la vida os siga dando esa conexión buena (y peleitas pequeñas con buenas reconciliaciones, jejeje)

    ResponderEliminar
  19. Hola... acabo de leer tu post y ...como me veo reflejada en el!!!! Yo tambien tengo una pareja maravillosa que se responsabiliza de mi hijo mayor , fruto de mi anterioir matrimonio y le educa como si fuera suyo propio. Con el tengo 3 hijos mas, asi que fromamos una GRAN GRAN familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me alegro!!
      Bienvenida.

      Eliminar
    2. Hola Elena, como puedo comunicarme contigo, soy de Colombia y acabo de leer este post sobre tu separación y me siento tan identificada por lo que me pasa, necesito hablar. Te escribí por instagram, empecé a seguirte. Besos.

      Eliminar
    3. Puedes mandarme un email: elinmas@gmail.com

      Eliminar
    4. Puedes mandarme un email: elinmas@gmail.com

      Eliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...