jueves, septiembre 12, 2013

Consejos para quitar el pañal




A ver, volvemos a lo de siempre, no soy pediatra, ni educadora, ni pedagoga, ni nada de eso. Solo soy madre (por partida cuadruple) y hablo desde mi experiencia.
Llevo realizadas ya cuatro operaciones pañal en casa y alguna más por motivos profesionales y a veces se que es difícil pensar que lo conseguiremos, decidimos que nuestro niño está roto y asumimos que llevará pañal hasta los ocho años.

Esto pretende ser una lista de "consejillos de andar por casa" para aquellos padres que están a punto de tirar la toalla o aquellos que no saben muy bien como empezar la "operación pañal".

1- No todos los niños están preparados.
La edad adecuada para empezar a intentarlo es el verano en el que el niño tiene dos años pero, obviamente, algunos están preparados antes y otros después.
La manera de tener alguna pista de si es buen momento es que sepa decir (que no pedir) "pipí"y que empiece a notar que tiene el pañal mojado o que le moleste.
No hay que esperar a empiece a tener el pañal seco o que lo empiece a pedir antes de quitárselo porque normalmente el proceso es al revés. Primero hay que quitárselo y luego él aprenderá a pedirlo. Pocos niños hacen lo contrario (pero los hay, sobretodo cuando son un poco más mayores).

2- ¿Por qué en verano?.
Es lógico, es la estación del año en la que llevan menos ropa, pueden llevar chanclas de plástico y tenemos más tiempo para dedicarnos al tema (nosotros solemos tener vacaciones).
Imáginate la complicación de quitarle el pañal a un niño que va vestido con leotardos, vaqueros, botas,...ufff.
Yo escribo esto ahora (a pesar de que no es buen momento y no os recomiendo que empecéis una operación pañal en septiembre) porque acabo de terminar una y lo recuerdo bien. Para el verano que viene lo habré olvidado.

3- Informar al niño.
A veces una "operación pañal" se hace demasiado larga porque el niño no entiende que es lo que queremos ni lo que esperamos de él, así que un tiempo (incluso meses) antes tenemos que ir preparándole a la idea de quitarle el pañal.
Que vaya al baño con nosotros y vea como papá o mamá hacen pipí, leerles cuentos relacionados con el tema, hablar mucho de las ventajas de no llevar pañal y lo mayor que será, ir a comprar el orinal (que lo elija él) y contarle para que sirve, avisar a todos los miembros de la familia que vayan a estar implicados, si se queda por las tardes con los abuelos o viene la tía a hacer de canguro,...

4- No hay marcha atrás.
Una vez que decidamos quitarle el pañal ya no tenemos que volvérselo a poner. Sino le vamos a hacer un lio y haremos que todo sea mucho más largo. Una vez tomada la decisión hay que seguir adelante.

5- ¿Que ropa le pongo?
Desde mi punto de vista el proceso por el que un niño ve las ventajas a eso de aguantarse el pipí y se plantea hacer un esfuerzo para intentarlo es cuando lo de estar mojado le molesta.
Llevar pañal es muy guay y probablemente hasta te pedirá que se lo pongas pero el principio básico es que le moleste hacerse pipí encima para que intente no hacerlo. Por lo tanto no vale lo de dejarles desnuditos "con todo al aire" porque eso no moja y no molesta, lo mismo con los bañadores o con las bragapañales de esos pushup.
Hay que ponerles calzoncillitos o braguitas y ropa cómoda que podamos darnos mucha prisa en quitar. Zapatos, si son de plástico tipo playa mejor porque se mojarán.

6- ¿Orinal o adaptador?
Depende un poco del niño, yo he probado de todo y lo que me fue bien para un niño no me fue bien para el otro.
Yo creo que lo importante es que lo elija él, que no sea un orinal cualquiera, que sea SU orinal o adaptador.
Si elegimos orinal lo pondremos en el baño como si fuera un water y no lo sacaremos de ahí, cuando vayamos a poner al niño a hacer pipí lo llevaremos al baño y no le acercaremos el orinal al niño.
Hay que tener un cuenta que lo de dejar el pañal es un esfuerzo y debe concentrarse en esa tarea el tiempo que lo pongamos en el orinal. Si se lo llenamos de distracciones como la tele, los juguetes, etc...no se concentrará.

7- Vale, ¿Y ahora qué?.
Una vez tenemos al niño preparado, mentalizado y hemos decidido empezar, el plan de actuación será ponerle en el orinal cada hora mas o menos tanto si lo ha pedido como si no. No hay que caer en el error de, en vez de ponerle a hacer pipí preguntarle al niño si tiene, el nos dirá que no y a los 10 segundos se lo habrá hecho encima.
Lo tendremos un par de minutos sentado esperando y si no ha hecho (que será lo normal al principio) lo levantaremos y ya esta. Sin reñir, sin insistir, sin dejarlo sentado veinte minutos, sin ponerlo cada cinco minutos sino ha hecho y sin hacer de ello ni un castigo ni una tortura.
Si no ha hecho podemos adelantar la hora de espera a media hora y estar atentos a cualquier señal de que tiene pipí como saltitos, cruce de piernas, tocarse (sobretodo en el caso de los niños).
Poco a poco y a medida que le vaya molestando hacerse pipí encima irá controlando más y aprenderá a pedirlo. Y ahí es cuando tendremos que correr, jejeje. Porque al principio el notará que tiene pipí cuando se este mojando.

8- ¿Qué hacer cuando se hace pipí encima?.
Algunos métodos recomiendan no cambiarles inmediatamente y dejarles que se sientan mojados unos minutos, yo solo lo hice una vez como medida desesperada y es algo que aunque tiene lógica solo debéis recurrir a ellos si todo lo demás no funciona.
Lo que hay que hacer es cambiarles de ropa, y ponerles en el orinal incluso antes de limpiarle para que puedan asociar el pipí con el orinal.
Dejarle unos minutos sentados (mientras recogéis el desastre, jejeje) y como no habrá hecho pipí, porque se  lo ha hecho encima, le limpiáis, le cambiáis de ropa y a seguir jugando.
No hay que reñirle, juzgarle o hacerle sentir mal. Tampoco hay que quitarle importancia ni que parezca que no importa si se lo hace encima pues parecerá que no hay consecuencias. Lo mejor es no decir nada y hacer todo esto como una rutina.

9- ¿Que hacer si hace pipí?
Pues una fiesta, en casa tenemos aplausos, gritos, besos y hasta chuches las primeras veces que consigue hacer pipí en el orinal. ¿Os acordáis de la escena esa de "Mira quien habla" que se ponen a bailar por la casa la rumba del pipí? Pues eso!!.
El caso es que el niño entienda que eso es lo que hay que hacer, que lo ha hecho muy bien y que quiera que la fiesta se repita.

10- Salir a la calle.
Los primeros días conviene no cargar mucho la agenda para no pasar apuros y evitar tener que limpiar el pipí en mitad del supermercado, después o ante cosas inevitables siempre le puedes poner (yo opino que de manera ocasional) un pañal de esos pushup dejándole claro que NO es un pañal (sino, estamos perdidos) y llevandole igualmente al baño cada hora como si no lo llevara.

11- ¿También hay que quitárselo para dormir?
Depende bastante del niño. Hay niños que tienen el sueño ligero y una vez lo controlan lo hacen inconscientemente también dormidos. Pero hay otros que duermen más profundamente y no se dan cuenta de que tienen pipí y lo que es peor, no se dan cuenta de que se han hecho pipí y corren el riesgo de dormir mojados toda la noche.
La verdad es que yo les he puesto pañal hasta que he visto que se levantaban secos (que ha sido un par de meses después en el caso de unos y un par de años después en el caso de otros).
Para la siesta un poco lo mismo. Si la siesta es corta y crees que podrá aguantar no le pongas pañal, si te cansas de que se despierte mojado, pónselo. He oido alguna vez que es mejor ponerle el pañal dormido para que no crea que volvemos a atrás. Yo lo encuentro un poco tontería porque me arriesgo a despertar al niño y además se levanta con pañal, por lo que lo nota igual.

12- ¿Cuanto tardará en dejarlo?
Lo normal es que en una semana o dos haga pipí en el orinal aunque sea por caualidad. En controlarlo completamente tardará más, puede que meses y de vez en cuando habrá algún "accidente" ocasional.
No hay que perder la paciencia ni tirar la toalla, igual es el momento de plantearnos una nueva estrategia o un nuevo sistema o de emplear algún truquillo que os explico más tarde.
Tened en cuenta que para ellos es difícil y que es un proceso largo. Sobretodo no hay que reñirles ni hacerles sentir mal.
También he conocido niños que se siguen haciendo pipí encima porque es una manera de llamar la atención de los padres ante un nuevo hermanito, por ejemplo. Plantearos si puede ser ese el caso.

13- Truquillos.
Si van pasando los días y a pesar de hacer todo esto no funciona nada siempre puedes recurrir a unos truquillos que quizás sea la motivación que necesita el niño.
- Premios: Tiene que ser un premio inmediato, pequeño y poco valioso pero que le guste como un cromo, un dibujo, o un caramelo (yo recurro a mis queridos m&m's). No vale con premiarle con ir después al parque o mañana al cine porque él no relacionará una cosa con otra.
- Caras sonrientes: Me encanta lo de las caras sonrientes y podéis aplicarlo en un montón de aspectos de la vida cotidiana.
Se trata de dibujar en pegatinas circulares caras sonrientes en las de color verdes y caras tristes en las de color rojo. Pegar una hoja de papel en la puerta del baño y cada vez que haga pipí en el orinal pondrá (él, él niño) una cara sonriente y si se lo hace encima una cara triste. A él le motivará por un lado pegar las pegatinas y por otro que sean pegatinas alegres.
Existe una variante que es sin caras tristes y que consiste en un regalito por un determinado número de caritas. Por ejemplo: A las cinco caritas, un caramelo (una economía de puntos de toda la vida, vaya).

14- ¿Que hacer si nada de esto funciona?.
Podemos plantearnos si es algo que nosotros no estamos haciendo bien. Puede ser que no seamos demasiado constantes.
Debemos observar cuales son los posibles fallos, si es que el niño no quiere, no está preparado, no nos entiende, se distrae, no le gusta, es demasiado pequeño,...desde ahí aislar el problema e intentar solucionar solo ese punto.
Por ejemplo: Si el niño se distrae cuando tiene que hacer pipí porque se pone a hablar podemos darnos la vuelta y darle la espalda, a veces funciona.
Si es lo contrario, que se levanta y no hay manera de que esté diez segundos podemos darle un cuento (ya sabéis, la lectura en el baño, jejeje).
Si aún así se acerca el invierno y nada de esto funciona, ponemos el pañal y ya lo volveremos a intentar el año que viene.

Y ahora viene cuando os hago trabajar y os pido que dejéis en forma de comentarios todos esos consejos que seguro que se me han pasado. Así todos esos padres primerizos acabarán teniendo una guía más o menos completa con la que no desesperarse.


3 comentarios:

  1. Yo acabo de salir de una operación pañal, la tercera y creo que la última ;-) Mi hija cumple dos años a final de este mes, así que inicié la operación con 22 meses. De mis tres hijos es a la que se lo he quitado antes, pero la verdad es que la veía bastante madura, tenía todo el verano por delante (con las ventajas que ya has comentado) y, además, lo hice con el convencimiento de que si veía que la cosa era imposible, volveríamos al pañal y hasta la primavera que viene.

    Todo el mundo comentaba que era demasiado pequeña y que solo iba a conseguir frustrarla y crearle un trauma, pero nada de eso. La primera semana fue un horror, se hacía pipi encima siempre y muy a menudo, y lo mismo con la caca. Pero de repente, la cosa empezó a ir mucho mejor, cada día aguantaba más tiempo el pipi, aunque no lo pedía aún. Después empezó pidiendo la caca y ya lo tenemos todo perfectamente controlado.

    Yo con ésta no he utilizado orinal, sino reductor. El motivo es que ella estaba acostumbrada a ver a sus hermanos usando el inodoro y quería imitarlos. Para que aguantase sentada más de los 5 segundos que su paciencia le permitía, le ponía en una mesita plegable mi portátil con un concierto de los cantajuegos, que además ella asoció al hecho de hacer caca, así que perfecto.

    En fin, que me he quedado sin bebés, que penita :-(

    ResponderEliminar
  2. Solo comentar que no apuremos la operación pañal cuando los pekes no están preparados. Por culpa de hacer ésto en la guardería, ahora estamos sufriendo un extreñimiento psicológico, y por lo que nos dice el pediatra, cada día es más frecuente este problema por querer correr demasiado.

    ResponderEliminar
  3. Me he leído tosa la entrada. Este mes he comenzado mi operación pañal xq en septiembre ya entra en el cole y es necesario que lo controle. Mi hijo tiene 2 años y 8 meses. Los primeros días le ponía unos ratos en el orinal y para llegar a sentarse montaba unos cirios monumentales. Ahora lleva una semana sentándose en el dos veces al día y consigue hacer pis en el orinal. En la siesta le pongo su pañal y para dormir también. Según he podido ver no lo estoy haciendo bien. El permanece en el orinal 2 horas pero cuando no está en el orinal y tiene ganas se le va. Ahora ya al conseguirlo se pone contento y va a llevarlo al baño para tirar de la cisterna. La caca como que se negara. No se si podríais darme algun consejo. Soy primeriza. Al principio le daba pegatinas. Lo del cuadrante de puntos me ha parecido una gran idea.
    Un saludo. Ana

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...