jueves, octubre 10, 2013

Al agua, patos!!!

La primera vez que metía al niño nº 1 en la bañera (cuando tenía apenas dos semanas) presencié que cara tiene la felicidad más absoluta. Cuando le metimos por segunda vez y se repitió la situación tuve claro que le iba a apuntar a natación.
Reconozco que me costó mucho encontrar en mi chiqui-isla y por esa época (estoy hablando de hace más de 14 años) algún sitio donde hicieran clases  de natación para un niño de tres meses, pero finalmente encontré uno (cabezona que es una), creo que el único de toda la isla y para allá que nos fuímos.

La verdad es que era una gozada ver su cara cuando se metía en el agua, como chapoteaba todo lo fuerte que le permitían sus piernecitas y lo poco que se sorprendía cuando el profe le surmergía para que no perdiera la apnea.
Rápidamente aprendió a flotar en el agua (en plan perrito) y con dos añitos era capaz de desplazarse en la piscina sin manguitos, de saltar en bomba (le chiflaba) y aprender a salir por la escalera (superimportante)
Siguió nadando intermitentemente durante sus primeros 8 años de vida. Dejó de hacerlo cuando los entrenamientos empezaron a ser algo más duros y le propusieron subir de nivel y empezar a competir. "Yo no quiero competir", me dijo, y ahí se quedó.

Viviendo en una isla ha encontrado muchas ocasiones de seguir nadando y no olvidar lo aprendido. Y este año, después de la crisis de los videojuegos tenía claro que había que ocuparle los días con algún hobby, a poder ser deportivo para que descargara adrenalina y energía y volvimos a recurrir a nadar.
Como factores positivos teníamos que han hecho una piscina nueva en el chiquipueblo, la han inaugurado este verano y que dicen, cuentan, comentan, que es una pasada, con toboganes, yacuzzis y no se que tonterias más. Y por otro lado teníamos la cuestión de que no le apunté a ningún curso de natación, sino solo a la piscina. Se trataba de hacerle un pase y que él fuera cuando le pareciese (un par de veces por semana) a hacer largos, cansarse y de paso hacer algún tipo de deporte que, por otro lado no puede ser más completo.
Estuvo un poco reacio al principio, supongo que solo porque fue algo que yo le propuse ordené y había que negarse por sistema.
Siguió reacio después cuando se enteró de que en las piscinas de Francia están prohibidos los bañadores tipo short y solo permiten tipo calzoncillo o boxer (a ver que españolito de a pie es capaz de ponerse eso por propia voluntad).

Superadas esas trabas a golpe del socorrido "hacesloqueyotedigoypunto" la verdad es que el iño nº1  está encantado y se escapa siempre que puede a hacer unos largos ya que tiene el instituto casi al lado de la piscina.

Por otro lado, el niño nº 3 ha heredado de su hermano esa pasión por el medio acuatico pero no el respeto que hay que tenerle. Un episodio de este verano que casi hace que muera de un patatús cuando no se le ocurrió otra cosa que tirarse sin manguitos (tuvo que tirarse la niña nº 2 a la piscina para sacarle, pudo haber sido un drama) me dejó claro que no lo podía demorar más y que el niño nº 3 DEBÍA aprender a nadar.

Él no ha tenido la suerte de crecer en una isla sino que está creciendo en un pueblo del interior de Francia y tienen una manera particular de ver las cosas, por lo que ha sido un poco más difícil encontrar un curso apropiado.

Me ofrecían cursos de matronatación en los que yo me tengo que meter en el agua con ellos y chapotear un rato para no se qué del vinculo de la madre, bla, bla, bla....Yo NECESITO que aprenda a nadar.
Yo ya desarrollaré el vinculo en otro momento, yo quiero que aprenda a nadar.
Creí encontrar un curso como el que yo buscaba hasta que la profesora me suelta que no van a aprender a nada en todo el curso porque hasta los cuatro o cinco años no es fisícamente posible porque no tienen desarrollado la lateralidad y las conexiones neuronales necesarias.
Tócate las narices, su hermano, que nadaba desde los dos años era físicamente imposible.
Ahora me explico porque aquí hay tantos niños de diez años que no saben nadar y porque es obligatorio para el college llevar a todos los niños un par de meses por curso a la piscina.

Aún así les apunté porque pensé que era mejor eso que nada, pero después de ver un par de días las clases ya veo que es imposible que mis niños aprendan a nadar. No les enseñan a nadar, les enseñan a jugar en el agua.
Así que voy a desempolvar las horas y horas de cursos de natación que me he tragado y les voy a llevar yo, armada con un par de "churros" y un bañador nuevo apto para piscinas a la megachupitrónica piscina nueva de mi pueblo a ver si es o no posible que un niño de tres años aprenda a nadar...he dicho!!!.

(Como total, me sobra el tiempo y no tengo nada que hacer...ahora a la piscina)


(Ya, ya se, tengo que mejorar la calidad de las fotos que hago con el móvil).



5 comentarios:

  1. Es genial lo de la piscina, ahora mismo en cuanto acabe este comentario voy a aquagym

    ResponderEliminar
  2. Uf!!! la natacion... que te voy a contar, ninguna de mis niñas han ido agusto a los cursillos cuando eran pequeñas, y ahora lo estoy sufriendo con la peque... de tres dias, tres llorando... a ver esta tarde...
    Que bueno que el niño nº 1, esté animado, asi se desfoga de la energia adolescente.

    ResponderEliminar
  3. vaya tonterías dicen... Lo míos nadaban con 2 años. Desde bebes les llevé a clases, y de hecho ahora el niño está en un equipo de natación. La niña pasa más, porque no disfruta como su hermano nadando, pero sabe perfectamente que es lo importante.
    Seguro que tú les enseñas. Ya nos lo contarás. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Yo también quiero que Peque aprenda...Pero en invierno está jodido el tema. Espero que el verano que viene haga sus pinitos (si lo consigo claro, porque también pretendo ser la profe, jejeje...).
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Mi mayor también tiene 14 años y cuando tenía cinco lo apunté a natación. En ese momento sabía de dos piscinas que hacian natación para bebes, S'Aigua Blava y San José Obrero. Terremoto fue a esta última durante unos meses.
    Espero que te vaya bien con tu peque. Yo también pienso que con dos años se puede saber nadar, faltaría plus que para algo fuimos paridas en una isla. Un beso desde tu chiqui isla.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...