miércoles, julio 31, 2013

Mis proyectos de verano para hacer con niños (4)




1- Cómo vestir muñequitas de papel. La evolución de las muñecas recortables.
2- Barquitos con pastillas de jabón. Estos van con rio incluido y todo. ¿Te atreves?.
3- ¿Puede haber algo más sencillo que una batalla de agua para sobrevivir a las tardes de verano?. Dale un pulverizador a un niño y le darás el poder.
4-  Más barquitos,, estos hechos con cubitos de hielo. Efimeros, pero muy refrescantes.
5- Como hacer un tricotín con una rollo de papel higienico y unos palitos de polo. Si no sabéis como se emplea un tricotón os dejo un tutorial en este enlace.

martes, julio 30, 2013

"Operación pañal"= Prueba superada.

Estos ultimos días meses hemos estado enfrascados en la temida "operación pañal".
Hace unos días que estamos viendo la luz al final del tunel pero hasta entonces no las tenía todas conmigo.
Y no ha sido porque el niño nº 4 no estuviera concienciado, pues el pobre lleva haciendose a la idea desde que el niño nº 3 paso por el mismo trance el año pasado.
Tampoco ha sido porque el niño no le pusiera ganas, pues le hacía ilusión eso de dejar de ser un bebé.

Lo que ha hecho que esta "operación pañal" resulte dificultosa y eterna ha sido la poca nula primavera que hemos sufrido este año.
Porque. claro, siempre te recomiendan que esperes al buen tiempo para quitarle el pañal a un niño, por eso de que lleva menos ropa, que hay menos riesgo de que se constipe, las toneladas de ropa que tendrás que lavar secarán antes y puedes llevarlo con zaptos impermeables de playa (porque sí, sí, los zapatos también se mojan).
Así que si salía un rayo de sol, alla que iba yo armada con un porrón de calzoncillos y un orinal verde, pero al día siguiente volvía el mal tiempo y, claro, con vaqueros y botas no es muy cómodo hacer una operación pañal y reculabamos.
Así hemos estado entre unas cosas y otras tres meses (que se dice pronto) de poner pañal, quitar pañal aún a riesgo de volver loco a mi pobre infante.
Entre medias hemos tenido la visita de varias enfermedades (entre ellas la varicela) y es que con tanto cambio de tiempo es normal que se les hayan debilitado las defensas, que me las imagino yo, todas escuchimizadas esperando con ansia un rayito de sol primaveral que no llegó.
Por otro lado con un niño febril, constipado o dolorido no es cuestión de tener exigencias de hacia a donde tenía que enfocar el pito...y volvíamos a recular.
Pero hace una semana que nos pusimos "en serio". También un poco presionada porque no me apetecía irme de vacaciones y tener que llevar mil mudas en el bolso y un orinal en el coche por si tenía una urgencia en la playa. Y, aunque al principio pensé que le habíamos trastocado y habría que tirar la toalla, ya llevamos unos días que parece que hemos ganado la batalla.

No quiero decirlo muy algo, pero me parece que me he quedado sin bebés. (Sniff).


lunes, julio 29, 2013

jueves, julio 25, 2013

Mis proyectos de verano que hacer con los niños (3)


1- Me encanta esta mujer y todo lo que hace. 
2- Tiza líquida hecha con maicena, ¿se os habría ocurrido?.
3- Para todas las que os vais de viaje con niños ya estáis preparando esto. Yo estoy en ello.
4- Aprender a contar de una manera divertida, fácil y veraniega.
5- Tizas de hielo. Otra idea refrescante.

miércoles, julio 24, 2013

Escapada a Zaragoza (con niños)


Tal y como os decía ayer hemos pasado el fin de semana pasado en Zaragoza visitando al niño nº 1 que está hasta las narices de estudiar.
Mi marido y yo estuvimos allí hace cinco años con motivo de la Expo, pero claro, era otro plan: Era la Expo y era sin niños.
Esta vez teníamos que llevarlo un poco más preparado.
Me sorprendió no encontrar por internet mucha cosa que hacer con niños. No encontré museos de la ciencia o de historia natural que siempre suelen ser muy socorrido, no encontré zoos, jardines o parques para ellos,...
Solo encontré que el autobus turístico hace una ruta especial a las 20 h pensada para ellos en el que la guía es una especie de payasa que simula ser una productora de cine buscando sus escenarios para su próxima película por Zaragoza.
Pintaba bien pero no echó para atrás el que durase una hora y media y que el recorrido fuera el mismo que para los adultos (yo no sé los vuestros, pero los míos no aguantan ni de broma una hora y media metidos en un autobus).

Lo sustituimos por un paseo por la ciudad a nuestro aire.
Visitamos la Basílica del Pilar, la catedral, el centro histórico y acabamos en el museo del fuego y de los bomberos que nos encantó. (Sobretodo al nº 4 que de mayor quiere ser "pompier"= bombero en francés)


Solo lleva un año abierto y quizás por eso nos atendieron maravillosamente bien. Un bombero de verdad, con uniforme y todo nos acompañó durante la visita ( el museo está situado justo al lado de un parque de bomberos) y nos contó la historia y los secretos de los bomberos de Zaragoza con una paciencia infinita, pues era la hora de la siesta. Nos contó como se preparan y se entrenan los bomberos, como se especializan en rescate, sanitarios, buceadores,... de como han ido evolucionando los extintores, los trajes, las herramientas,...pudimos ver una exposición de cascos de bomberos de casi todas partes del mundo y también nos pusieron un corto del pato Donald en el que es bombero y tiene que apagar un fuego.
Pero lo que más, más nos gustó de todo fue lo de poder ponernos un casco y subirnos a un camión de bomberos de verdad. Ahí ya, fue lo más de lo más.


Como el día no había acabado decidimos ir a la zona de la antigua Expo. Yo tenía mucha curiosidad por ver que habían montando una vez qeu acabo la Expo, pero la verdad es que quedé de lo más decepcionada pues, a pesar de que si que habían trasladado algún edificio público como el Palacio de Congresos, la Seguridad Social o algo de justicia lo demás no solo está vacio sino que lo están dejando morir (y me dio una pena....era una zona preciosa).

Fue como pasear por un pueblo fantasma a treinta y tantos grados, eso sí, que recordad que somos un poco masocas. Se me ocurrirían un millón de cosas que hacer con todos esos metros de edificios (publicas y no públicas) y están dejando que se estropeen, con la de dinero que se invirtió.
Muchos de los edificios están tapiados y llenos de pintadas, las fuentes vacias, los cristales rotos, ...el funicular está ahí, colgando sin funcionar....pero lo que ya me pareció lo más de lo más fue la torre del agua.
Recuerdo haber subido durante la expor y parecerme una torre preciosa, un poco inútil, (tipo torre Eiffel, que también se construyó para una Expo) pero preciosa. En todos los mapas turísticos que nos habían dado salía dibujada y en alguno de ellos osaban a ponerla como emblema de la ciudad, por eso me quedé con dos palmos de narices cuando quise entrar y la encontré, no solo cerrada, sino en bastante estado de abandono.
¿Por qué? Zaragozan@s que me leéis, ¿por qué?, ¿que ha pasado?, ¿que me he perdido?.


Así que lo unico productivo que encontramos para hacer en el antiguo recinto de la Expo fue visitar un acuarium fluvial que han construido en uno de los recintos.
Después de superar la clavada inicial (me pareció un poco caro) nos dimos un paseo por los diferentes rios, desde el amazonas hasta el Ebro viendo todos los pececillos y todas las especies típicas de estos habitats.
Pudimos ver carpas, pangas, neones, y hasta pirañas. A los niños les gustó, sobretodo al nº 4 que todo lo que tenga que ver con animales le vuelve loco.

Como nuestra visita a la Expo acabó antes de lo previsto decidimos explorar el "Parque del Agua". Según nos han contado es un parque que tiene apenas dos años y se hizo en la zona que "sobraba" de la Expo. Hay jardines con vegetación que aún no ha terminado de crecer ,columpios y por lo que pudimos ver hay una zona de restaurantes donde celebran banquetes de boda, comuniones y esas cosas.

Nosotros nos fuimos de cabeza a "Costa Chica" que es una playa artificial (de pago) con colchonetas hinchables, zona de arena para jugar a volley, piscina para bañarte (con orilla) y un bran, gran bar donde poder tomarte algo mientras los niños saltan, botan y juegan.

Nosotros cometimos el fallo de no llevar bañador pero aún así los niños se lo pasaron en grande y a eso de las 20h les hicieron un espectáculo de baile donde porder bailar el gangnam style que fue la repanocha.

Poco después de las 21 y minutos después de haber pedido nuestra cena se puso a llover, que digo llover, se puso a granizar a lo bestia y tuvimos que resguardarnos.
Es curioso, pues el noño nº 1 nos ha comentado que casi todas las noches llueve y nosotros pudimos comprobarlos pues el 100% de las noches que estuvimos ahí ( osea, tres) llovió al hacerse de noche.
¿Es algún acuerdo con los dioses? ¿Ocurre todo el año o solo en verano? ¿O solo este verano? ¿O solo cuando voy yo?.
Curioso, curioso.

Al día siguiente y siguiendo con nuestro tour infantil acabamos en el parque de atracciones que tuvimos que sonsacarle que existía al chico de la información turística pues, a pesar de haberle pedido explicitamente cosas para hacer con niños no lo mencionó hasta que le preguntamos por él.
El caso es que llegamos al parque y...nos encantó. Hay muchas cosas pensadas para los peques, muchas más para ellos que para los mayores y con un límite de estatura bastante corto, así que todos mis niños pudieron subirse a un montón de cosas y pasárselo super bien.
Además, y a pesar de ser domingo, no había demasiada gente por lo que no tuvimos que hacer demasiadas colas.

Tiene una zona de piscinas que se paga aparte y me hubiera metido un buen chapuzón pero tra vez pifiamos e íbamos sin bañador, tuvimos que consolarnos tomando granizados.

Nos fuimos sobre las 7 con los mayores mareados de tantas montañas rusas y los peques agotados pero hiperactivos. Eso sí, nos tuvimos que ir corriendo porque otra vez empezaba a llover (lo dicho, el 100% de las noches.


Nuestras conclusiones de Zaragoza son:
- Parece un lugar estupendo para vivir pues parece ancho, amplio, con gente tranquila y amable pero que no hay demasiado que ver (o no lo cuentan y se lo guardan para ellos).
- A pesar de que no salir en la información turística vimos muchos parques y jardines que podríamos haber visitado si hubieramos ido más días.
- El recinto de la Expo decepcionante y lo de la Torre del Agua incomprensible.
- En general nos gustó y nos llevamos un buen sabor de boca de los que vimos y sobretodo de su gente (que tiene un acento la mar de salao y que ya le han pegado al nº 1).










martes, julio 23, 2013

Estudiar en verano

No se si os conté que las notas del niño nº 1 habían sido desastrosas entre otras cosas porque no ha abierto un libro en todo el invierno. Me he cansado de predicar en el desierto de que por muy comprensivos que seamos con eso de que escolarizarse en otro idioma que no es el materno es difícil, la inspiración y los conocimientos no van a llegar por inspiración divina.
Que precisamente él, que no es francés, debería esforzarse un poco más para ponerse al día, conseguir el nivel y aprobar el curso.
Que si le vemos estudiar y esforzarse no estará obligado a hacer más de lo que es capaz, pero claro, sin abrir el libro y sin pegar palo al agua dificilmente aprobará y ahí si que no nos valen los lamentos.
(Supongo que más de una tenemos este problema cada verano).
El caso es que según el sistema educativo de aquí no sirve apenas de nada lo que haya hecho hasta ahora (por suerte para el nº 1) y se lo juega todo a una carta el año que viene.
Dependiendo de sus notas durante el curso (y solo las de ese curso) y de lo que saque en el examen final (brevet, creo que se llama) podrá elegir una opción de estudios secundarios que va desde bachillerato a lo que en España denominan "garantía social".
La diferencia con España es que no es el alumno el que escoge hacia donde ir, sino un departamento de orientación guiado por tus notas.
Es decir, da igual las ganas que tu tengas que hacer carrera o de ser fontanero, si tus notas no dan el corte no te dejan acceder a esos estudios.
Como todo, tiene su lado bueno y su lado malo.
Vacían las clases de gente desmotivada y que están ahí por obligación pero en mi opinión se los "quitan de encima" demasiado pronto, pues con 15 años es normal que no estés motivado y eso no quita que más adelante puedas sacar unos buenos resultados académicos (no se si después hay otra manera de acceder a los estudios superiores).
El caso es que el nº 1 se lo juega todo a una carta y esa carta ahora mismo no es muy buena.
Hablándolo con él llegamos al acuerdo de que algo había que hacer, que se juega su futuro y decidimos mandarlo el mes de julio interno a una escuela de verano en Zaragoza, que parece ser que es muy conocida, pero que yo nunca había oído hablar de ella hasta que no tuve la necesidad de encontrarla.
Es una escuela que se dedica a hacer repaso, preparar para la selectividad y darles técnicas de estudio a los chicos. Porque muchas veces no es que no quieran estudiar, es que no saben y no saben por donde empezar.
Intentamos dejarle claro al niño nº 1 que para nada es un castigo por sus notas, es una posible solución a ellas y una manera de preparase para el curso que viene que va a ser tan decisivo.
Ya me imaginaba yo que iba a tener que llevar a mi hijo a rastras repitiéndole eso de "es por tu bien" mientras el niño pataleaba y se tiraba de los pelos agarrado al cabezal de su cama, pero me ha sorprendido mucho oirle decir que le hace falta "aprender a estudiar", que es una oportunidad para él y que le hace hasta ilusión.
Claro, que eso fue antes de ir.
Ahora, que ya lleva tres semanas y que solo le queda el sprint final, está un poco hasta las narices de todo. Dice que todos los días son iguales, que estudian muchas horas, que los profes gritan mucho (eso en Francia no pasa y ya no está acostumbrado) y que tiene ganas de que acabe el mes.
Por eso, para que descanse un poco y para subirle un poco la moral ( y que vea que le echamos de menos) decidimos ir a verle este fin de semana pasado.

Ha sido un fin de semana de estar juntos los seis divirtiendonos y visitando una ciudad, que por otro lado nos gusta mucho, Pero eso ya, os lo cuento mañana.


suspenso

lunes, julio 22, 2013

El click de la semana: Todos para uno y uno para todos.


Después de mucho esperarlo (pero mucho, mucho) ha llegado el verano y hay que disfrutarlo. Es tiempo de piscinas, calor, baños, más calor y helados (y más calor).
Aquí está, mis tres pequeños compartiendo helado. Me encanta cuando la niña nº 2 hace de hermana mayor y cuida de los peques.


viernes, julio 19, 2013

Mi boda en Las Vegas


Creo recordar que alguna vez os comenté que yo me casé en Las Vegas. Alguna me instó a contar más detalles y yo quedé en hacerlo, pero nunca volví a encontrar el momento.
Hoy, como dos años después me decido a hacerlo (no sin que me dé cierta vergüenza). ¿Y por qué hoy?. Pues porque hoy es mi aniversario pero mi señor marido no está, pues ha tenido que hacer un viaje express a Mallorca por unos asuntos de papeleo. Así que me pasaré el día acompañada de mis niños y pensado en él y en el día de nuestra boda (ya lo celebraremos más adelante).

No me casé hace tanto tiempo. Tan solo celebramos nuestro cuarto aniversario (parece que hace toda una vida). Cada vez que me quedo embarazada me entra mucho miedo del futuro y me pongo a hacer muchos planes para quedarme más tranquila. Del niño nº 1 me compré una casa, de la niña nº 2 hice testamento y nombré tutores, del niño nº 3 me casé.

No es que fuera algo programado. Ya habíamos previsto un viaje a Estados Unidos (incluyendo Las Vegas entre otros destinos) antes de que naciera el niño nº 3 porque suponíamos que íbamos a tardar en poder hacer un "gran viaje".
Lo del casarnos en Las Vegas es un comentario inevitable que surgió mientras lo preparábamos a modo de broma y que el papá de las criaturas descartó inmediatamente al grito de "¡que tontería!". Por eso me quedé de piedra cuando en Ginebra, nuestra primera escala para Nueva York, se arrodilló y sacó un anillo que había comprado a escondidas.

Teníamos varias opciones, casarnos en Las Vegas, o esperar y casarnos al volver. Pero ¿que queréis que os diga? lo de Las Vegas llama mucho ¿no? y decidimos hacerlo allí.

Después de cuatro días arrastrando bombo por Nueva York aterrizamos en Las Vegas. Lo primero que recuerdo fue el bofetón de calor al salir del aeropuerto (estábamos a más de 40º) y poco más porque entre el yet lag, el calor, el embarazó y la paliza de visitar Nueva York casi solo me desperté para casarme.

Un ratito de esos en los que mi futuro marido me pilló despierta fuimos a ver capillitas. Había de todos los estilos. Podías casarte subido en un cadillac, disfrazado (por supuesto), capillitas cutres, cursis, elegantes, atestadas de gente,...
Nosotros al final optamos por The Chapel of the flowers. Una capillita muy cuca con un nivel de cursilería que podía soportar.

Fuimos a informarnos y nos soprendió la eficacia que tienen y el tinglado que hay montado en torno a las bodas.
Ellos tienen el paquete standard que incluye la ceremonia, el trayecto desde el hotel en limusina, un número limitado de fotos la emisión a través de video-conferencia y un ramo básico. Hay dos paquetes superiores que incluyen otras cosas como un ramo de novia más grande, el ramillete del novio, mayor número de fotos,...
A partir de ahí se abre un sin fin de posibilidades en cuanto a los "extras" que puedes contratar. Desde llegar en limusina por separado, cena para dos la noche anterior, diversas combinaciones con las fotos, distintos tipos de ramo, maquillaje en el hotel, vestido y traje para los dos, etc, etc, etc...
Nosotros contratamos el alquiler de los trajes y poder elegir mi ramo de novia pues odio las rosas y en el paquete solo daban esa opción (un caprichito que me hacía ilusión).


Nos dieron cita para el día siguiente (y porque solicitamos que nos casaran en español, que si no nos casan esa misma tarde)

Nosotros íbamos con lo puesto (yo no sabía que me iba a casar). Lo único que teníamos eran los anillos y porque los habíamos comprado en Nueva York. Así que lo del vestido casi fue una necesidad.
La limusina nos llevó a firmar los papeles al ayuntamiento y después a escoger los trajes.
A él se lo llevaron por un lado y a mi por otro y me metieron en una habitación llena, pero llena de vestidos de novia. Los había de todos los estilos, de todos los tamaños. Yo tenía la dificultad añadida de que estaba embarazada y muchos vestidos no me entraban, así que la infinidad de vestidos de la sala se redujo a dos. Me encantó el que escogí.
Como hubo que arreglarlo quedaron en mandarmelo al hotel ¡esa noche! y ahí estaba cuando llegué (flipante).


Como un día es un día y por mucho que finjamos que no nos importan los preparativos una quiere estar guapa el día de su boda. también contratamos a un señor que vino a peinarme y a maquillarme a la habitación del hotel antes de la boda Yo me sentía como la Pretty Woman de las Islas mientras me arreglaba "El escuadrón del glamour" (literal)

A la hora señalada estábamos los dos vestidos (y yo maquillada y peinada) en la puerta del hotel para que viniera a recogernos nuestra limusina.

La ceremonia fue sencilla, corta, y emotiva. Nos gustó un detalle que nosotros llamamos "la ceremonia de las velas" y que no conocíamos hasta entonces que consiste en que te dan una vela encendida a cada uno con la que prendes con una vela central más grande y apagar después la que tienes en la mano. Simboliza el comienzo de una vida juntos (la vela grande). Nos envolvieron la vela y la tenemos en casa. Se supone que tenemos que encenderla en algún otro momento como el primer aniversario, los diez años de casados o la renovación de los votos.


Solo eché en falta que alguién nos avisara de que tendríamos que haber preparado unos votos pues cuando llegó el momento yo me quedé en blanco (menos mal que mi marido salió al paso dignamente y todo quedó en una anécdota, jajaja)

Después de la boda seguimos nuestro viaje por Estados Unidos esta vez como marido y mujer.

Me encantó mi boda. Me evité todos esos extresses que pasan las novias con tanto preparativo y me pareció de lo más romántico.
se lo recomiendo a todo el mundo (y sale más barato que una boda convencional en España, con el viaje incluido).

 (Mi precioso ramo "cualquieramenosrosas")


Cielo, gracias por estos cuatro años (y todos los anteriores). Por estar a mi lado, por darme cuatro hijos maravillosos y ser como eres.

Por muchos años más.




miércoles, julio 17, 2013

Mis proyectos de verano que hacer con los niños (2)

¿Qué? ¿Cómo lleváis el verano? ¿Mucho calor? ¿a punto de estrangular a algún niño?.
Calma, calma, aquí os traigo una nueva selección de cosas para hacer con ellos y entretenerles (por lo menos un rato).


1- ¿No os comeríais ahora mismo uno (o dos o tres) de estos helados de colores. Están hechos con zumos de frutas 100% naturales y lo de que tenga colorines hace que además se convierta en una manualidad para los niños. Se van poniendo las capas cada media hora de estar en el congelador por lo que ya me veo a los míos con el reloj en la mano esperando que sea la hora de echar la siguiente fruta.

2- Pulseras de hilos. Cada verano la niña nº2 me hace una tobillera de hilos y no me la quito hasta que me tengo que poner medias. Este año es el momento perfecto de aprender alguna técnica nueva. Me he comprado un librito pero además en esta página explican un montón de tipos de como hacerlas.

3- Otros imprimibles, esta vez de monstruos. A mis niños les chiflan los monstruitos simpáticos y seguro que con estos hacen buenas migas.

4- Me encantan los puzzles, me gusta mucho que jueguen con puzzles porque creo que son muy educativos y que hacen trabajan mucho la mente y la capacidad de concentración (no me gusta tanto tener que recoger las piececitas por rincones perdidos de la casa, las últimas fueron detras del radiador). Estos además trabajan las expresiones y los estados de ánimo, que es algo que siempre es un poquito difícil de explicar.

5- Barquitos de palitos. ¿Cómo no los hemos hecho antes? ¡Con la cantidad de palitos que tenemos por el jardín!. A ver como nos quedan.

lunes, julio 15, 2013

La niña del medio


En mi gran familia cada uno tiene su sitio: El nº 1 es "el mayor", la niña nº 2 es "la niña" y el nº 3 y el nº 4 son "los peques" porque apenas nadie se atreve a decir que uno sea más mayor que el otro (ni siquiera ellos).
La niña nº 2 ocupó ese puesto de princesita de la casa y la pequeñita mucho tiempo (quizás demasiado) y aunque adora a sus revoltosos hermanos pequeños e intenta acostumbrarse a su nuevo rol en nuestra familia a veces le cuesta un poco.
Supongo que siempre es difícil ceder tu puesto de golpe, sobretodo un puesto que te encantaba poseer a unos bebés llorones pero graciosísimos que ocupan todo el tiempo y todas las energías de los demás miembros de la familia.
Lo de quedarse atrapada un poco en medio no parece muy divertido. Ni es la mayor para poder hacer cosas de mayores ni es la pequeña a la que todo el mundo le rie la gracia. Ella es la niña, pero no se acaba de acostumbrar pues eso es algo que ha sido siempre y no le ve las ventajas. Ya sabéis, lo de "sindrome del hermano mediano" y todo eso.
El hecho de estar rodeada de varones no le ayuda demasiado, pues supongo que ella preferiría poder enseñarles a maquillarse, a jugar con muñecas y a estar divina de la muerte en vez de tener que arriesgarse a que le den patadas, le tiren un cochazo a la cabeza o enseñarles a hacer pipí de pie.

Yo intento solidarizarme con ella y que vea las ventajas que tiene ser la única chica de la casa pues no tiene que compartir sus juguetes, ni compartir el cuarto, ni el teléfono cuando sea más mayor. Que va a tener un montón de hermanos que la protejan cuando crezcan y un montón de cuñadas a las que convertir en amigas...pero ella sigue sin acostumbrarse a su situación.

A veces me da la sensación de que busca el enfrentamiento conmigo para que le dedique más atención y hay veces que la física me impide alargar más mis días así que he buscado otra solución: "La noche de chicas". Hace unos días decidimos salir a cenar ella y yo solas. Nos pusimos guapas, con vestido mono, tacones y toda la parafernalia y nos fuímos a cenar a donde ella eligió. Hablamos de nuestras cosas, me sometió al tercer grado sobre mi pasado como hace siempre. Me preguntó sobre las cosas que jugaba cuando era pequeña, las canciones que cantaba, mis cosas preferidas y como conocí a mi marido y después de tomarnos un postre enorme nos fuimos de copas "sin alcohol" y seguimos hablando alrededor de un coctail de frutas hasta que sus bostezos nos hicieron irnos a casa.
Fue una bonita noche y hemos quedado en repetirla a menudo.



Me gusta compartir esos momentos con ella. Hablar de las cosas que a "los chicos" no les interesa. Que me cuente sus secretos, sus historias con sus amigas, sus miedos y sus sueños.
Hemos empezado a crear una bonita tradición, espero que podamos continuarla durante muchos años.

El click de la semana: Comparte tu coca-cola.

Además de los cambios "fisicos" (o sea se, de diseño) que he hecho últimamente en este, vuestro blog, también he tenido tiempo de pensar algunas cosas e introducir varias secciones. 
Una de ellas es "La foto de la semana".
Muchas de vosotros seguro que conocéis instagram. Y sino no pasa nada que yo os lo cuento. Es una aplicación para móvil en la que se pueden hacer fotos y compartir con quien te sigue. Hay quién les pone hangstags (¿se escribe así?) pero yo, que apenas se que twiter existe me queda grande ese asunto.
El caso es que a veces estas tomándote un helado y le chorrea por los churretes al niño nº 3, pues click, foto. O te descuidas un momento y el nº 4 se mete de cabeza en la piscina hinchable, pues click, foto (¿Por qué será que siempre el pequeño es el más trasto?).
Yo lo empleo como una herramienta para poder plasmar pequeños momentos, esos que no vale la pena dedicarle un post o apenas un comentario, pero quiero recordar porque me parece precioso y estamos en una fase constante de "primeras cosas" que no me quiero perder.

Por eso nace esta sección. Al cabo de la semana hay muchos click que no merecen mención pero yo seleccionaré uno y lo compartiré con vosotr@s.



El de hoy es este. Para los que no sepáis francés en la lata pone: "Comparte una coca-cola con un amigo".
La coca-cola era mía, por supuesto y la compartí con mi pequeño nº4. Ni que decir tiene que no la recuperé (bueno es el nº4) pero ya se quedó inmortalizado el momento coca-cola de mamá para siempre.

¿Os gusta la nueva sección? ¿Seguimos?.


jueves, julio 11, 2013

Seguimos con los cambios.

Seguimos con los cambios, después de haber cambiado de sitio media casa, como ya os conté aquí y estar haciendo "obras" en mi otro blog, este, el vuestro también ha pasado por la fase de chapa y pintura y ahora luce nuevo aspecto.

No he querido cambiar muchas cosas porque hace poquito que (creo), lo cambié y me gustaba mucho el diseño, pero no me convencia mucho eso de no poder poner las fotos en "extra grande", con lo que me gustan a mí las fotos, po dió. Y claro, primero cambias una cosa, eso te obliga a cambiar otra, ya que estas cambias una más y cuando te quieres dar cuenta lo has toqueteado todo, codigo html ese misterioso incluido.

Y a todo esto' ¿que os parecen los cambios? ¿cómo lo véis? ¿todo correcto?, ¿me he cargado algo irreversible? ¿echáis algo en falta?, ¿algún consejo y/o sugerencia? ay, iluminadme, iluminadme!!!.



miércoles, julio 10, 2013

Mis proyectos de verano para hacer con niños

Ha llegado el verano (por aquí más tarde de lo normal) y quitando las afortunadas que vivan al lado de la playita, piensen irse de vacaciones dos meses o dispongan de una abuela/tía/amiga masoca y voluntariosa que quiera hacerse cargo de los niños todo el verano nos va a tocar tener unas fieras morenas y acaloradas con mucho tiempo que ocupar (y normalmente sin saber como).
Nosotros, por el momento hemos comprado una tele y una piscinita para el jardín, así, todo junto que así parece más guay.
Pero el día es largo y se aburren de todo, por eso he preparado unos cuantos proyectos para hacer con ellos y del que poder echar mano cuando esté apunto de estirarme de los pelos.

¿Queréis vernos? Ahí va.


1- Brochetas de fruta. No pueden ser más apetitosas, y la idea no es sólo que ellos se las coman, sino que también las hagan.

2- Peces de colores con platos de papel. Diseños sencillos para los más peques (con ayuda de mamá). Quedarán genial después decorando la habitación.

3- Fresas de chocolate. Me los imagino ahí haciendo chup-chup en el chocolate fundido y mojándola después en los confites. Hummmmm!!!.

4- Sellos de patata. ¿Quién no ha hecho esto alguna vez? Para estampar en camisetas, bolsas de tela, cartulinas, paredes, sofás,...ay,ay,ay.

5- Un imprimible gratis para que los peques puedan pintar las caras. Fácil, fácil para los peques y todo lo creativo que quieran los mayores.

Mi idea es hacerlos todos, ya veremos cuantos hago al final e ir poniendo más durante el verano. ¿os animáis y los hacéis conmigo? Quiero ver vuestras fotos, ¿eh?.
Yo también pondré las mías.

lunes, julio 08, 2013

Cambios, cambios, cambios

Todo empezó hace un par de días cuando mi marido me sugirió que para trabajar este verano, con tantos niños gritando y corriendo por la casa (porque sí, en mi casa los niños gritan y corren todo el rato y parece una casa de locos más que un hogar) le iría mejor instalar su despacho en nuestro cuarto en el piso de arriba para poder "aislarse" más.
No es la primera vez que compartimos dormitorio y despacho en la misma habitación pues nuestra familia ha ido creciendo rápidamente y cada vez hemos necesitado más habitaciones para convertirlas en dormitorios.
Él siempre presume de que en realidad no necesita mucho espacio, que con una mesa y una estanteria para sus papeles se apaña.
Ese pequeño cambio de llevar una mesa a nuestro dormitorio nos supuso que le quitaramos su estanteria a los niños (que antes era nuestra) para que él pudiera utilizarla. Eso nos dejó mucho espacio en la habitación de los peques y decidimos cambiar la distribución de los muebles.
Como necesitaba una algún sitio para guardar lo que antes guardaba en la estantería les instalé el zapatero de la entrada (otra estancia de cambios).
Y claro, ahora teníamos una habitación vacía así que hemos decidido emplearla como "cuarto de juegos" a ver si así los juguetes dejan de estar esparcidos por todas partes y nos atrevemos a comprar una tele.
Rauda y veloz me fui al Ikea (al que adoro) a comprar muebles jugueteros para guardar la cantidad de juguetes que saqué de su habitación y con un poquito de aquí y un poquito de allá nos ha quedado un cuarto la mar de mono y que a los nenes les encanta.
También las estanterías que había en el despacho con la colección de películas del señor marido había que ponerla en algún sitio y claro, en el cuarto de juegos durarían 3'4 segundos antes de que las fiera aprendieran lo divertido que es sacarlas y tirarlas por el aire. Así que se fueron al comedor y otra vez a mover muebles, jejeje.


Pero no creáis que acaba ahí la cosa. En medio de todo mi locura cambia-muebles (en pleno julio, que ya me vale) se me ocurrió meterme en el cuarto de la niña nº 2 y también cambiamos todos lo muebles, quitamos juguetes, cajas y cuadros infantiles y lo decoramos ya para una niña mayor (o como mínimo preadolescente, que no me queda nada).
Además heredó nuestra tele y después de meses sin poder verla se metió en su nueva habitación y aún no ha salido.


Al del niño nº 1 aún no me he metido, pero todo se andará.



viernes, julio 05, 2013

Las notas!!!

Parecía que no. Parecía que no sobreviviríamos a junio. Hubo momentos en el que tuve serias dudas. Sobretodo el día que me ví con 5 niños en casa (hemos tenido la visita de una amiguita de la niña nº 2), el nº 1 trajo las notas (y ha sido un drama) y descubrí que al niño nº 4 le habían salido unas "pupitas" sospechosas que nos confirmaban que el nº 3 le había contagiado de varicela. (Ala. Otra vez todos metidos en casa).
Ya os podéis imaginar que acercarme al ordenador ha sido casi imposible. Las veces que he podido mandar un e-mail y mirarme un poco los billetes de avión para las vacaciones de verano han sido tan escasas como milagrosas.
Pero lo conseguimos. Y ojo, que lo digo el 5 de julio, que no las tenía todas conmigo. Pero sí, sí, parece que sobrevivimos.

Y llego el día ansiado. ¡Hoy es el último día de curso! Y tengo las mismas ganas (o más) que ellos de que acabe ya de una pastelera vez a ver si así viene el verano del todo.

Se acabó el madrugar, el acostarnos prontito, el estar metidos en casa. Desde hoy ya podemos hacer excursiones, ir a los lagos, cenar en el jardín....No es que antes no pudieramos, es que el sol no terminaba de enterarse de eso de que ya es verano.

A la marabunta de festivales, actuaciones y exhibiciones de fin de curso nos siguen una avalancha de trabajos escolares, cuadernillos de dibujos, carpetitas de fichas, fotos de clase y las temidas NOTAS. 
Las del niño nº 1 llegaron hace más de una semana y han sido catastróficas. 

Nosotros somos comprensivos....Es en francés, no dan los mismos temas, no tiene la misma base....todo lo que tú quieras, pero es que el niño no pega sello y, claro, como va a aprobar.
Y ya esta en la fase que se juega cosas importantes, que sino aprueba igual no puede estudiar lo que el quiera (que por otro lado no tiene ni idea de que quiere hacer después, ¿la sopa boba?).
Como consecuencia se ha ido de cabeza a una escuela de verano y ahí está.
Yo esperaba drama, llantos, tragicomedia...cuando le dimos la noticia y me sorprendió mucho ver que comprendió que era por su bien, que le haría bien y que era necesario ( o lo comprendió o se la refanfinfla todo).

Menos mal que tanto la niña nº 2 como el niño nº 3 han traido buenas notas. 
El niño nº 3 solo ha suspendido en hablar (seguimos yendo a la logopeda) y la niña nº 2 ha aprobado todo hasta las asignaturas "que no entiende porque tiene que estudiar" como poesía.

Enhorabuena chicos, el año que viene más y mejor y ahora a disfrutar del merecido verano.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...