domingo, mayo 19, 2013

Ufff, que pereza da cumplir 36 !!!.

Pufff....que pereza....un año más......ahora a volver a hacerme a la idea y a sumar uno otra vez.....y a soplar velas.....y a hacer recuento del año......y encima esta vez 36......con lo que me gustaba a mi el 35 que estaba ahí en medio de ninguna parte.....el 36 no me gusta nada.....que lo veo yo muy cerca de los 40........en fin......vamos a allá.....

¡QUE ES MI CUMPLE!

Y nada más y nada menos que treinta y seis.
Solo pido una cosita sol, sol y más sol. Aunque sea solo un poquito. Que este invierno está siendo el más largo de mi vida. Joer, que cada año celebro mi cumple en manga corta y este año aún no hemos soltado el abrigo y eso no está bien, que eso afecta a la salud. Que me he encontrado las primeras arrugas y lo llevo muy mal (Francia no me está sentando bien), yo, que me encontraba joven, atractiva y dinámica. Tan dináica, tan dinámica que no tenía tiempo a encontrarme esas arruguillas que me estaban esperando ahí para darme de bruces con la realidad.
Y es que el tiempo pasa para todos (vaya mierda, ¿no?).

Este año además no espero demasiados regalos porque ya me autoregalé yo sola mismamente ( que yo para comprarme cosas me basto y me sobro) una cámara de fotos superchupitrónica de la que ya os enseñaré los resultados cuando consiga que los niños no salgan despavoridos cuando me ven con ella en la mano y consiga fotografiar algo que no quede borroso (¿una flor?).

Además este año lo celebro con abuela incluida, que a venido a vernos después de pegarse un mega crucero alrededor del mundo y que le ha durado nada más y nada menos que cuatro meses.

Y ahora, sin más preámbulos y siguiendo con la tradición vamos con la lista de objetivos, a tirarnos de los pelos (los porcos que nos quedan) antes de soplar las velas.

1- Seguir perdiendo peso. Después de las fiestas de navidad nos dimos cuenta de que ni mi marido ni yo entrábamos en nuestra ropa. Y no se porque, total, solo nos metimos cuatro cajas de bombones y m & m's por un tubo (que aquí no hay turrones y algo había que hacer). Estuvimos dos meses a regimen y perdí nueve kilos de los que mucho me temo que ya he recuperado alguno. ¿Empiezo la operacion bikini? Uy, que perezaaaaaa.

2- Plantar un árbol. Esto sí, esto sí. Lo plante la misma semana de mi cumpleaños del año pasado. Un cerezo nada menos y...NO HA MUERTO!!!. ( Eso si, tampoco ha crecido mucho).

3- Terminar un libro que estoy escribiendo. Me plantee lo de convertirlo en página web y la verdad es que no tenía sentido con mis pobres conocimientos de diseño gráfico, así que lo que hice fue comprarme un cuaderno y ahí estoy.

4- Pensar alguna manera original de celebrar nuestro aniversario de bodas. De este año no pasa, algo se me tiene que ocurrir ¿ideas?.

5- Aprender francés. Sigo en ello.

6- Apuntarme a algún curso de algo que me guste y que me apetezca. La verdad es que lo intenté, juro que lo intenté, pero entre la poca oferta y lo dificil que lo ponen pues no lo conseguí. Ahora tengo intención de empezar uno de fotografía on-line. A ver si saco el tiempo.

7- Conseguir tener horno en la cocina, que aún nos estamos peleando con el dueño. Lo conseguimos, costó (un infierno) pero lo conseguimos y me cansé de hacer pizzas, cupcakes, bizcochos y patatas asadas,mmmm!!!.

8- Terminarme todos los libros que me he bajado con la emoción del kindle nuevo. Hombre, todos, todos, no, pero termine bastantes....y puse otros muchos. Va bien la cosa.

9- Proyectos varios en mi otro blog. La verdad es que lo tengo bastante abandonado tengo que plantearme hacer algo con él, pero es que el tiempo no me da para más ¿como lo harán las bloggeras?.


Y ahora los objetivos para este año:

- Aprender a usar la cámara superchupimegatrónica que me acabo de comprar y hacer fotos maravillosas.
- Viajar un poco más a menudo a Mallorca, que los inviernos se me hacen muy largos.
- Programar más manualidades con los peques para los días de lluvia.




lunes, mayo 13, 2013

Ta-ta-ta-ta-ta-tartamudez

El niño º 3 pronunció su primera palabra (patata) antes del año (Dios mío, no me acuerdo de la edad exacta!!!! soy un desastre). Desde entonces ha hablado siempre con un lenguaje particular que solo entendemos los que vivimos con él.
No solo pronuncia con su "lengua de trapo", sino que tambien se inventa palabras para hacérselo más difícil a quién no conoce la jerga.
A pesar de eso pronunciaba frases completas desde muy pronto y empleó los verbos compuestos, los pronombres y los géneros más pronto aún (osease, pronto para su edad). El problema es que nos dimos cuenta que había varios sonidos que no pronunciaba por lo que hacía que todas sus palabras se pareciesen demasiado. Todo estaba plagado de T, P, M, C, R, N (que no RR) y echábamos a faltar prácticamente todas las demás (S, BR, PL, L, RR, LL, FR, B,...)
Cuando lo comentamos con la pediatra nos dijo que aún era pronto para hacer nada pero nosotros desde casa, y de vez en cuando (cuando nos acordábamos y veíamos que el niño estaba predispuesto que ya es dificil) intentábamos que dijera por lo menos la S y le felicitábamos saliera como saliera, que la mayoría de las veces era que no.
Él, listo, enseguida se dio cuenta que no le salía igual que a nosotros y nos soltó que él no podía decirla porque tenía los dientes Grrrr. Y eso significa nada más y nada menos que tiene los colmillos bastante grandes en proporción con el tamaño de su diminuta boca y no le deja cerrar la boca ni juntar los dientes y por supuesto, pronunciar como toca (o eso creemos).
Para descartar algo físico y que algún especialista nos dijera que hacer intentamos pedir hora con un gabinete de logopedia aquí en Francia y digo intentámos porque esto fue por marzo y aún estamos esperando a que nos llamen cuando se pongan de acuerdo como repartirse los pacientes nuevos los tres logopedas del susodicho gabinete. (seguimos tropezando con la eficacia del sur de Francia).

Mientras tanto mi niño no ha hecho más que empeorar.
Antes tartamudeaba un poquito, con algunas palabras y algunas veces pero hemos visto un empeoramiento brutal y ahora necesitamos nuestro tiempo para escucharle y que se decida a arrancar (y lo hacemos).
Sin saber a quién recurrir mientras los logopedas se deciden miré por internet algunas nociones de si debía preocuparme o no (mal hecho, en internet siempre encuentras motivos para pensar que te espera una muerte inminente de un sarpullido).
Lo poquito que descubrí me dejó un poquito más tranquila y lo comparto aquí, agrupado y resumido por si alguna se encuentra en la misma situación:
Parece ser que este tipo de tartamudez es bastante común, sobretodo en los varones. Aparece desde el momento en que el niño quiere empezar a construir frases con varias palabras (a partir de los 15 meses) y se encuentra con el problema de que tiene un vocabulario muy limitado, como consecuencia se le atascan las sílabas pero suele desaparecer solo.
Se diferencia de la verdadera tartamudez en que normalmente nos la encontramos en las primeras sílabas y no en cualquiera de la frase. Tendríamos que plantearnos llevarlo a un espacialista si sigue tartamudeando a partir de los cuatro años o si al tartamudear le tiembla la mandíbula.

¿Que no hacer?

Siendo tan pequeño, debes tener en cuenta que él no nota que repite sílabas y si le corriges o intentas que lo repita de una manera forzada se irá dando cuenta de que no habla bien y se pondrá más nervioso cuando tenga que hacerlo.
Por supuesto no hay que castigarle (¿a alguien se le ocurriría?) pero tampoco sobreprotegerle en exceso, o burlarte de su tartamudez.
Intentar corregirlo insistiendo o exigiendo puede ocasionar que los sintomas persistan o incluso se refuercen.

¿Que hacer?

Lo más importante es tener paciencia a raudales. En nuestro caso particular hemos implicado a los mayores y estamos todos esperando a que el nº3 acabe de contar lo que quiere decir, que por otro lado ya todos lo sospechamos. Pero ahí estamos todos, esperando nuestro turno hasta que él termine.

- Escuchar siempre. No meterle prisa, interrumpirle,...Escúchale sin prisas.
- Háblale a menudo, vocalizando despacito con buena pronunciación, con un leguaje correcto y utilizando frases cortas. Leer cuentos y jugar con las marionetas son buenos ejercicios de vocalización. Repetid los nombres de los animales, personas, cosas,...
- Realiza ejercicios de fonación: Aprender a soplar, imitar el sonido de una moto, hacer la serpiente, jugar con la lengua dentro y fuera de la boca,...






Todo lo que he leído por internet tiene que ver con factores psicológicos como que el niño no se siente seguro, se encuentra presionado o se pone nervioso pero, sinceramente, no creo que sea el caso. Nosotros hemos aplicado estos consejos por casualidad (o por sentido comun) desde siempre. No hay una pauta de cuando tartamudea y cuando no. No coincide que no tartamudee sino le estoy mirando o que lo haga más si le estoy riñendo.
Yo tengo mi propia teoría de que el francés tiene algo que ver.
Estamos a punto de acabar el curso y aunque parece ser que el niño nº 3 no habla demasiado en el cole ya lo entiende todo. Quieras que no pasa muchas horas allí dentro oyendo francés.
Yo creo que tartamudea porque esta pensando como decir las palabras, como separar la que necesitamos oír nosotros y mientras lo piensa, pues tartamudea (¿suena muy disparatado?).

Resumiendo que espero que os hayan servido de algo los consejos que os he rescatado por ahí y nosotros seguiremos esperando a que nos llamen los logopedas de las narices (o lo llevaré este verano a España).


domingo, mayo 05, 2013

Nadie podrá decir que lo haceis mal

En mi última visita a Mallorca coincidí con un primo mio con el que siempre he estado muy unida. Ahora, entre la distancia y las vidas y retoños de cada uno coincidir resulta a veces un poco complicado. Pero siempre se agradece reunirnos alrededor de un café y recordar los viejos tiempos.
El mes que viene será papá por segunda vez y como no podía ser de otra manera adora a sus hijos y a su mujer y es algo que se percibe y se palpa en cada gesto.
Hace muchos años coincidimos los dos en un curso de Recursos Humanos que fue de todo menos lo que yo me esperaba. No se si todos los cursos son así, si los recursos humanos se basan en eso o si fue esa profesora en particular, pero ese curso nos hablaba de la vida como la manera de enfrentarnos a ella y no solo como encontrar o mantener un trabajo. Nos hacía reflexionar sobre que somos, que sabemos hacer, que nos gusta, que nos hace felices o infelices y que queremos conseguir de la vida. Ya sabéis, el típico "de donde venimos, a donde vamos" pero con matices técnicos.
El caso es que, yo no lo recuerdo, pero mi primo me comentó que en un momento de ese curso la profesora me preguntó si creía que yo era buena madre y que yo contesté que no lo sabía, que yo solo lo hacía lo mejor que sabía pero que esa pregunta tendrían que hacérsela a mis hijos (entonces tenía 2).
No recuerdo para nada ese momento pero mi primo me confesó que le impresionó mucho mi respuesta y que ha pensado en ella muchas veces, sobretodo desde que él mismo es padre.
Si hoy me volvieran a hacer la misma pregunta volvería a contestar lo mismo. Yo no puedo decidir si soy buena madre pues puedo equivocarme porque soy persona. No puedo tener la certeza (creo que nadie puede tenerla) de que lo estoy haciendo bien. Lo que se seguro, lo que puedo afirmar rotundamente y lo que me esfuerzo por ello cada día es hacerlo lo mejor posible.

Así que hoy, en el día de la madre os dedico este post a todas aquellas que tenéis dudas, que tenéis miedos, que os sentiis juzgadas, presionadas y cuestionadas.
Hacedlo lo mejor que sepáis, pero hacedlo con convición y nadie podrá decir que lo hacéis mal.


jueves, mayo 02, 2013

Sumando velas

A veces no me quiero dar cuenta de que el tiempo pasa, mucho y muy deprisa y que no me he dado cuenta y mi nº 1 cumple nada menos que 14 años (si es que aún no me lo creo cuando lo pronuncio). Catorce años, que se dice pronto.
Si hasta hace nada llevaba pañales y hoy se afeita.
Pero la vida es así.
Ha sido un año de muchos cambios para el niño nº 1, pero sobretodo ha sido el año de las primeras veces. Este año pro primera vez ha hecho de canguro de sus hermanos, se ha afeitado por primera vez, ha ido en autobus solo por primera vez y sobretodo, sobretodo tuvo su primer san Valentín y se atrevió a pedirme dinero para comprarle un bombón a una chica con forma de corazón. Se me pusieron los pelos todos tiesos del susto que me dio, pero no me quedó más remedio que darle el dinero. El nº 1 es un niño muy reservado y no se bien como acabó la historia, pero mucho me temo que este año ha sido tambíen la primera vez que le han dado calabazas.

Ahora empieza un año nuevo para él, llenos de planes, de proyectos y de dudas.
Estos años marcarán su futuro y su vida y tendrá que tomar muchas decisiones que definirán su futuro. Es inevitable caerse, pero es obligatorio levantarse, y allí estaremos todos apoyándole, y animándole porque nuestro gran niño nº 1 nos necesita todavía respaldándole aunque no quiera reconocerlo.

Que pases un feliz cumpleaños, cariño !!



miércoles, mayo 01, 2013

Feliz día del ¿trabajo?

Estando en Barcelona tuvimos la oportunidad de ver el telediario (en Francia aún estamos sin tele) y la verdad es que fue sorprendente el contraste de la manera de contar las noticias de un país a otro.
En Francia pasan de puntillas por las noticias internacionales, son ajenos a los problemas y llenan el espacio con lo bonito que es ir al mercado de Lille (la "cultura de los mercados" francesa es algo que no termino de entender) o que ha empezado la temporada de caracoles. Terminas de ver el telediario con el tiempo meteorológico y te deja hasta buen sabor de boca porque parece que todo va bien.
En España todo es mucho más catastrofista. Las noticias sobre la crisis y derivados (paro, escraches (que aún estoy averiguando lo que es), impuestos, desahucios, ...) junto a la corrupcion y el patio de colegio que montan nuestros políticos hace años que monopolizan las noticias. El resto del tiempo se habla o de malos tratos (y es sorprendente porque aquí ni se mencionan, ¿será que es verdad que a los españoles nos va el morbo?) y los deportes que para mi es inexplicable.

En Francia vivimos en una burbuja en las que apenas nos llegan las noticias de España y las que llegan casi nunca son buenas. Así que ver dos o tres telediarios seguidos  ha supuesto para nosotros un bofeton de pesimismo (¿o realismo?).
Será porque yo tengo la intención de volver algún día a España y parece que nuestro querido país se va a la mierda. No quiero tener que condenar a mis hijos a un futuro negro sin oportunidades y con pocas posibilidades solo por mis anhelos y mi nostalgia.

Soy consciente de que las cosas allí están muy mal, mucho peor que cuando nos fuimos y ya me parecía grave. Parecía que a pesar de todo ya habíamos tocado fondo y la cosa tenía que empezar a remontar (¡que ingenuos!).
Después de eso llegaron los desahucios, y mucho peor, los suicidios por los desahucios. La corrupción en nuestro país parece que no tiene límites y solo hace falta escarbar un poco para encontrar que la gran mayoria de quienes nos gobiernan están implicados en alguna trama. Lo que ya no tiene nombre es que lo esté también la casa real. Yo, que debo ser especialmente ilusa no lo entiendo ¿porque?, ¿que necesidad tenían de robarnos?.
El indice de paro sigue creciendo y muchas, muchísimas personas han tenido que buscarse el futuro al otro lado de nuestras fronteras (otra vez). ¿Que pensarán esas personas que se quedan que han sido hijos de emigrantes y padres de emigrados?.
Hoy, ironicamente es el día del trabajo y haciendo balance veo que entre mis amigos ya pesa más el lado de los que no tienen trabajo que el lado de los que si lo tienen en la balanza del empleo y es triste. A mi me duele porque son los que me tocan, pero se que como ellos hay (desgraciadamente) millones.

Así que hoy nos queda poco que celebrar, pero para los que pueden, para los que resisten, para los que se enfadan y para los que se solidarizan, por nosotros, nuestros hermanos, sobrinos, maridos y sobretodo por el futuro de nuestros hijos celebremos, sonriamos y trabajemos.

¡Feliz día del trabajo!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...