sábado, abril 13, 2013

Me he vuelto hippie

Antes de seguir leyendo todos y todas tenéis que hacer el juramento solemne de "no me voy a reir de las cosas que le pasan a Elena". No, una sonrisa picarona tampoco me vale, ni una mueca, ni siquiera enseñar uno de los dientes. A ver, a ver, levanta la mano derecha (¿o era la izquierda?). ¿Hecho? Allá voy.
¿Os acordaís de esto?


He dicho que nada de risas. Esto ocurrió en enero del año pasado. Al número 3 no se le ocurrió otra cosa que estampar uno de sus coches en nuestra adorada e idolatrada tele. (En su defensa diré que no lo hizo a propósito y que él sufrió su ausencia como el que más).
Pues después de un tiempo prudencial sin tele  después de la tragedia (como un mes). Papá pensó que ya habíamos sufrido bastante ya que al fin y al cabo los demás no teníamos la culpa de las gamberradas del nº 3 y compró otra tele exactamente igual. Claro, como era nueva (tenía un año cuando se rompió) y él estaba tan contento...que si la calidad de imagen, que si el tamaño perfecto,...que si patatín y patatán. Total, tele nueva al canto.
Un año después, una mañana como otra cualquiera, de esas que quiero matar al nº 4 porque no para de perseguirme por la casa para pedirme cosas decido pornerle la tele.
No funciona. Que raro. Pero no me extraño, primero porque yo soy así y después porque le caigo muy mal a los aparatos y nunca quieren hacerme caso.
Por la tarde, después de un día de mucho follón se lo comento a papásolucionamelotu y descubrimos para desgracia de mi pobre corazoncito que la tele vuelve a lucir una bonita estrella en una de sus esquinas (oooooh, tenéis que decir vosotros espeluznados).
Sospechamos del nº 4, más que nada por eliminación ya que los otros tres estaban en el colegio y en el caso de que alguno lo hubiera hecho con nocturnidad y alevosía el único sonambulo es también el nº 4.

Pues si, otra tele rota, un año ha durado esta también y papá ha dicho que ni de coña compra otra por lo menos hasta que civilicemos a los retoños (y para eso queda un rato) que tontos no somos.

Así que nos hemos convertido sin comerlo ni beberlo en una de esas familias extrañas que no se sientan a ver la tele junta, que no debaten las noticias, que no se pelean por el mando a distancia (y que no lo pierden), que no se sabe toda la programación del disney channel,... y que no tiene ese aparatito maravilloso para entretener a unos niños pelín asalvajados en las laaaaaaargas tardes de lluvia (que por aquí parece que son muchas).
Y ¿quién lo sufre? ¿los niños? Nooooooo.
Yo lo sufro, que además de que me he quedado sin tele, con lo que me gusta a mí eso de repantingarme en el sofa después de que los peques se hayan dormido. Acurrucarme bajo la manta y escuchar un poquito de español.
Además de eso ahora tengo que buscarme mil y una maneras de sustituirla y entretener a los niños para que no se maten entre ellos.
Así que me he hecho un alijo secreto (que ya han descubierto, creo que no soy muy discreta) donde guardo mogollón de puzzles, pinturas, alfombrillas para pinchar, cuentos de colorear, rotuladores, plastelina, globos, sellos de estampar, un kit para hacer molinillos de papel, pegatinas de piratas,...todo lo que se me va ocurriendo que puedan tenerlos entretenidos diez minutos.
Lo malo es que por mucho que lo he intentado esos diez minutos de entretenimiento han de ser conmigo y mi tiempo se ha reducido a la minima expresión (vamos, que ni ir a hacer pis puedo ya).
Yo sigo poniendole velas a San Crispucio para que traiga el sol ya, a ver si así por lo menos podemos salir al jardín y podemos jugar al aire libre mientras yo me miro los pies o cualquier otra estupidez que ahora no puedo hacer.



(Inventario de teles rotas)

10 comentarios:

  1. Hija que quieres que te diga, quitale la pantalla, que sólo quede el marco y que os hagan un teatro de marionetas a vosostros para compensar, o que os lean el periódico en plan telediario. Es que no hay forma. ¿Lo de poner la tele detrás de unos barrotes de hierro?... con un poco de suerte el juguete pasa justo en medio de los barrotes y así podeis decir aquello de que no hay dos sin tres. En fin, buena suerte y que te sea leve. Espero que salga pronto el sol. Hasta pronto Elena.

    ResponderEliminar
  2. Lo del marco para marionetas está bien.. ¿no os cubre ningún seguro de accidentes? Por responsabilidad civil de algún visitante he oido que se puede recuperar teles. Suerte!

    ResponderEliminar
  3. Ufff, qué mal lo tienes, soy muy sincera, no?porque cuando ya no puedo más, les pongo la tele y como tu dices al menos te da para ir al baño, más no porque el pequeño se empieza a aburrir y ya que si toco esto, lo otro, pero con la mayor me funciona, de hecho la tengo a mi vera tranquilita mientras que el pequeño está castigado en su habitación...ánimo y que el sol venga pronto!!!

    ResponderEliminar
  4. madre mia del amor hermoso

    ResponderEliminar
  5. Hola. me gusta el reto que te planteas vivir pero por si te interesa, estoy registrada en la pagina de Groupon y hay una oferta de un televisor LED LG de 50'' por 499€(sin descuento vale 749€).
    Si quieres que te pase el link de la oferta me lo dices. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Madre mia Os toca intalar la tele en el techo a ver si no le hechan mano...

    ResponderEliminar
  7. Aich, gracias a todas por vuestros comentarios,vuestra solidaridad y vuestras ideas.
    Lo del teatrillo para marionetas...lo he pensado, pero es que no me entretiene igual, que le vamso a hacer. Lo de los barrotes...tambien lo he pensado, pero es que no se ve igual....claro.
    Y lo de colgarla del techo...es que son capaces de tirarle algo tambien.

    Lo de las teles no es que sean caras, podríamos comprar otra pero si tenemos la expectativa de que nos va a durar un año, pues como que no.
    Por ahora vamos tirando con el ordenador que por lo menos nos quita un poco el mono de ver alguna peli y los mayores ya están ahorrando para comprarse una para sus respectivos cuartos y parece una solución. Ya os iré contando los avances. Snif, snif.

    ResponderEliminar
  8. A mi me pasó lo mismo con una tablet...dos meses nos duró exactamente..

    ResponderEliminar
  9. Me parece muy bien vuestra decisión. Aunque en ciertos ratos echéis de menos mirar la caja tonta, vuestros hijos aprenden, se me ocurre, al menos dos importantes lecciones:
    - Que lo que hacemos tiene su eco en la eternidad (rollo gradiator). O sea, que todo tiene sus consecuencias.
    - Que hay infinidad de cosas más allá de las maquinitas y la tecnología para entretenerse, y que entre cuatro hermanos, las ideas para ello no pueden faltar.
    Piensa que cuando sean mayores, no se acordarían de los ratos embobados delante de la tele pero sí que se van a acordar de los grandes momentos que pasaron juntos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. totalmentísimo de acuerdo con el comentario anterior. ¿Para qué repetirme?

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...