lunes, abril 29, 2013

Vacaciones en Barcelona (con niños)

Ahora mismo nos encontramos en el ecuador de las fabulosas y fantásticas últimas dos semanas de vacaciones escolares, también llamadas vacaciones de primavera (y llueve). Cuando mi marido y yo vimos la que se nos venía encima planeamos hacer una escapadita a algún lugar cercano (y a ser posible con sol) donde pudieramos hacer actividades para el gusto de todos y hacer algo diferente.
Sopesamos algún lugar de Francia, pero...llueve y la verdad es que la cabra tira al monte y lo de irnos unos días a nuestra España pues parecía una buena idea.
Después de mirar por internet las opciones que nos ofrecia el norte de la península en cuanto a actividades infantiles se refiere encontramos que Barcelona era la que tenía más oferta. Y es que en una ciudad grande siempre hay más cosas que hacer.
Más que nada porque somos conscientes de que en España no hay vacaciones y muchas de las atracciones o actividades que encontramos que podían habernos interesado todavia estaban cerradas. Así que para Barcelona que nos fuimos.
Barcelona es una ciudad que nunca acabas de ver, pues tiene un millón de cosas que ofrecer y aunque nuestro planing era única y exclusivamente para niños me quedé con las ganas por enésima vez de visitar la Pedrera y el barrio gótico (que parece mentira).

Aunque hay un millón de páginas con actividades y sugerencias de cosas para hacer con niños yo os pongo aquí las que visitamos nosotros ahora que lo tengo fresquito por si tenéis la ocasión de acercaros.

1- El aquarium: Si viajáis con niños (de cualquier edad) no podéis perderos el aquarium de Barcelona. Parece ser que es el más grande de clima mediterraneo, pero tienen otros ambientes como tropicales, pingüinos,... podimos ver un monton de Nemos y Doris flotando en sus acuarios pero sin duda su atracción principal es el tanque de tiburones. El cual puedes observar desde la cinta transportadora para que todos tus sentidos se vayan en contemplar a los tiburones que te pasan por encima como en un tunel de cristal.
Pros: Fue la atracción estrella de todos mis niños, así que se adaptan a un gran rango de edad. Los acuarios están muy cuidados y la variedad de especies no defrauda.
Contras: Parece que han hecho reformas en los últimos años y en ellas han añadido unas barreras que hace que no te puedas acercar demasiado a los cristales. A pesar de la variedad de especies siempre he echado a faltar un bonito tanque de medusas con sus luces y su movimiento. Hay uno, pero es muy pequeño.



 2- Zoo: Después de haber estado en el de Berlín que (creo) es el más grande de Europa la verdad es que pensábamos que el de Barcelona se nos iba a quedar pequeño, pero para nada. La verdad, es que a pesar de pasar casi todo el día allí no llegamos a verlo todo (nosotros tampoco vamos muy rápido). Pero nos dio tiempo a ver algunas fieras, elefantes, un oso, ranas (que son la nueva pasión del nº 3) muchísimos tipos de simios, jirafas,...
Pros: Disponen de cochecitos de golf en alquiler para moverte con rápidez de un lado al otro de parque y un trenecito que te hace una ruta por el mismo. Hay bastante vegetación que supongo que se agradecerá en verano. Tanto las jaulas como los animales parecian bien cuidados y limpios con habitats suficientemente grandes.
Contras: Los carritos los alquilan por horas y bastante caros (26 euros), con lo que al final vas con prisas y pierden su utilidad. Los leones, tigres y casi todas las fieras estaban escondidas y no las vimos.
El espectáculo de focas fue tan pobre y tan aburrido que ni nos atrevimos con el de delfines. Quieren hacerlo demasiado didáctico para unos niños que solo quieren ver como nadan.
Eché a faltar un parque para los más pequeños (hay uno enorme pero es para niños algo más mayores que los mios).


 3- Museo de la ciencia (Cosmo Caixa): No es la primera vez que vamos, de hecho el niño nº 1 ya había estado ahí hace un par de cursos cuando fue de viaje de estudios, pero es visita obligada tanto si vais con niños como si no. En el puedes toquetear, descubrir y aprender los principios básicos de la física y de la evolución del hombre (entre otras cosas).
Pros: Los experimentos son muy interactivos y atractivos para los niños. Es grandísimo y caben muchas cosas que aprender. Tienen un restaurante tipo buffet muy bueno y muy bien de precio.
Tienen una tienda a la salida que es genial si te gustan las curiosidades y las cosas originales. ¡Siempre acabamos comprando algo!.
Contras: La verdad es que a pesar de que siempre salimos satisfechos de nuestra visita al Cosmo Caixa esta vez fue una excepción. Nos encontramos de que al ser un día laborable no había programada ninguna actividad y por el contrario nos encontramos con numerosos grupos de estudiantes que habían venido con sus colegios y que resultaron ser bastante maleducados y molestos.
Así que como no había actividades nos perdimos el "toca-toca", el planetario para niños y el clik (actividad especial para niños) y en cambio, en el museo "normal" no había muchas actividades adaptadas a los más peques, así que se limitaron a "tocar botones" cuando los grupos les dejaban.
Encontré, que aunque tienen una exposición temporal que va cambiando no lo hace muy a menudo y es la menor parte de la exposición. No hay mucha renovación de experimentos hace muchos años que veo los mismos.


4- Museo de las ideas y de los inventos: Era la primera vez que iba (creo que no lleva mucho tiempo) y la verdad es que a mí personalmente fue la visita que más me gustó.
La idea es simple, es un museo en donde hablan de inventos originales y aparatos no muy conocidos pero que nos harían la vida más fácil. En un principio leí en algún sitio que estaba orientado a adultos, pero está claro que en algún momento eso cambió, entre otras cosas porque pusieron un tobogán enorme para ir del piso de arriba al de abajo.
Pros: La chica que nos atendió en la entrada era una chica majísima que te contagiaba el entusiasmo y la curiosidad por ver que había dentro. Tienen un concurso para que los niños diseñen su propio invento y si el suyo es el elegido del mes el premio es que lo fabrican de verdad (pudimos ver algunos de los ganadores de otros meses). Participó la niña nº 2 y ya está pensando que que hará cuando gane su tendedero con ventiladores. 
Los más peques, además tienen un area para pintar y dibujar, ya sea con pinturas o en la maxi pizarra que tienen para que los inventores diseñen sus proyectos.
Algunos inventos era curiosos, otros bastante inútiles pero todos divertidos y graciosos, nos sacaron un par de sonrisas.
Parece ser que dentro organizan talleres de algo porque vimos unas salas. (Cachis, eso de ir en laborable,...)
Contra: No tenían cambiabebés (y me hizo falta) y el tobogán estaba en reparaciones, pero lo ví, juro que lo ví.
A mi me encantó, ya digo, pero por poner algo negativo diré que es algo más pequeño de lo que esperas en realidad.



5- Museo del chocolate: Como podíamos ir a Barcelona con niños sin pasar por aquí. Ya habíamos ido a uno parecido en Bélgica en donde te cuentan el origen y elaboración del chocolate (belga en ese caso) y esperábamos algo parecido.
Pros: ¡El chocolate!, por supuesto y te dan una muestra con tu entrada para que vayas abriendo boca. La cantidad de figuras y escenas de chocolate que hay representadas.
Contras: El museo bien podría llamarse la historia del chocolate en Cataluña ya que es de eso de lo que hablan. La parte didáctica de como se cultiva y se crea el cacao y como evoluciona hasta ser una tableta o un bombon apenas lo mencionan.



 6- Gaudí: Esperábamos hacer un recorrido turístico por sus principales obras pero la verdad es que el clima nos traicionó. Solo nos dió tiempo a ver el parque Güell y la Sagrada Familia (por fuera) y dejamos para otra ocasión la Pedrera y la Casa Batlló.
Pros: Siempre es original e interesante ver cualquier cosa de Gaudí, pues aunque te guste o no, lo cierto es que no te dejará indiferente. A los niños les suele llamar la atención sus formas redondeadas y sus colores. A mi me parece de lo más decorativo.
Contras: No deja de ser un monumento y los niños se aburren en seguida. Después de mirar cinco minutos los colores ya han tenido suficiente de Gaudí.



7- Tibidabo: No veaís como se nos quedó la cara cuando nos dimos cuenta de que no podríamos ir al Tibidabo pues justo no estaba abierto los días que nosotros estábamos allí. Pero lo incluyo porque creo que no puede faltar si viajáis a Barcelona con niños.
Pros: El Tibidabo es algo más que un parque de atracciones. Su ubicación y sus geniales vistas lo hacen único.
Si tenéis ocasión tratad de subir en el mítico tranvía azul: a los niños les encantará.
Contras: Pues evidentemente su horario, pues nos quedamos sin verlo a pesar de haber estado allí cinco días.

8- Barcelona centro: Siempre que voy a Barcelona acabo haciendo el mismo recorrido. Empiezo en la plaza Cataluña, bajo por las Ramblas y, después de ver la estatua de Colón, acabo en el Maremagnum.
Pros: Las palomas de la plaza de Cataluña, a las que llevaba mucho tiempo sin ver, pues las últimas veces había carpas y ferias, chiflaron totalmente al niño nº4 que las perseguía como loco no se si para jugar o para comérselas (vete a saber). La variedad de puestecitos que hay en las Ramblas, soy yo o antes había muchos más puestos de flores??.
Contras: Que no se me ocurriera otra cosa que pasar por las ramblas el día de Sant Jordi (día del libro) y que hacerlo con dos carritos y dos niños "emancipados" lo convirtiera en deporte de riesgo.
Que la comida para las palomas costara dos euros (no se, a mí me pareció un sablazo).



9- Otras cosas que ver y que no vimos: En mi lista de cosas por hacer en Barcelona quedaron algunas que no nos dió tiempo o que no nos acompañó el tiempo (valga la redundancia). Como subir a Monjuic, si puede ser en funicular, patinar sobre hielo, ver una peli en el IMAX, o ver el espectáculo de la fuente de colores en la plaza de España. Pero así tenemos excusa para ir en otra ocasión.


 Resumiendo, que Barcelona es un destino estupendo para viajar con niños. Hay muchas cosas para hacer y de muy diversos gustos y edades. Es una ciudad en general adaptada para carritos y bebés (excepto si como yo tenéis que coger la linea 4 del metro que es donde deben confluir las únicas paradas que no están adaptadas y que casualmente es donde nos bajábamos nosotros, TODAS LAS VECES).


martes, abril 23, 2013

Desventajas de ser el pequeño.

A veces me da la sensación de que el nº 4 está creciendo solito, de que no le hacemos el mismo caso que le hacíamos a sus hermanos con su misma edad y que queda un poco eclipsado por el nº 3 (que es la leche).

Lo de que el sea tan independiente y tan autosuficiente no hace más que fomentar esta sensación (¿o a lo mejor es al revés?). Pero no puedo evitar sentirme un poco culpable cuando veo que ha aprendido a hacer algo y que no nos hemos dado cuenta de cuando.

Solo se lleva 14 meses con el niño nº 3 y mucha gente nos pregunta que si son gemelos pues el niño nº 3 es menudito, delgadito, no le gusta comer y por lo tanto es un poco pequeño para su edad. El niño nº 4 es todo lo contrario, es graaaaande, alto, potente, macizo y adora comer, se lo comería todo y lo hace con ansia.
Entre lo uno y lo otro son casi de la misma altura, con la diferencia de un par de dedos. Llevan casi la misma talla y el mismo nº de zapatos y es inevitable que a pesar de que uno sea más mayor que el otro los tratemos igual.
Con esto quiero decir, por ejemplo, que si le compró un puzzle al nº 3 para niños a partir de 3 años (como su edad) y el niño nº 3 aprende a hacerlo para mi es todo un logro (por supuesto) pero cuando después viene el niño nº 4 detrás a hacer el mismo puzzle y consigue poner cinco piezas queda eclipsado por su hermano mayor aunque el logro sea más grande porque tiene más merito.

En realidad el nº 4 sabe hacer muchas más cosas que las que haría un niño de su edad por el contagio de su hermano pero como nosotros inevitablemente lo comparamos con él no se nota tanto.

El otro día fue su cumpleaños, ya os lo conté y quería hacerle una tarta especial porque a su hermano ya le había hecho la tarta de Pocoyo (cuando cumplió 1) y la de los coches (cuando cumplió 3) pero al niño nº 4 por las circunstancias y básicamente porque cuando cumplió 1 año yo no tenía horno no se la pude hacer.

Reconozco que no me apetecía nada pero me obligué porque pensé que lo que había hecho por uno lo tenía que hacer con el otro.
Hoy me alegro un montón de haberme obligado, pues le hice una tarta de Elmo que resultó quedar graciosísima y que a él, por supuesto le encantó. Además estaba buena, si es que lo tenía todo.

Y yo me fui con la satisfacción de haberle hecho algo especial, solo para él.



domingo, abril 21, 2013

Carnaval en abril.

¿Os acordáis que os conté que este mes solo ha habido dos días soleados? Pues el día que en el cole de los niños hacían la fiesta de carnaval fue uno de ellos.
Aún no entiendo porque celebran Carnaval casi dos meses después del día que toca pero, aunque el año pasado me pillo desprevenida y tuve que fabricar e improvisar unos disfraces de urgencia cuando ya me había hecho a la idea de que en Francia no se celebraba, este año ya me lo esperaba.
El colegio de la niña nº 2 y del niño nº 3 hacían una fiesta conjunta que consistía en un desfile por el centro de la ciudad empujando una especie de muñeco Indiana Jones de cartón que después quemaban una vez volvíamos a la escuela como una falla. Las madres colabóramos llevando bizcochos, galletas, magdalenas y bebidas para merendar y los niños pasaban un buen rato.

Lo de que fue el único día soleado del mes me acuerdo porque tuve que darme un "paseo" empujando un carrito y con otro niño en brazos bajo un sol de justicia porque , yo me quejo mucho de que por aquí este año apensas a salido el sol, pero cuando sale, sale, nada de tonterias. Cuando sale el sol te torras y es un suplicio estar debajo. Clima de interior, me dice mi marido. Nos ha jodido.

La fiesta estubo bien, mis niños muy guapos y mis magdalenas muy ricas (jejeje). Me sobró un poco lo del paseo que además mis niños (y sospecho que también los de la clase del nº 3 ) no disfrutaron pues fue demasiado larga y demasiado pesada (y además a la hora de la siesta).




viernes, abril 19, 2013

Pensando en los pajarillos

Ya os conté aquí mis intentos fallidos para aprender francés y de como iban fracasando mis ideas una tras otra. Hoy a vuelto a ocurrir y por un lado me he enterado que para poder trabajar en algo relacionado con niños tengo que convalidar mi título español. No sería nada raro si no fuera porque es caro, lioso (tengo que ir a que me lo traduzca no se quien oficial) y sobretodo largo, muy largo y a mí (por ahora) no me vale la pena.
Me apunté al paro para ver si de esa manera podía tener acceso a algunos de los maravillosos cursos que ofrecen para desempleados y a los que antes no podía acceder y ahora no hay manera de que me contesten cuando pregunto por ellos. Del paro me derivaron a una asesora que en teoría ha de verme dos veces al mes para definir mi perfil, mejorar mis acciones de busqueda y ofrecerme alternativas al empleo (COMO CURSOS). Verme me ve, pero en cuatro veces que he ido ya lo único que hemos conseguido hacer es rehacer mi curriculum por uno bastante más inutil y más largo que el que yo había hecho (es que parece que esté obsesionada con eso). Porque ya me diran que le importará al señor que tenga a bien contratarme saber como se llamaba la empresa en la que trabajé allá por el 2001 sino sabrá ni pronunciarla. Pues aquí es INDISPENSABLE y hace que tenga un currículum laguíiiiisimo.
Cada vez que le pregunto por los cursos me ignora. La última vez ya le dije bien clarito que mi prioridad no es trabajar pues por ahora (gracias a Dios) en casa no lo necesitamos. Que lo que yo quiero es mejorar mi francés y si es con un trabajo, vale pero si es con una formacion de cualquier cosa (como si es un curso de macrame o de pesca fluvial), pues mejor. Ni que decir tiene que no me hizo ni caso y siguió contándome que  tenía que convalidar mi título en no se que organismo. Ya desesperada le dije yo no quería convalidad mi título, que para mí es más fácil volvérmelo a sacar en Francia y así mato dos pájaros de un tiro. Y entonces me empezó a contar no se que de que es caríiiisimo (algo así como 3.000 €) y que yo, que no me lo quise creer he confirmado hoy. Chof!!= Jarro de agua fría.
Así que lo que me pareció tan buena idea de apuntarme al paro y hacer algún curso sigue siendo una odisea inalcanzable que me desespera.

Por otro lado, últimamente se me llena la cabeza de ideas=pajarillos con maneras de hacer algo útil con mi tiempo (que por otro lado no tengo y eso me desesperará aún más) y voy alternando entre lo de acabar un cutreproyecto de algo parecido a un libro y que tengo a medias, darle caña a mi otro blog que tengo abandonado o comprarme una cámara reflex de una vez por todas y aprender a emplearla porque lo de ser fotografa frustrada es algo que me toca las narices.

Así que en eso estoy, buceando en blogs, archivos y libros sobre fotografía hasta decidirme por una cámara y embarcarme en algún proyecto que me llene minimamente. (Ahí, con positivismo)

De todas maneras se presentan unos meses de cambios que pasarán deprisa (aunque el sol, que vino hace unos días a vengarse y nos puso a 30 grados se ha vuelto a ir y no lo llevo muy bien). Ahora mismo estoy haciendo maletas porque hoy empiezan las vacaciones de primavera en los coles y nos vamos unos días de turismo a la península (ya os contaré) Y en seguida nos plantamos en mayo.
Mayo es un mes raro, por un lado hay un montón de fiestas nacionales por aquí y no hay ni una sola semana que sea "normal", también tenemos el cumple del nº 1 y el mío (además del día de la madre), la niña nº 2 este año hace un viaje de estudios a la costa porque acaba la primaria este año (aich, como crecen!) y para colmo yo me voy unos días con el nº 4 a final de mes a Mallorca a solucionar unos asuntos.
Así que no nos daremos cuenta y mes pasará en un abrir y cerrar de ojos.





sábado, abril 13, 2013

Me he vuelto hippie

Antes de seguir leyendo todos y todas tenéis que hacer el juramento solemne de "no me voy a reir de las cosas que le pasan a Elena". No, una sonrisa picarona tampoco me vale, ni una mueca, ni siquiera enseñar uno de los dientes. A ver, a ver, levanta la mano derecha (¿o era la izquierda?). ¿Hecho? Allá voy.
¿Os acordaís de esto?


He dicho que nada de risas. Esto ocurrió en enero del año pasado. Al número 3 no se le ocurrió otra cosa que estampar uno de sus coches en nuestra adorada e idolatrada tele. (En su defensa diré que no lo hizo a propósito y que él sufrió su ausencia como el que más).
Pues después de un tiempo prudencial sin tele  después de la tragedia (como un mes). Papá pensó que ya habíamos sufrido bastante ya que al fin y al cabo los demás no teníamos la culpa de las gamberradas del nº 3 y compró otra tele exactamente igual. Claro, como era nueva (tenía un año cuando se rompió) y él estaba tan contento...que si la calidad de imagen, que si el tamaño perfecto,...que si patatín y patatán. Total, tele nueva al canto.
Un año después, una mañana como otra cualquiera, de esas que quiero matar al nº 4 porque no para de perseguirme por la casa para pedirme cosas decido pornerle la tele.
No funciona. Que raro. Pero no me extraño, primero porque yo soy así y después porque le caigo muy mal a los aparatos y nunca quieren hacerme caso.
Por la tarde, después de un día de mucho follón se lo comento a papásolucionamelotu y descubrimos para desgracia de mi pobre corazoncito que la tele vuelve a lucir una bonita estrella en una de sus esquinas (oooooh, tenéis que decir vosotros espeluznados).
Sospechamos del nº 4, más que nada por eliminación ya que los otros tres estaban en el colegio y en el caso de que alguno lo hubiera hecho con nocturnidad y alevosía el único sonambulo es también el nº 4.

Pues si, otra tele rota, un año ha durado esta también y papá ha dicho que ni de coña compra otra por lo menos hasta que civilicemos a los retoños (y para eso queda un rato) que tontos no somos.

Así que nos hemos convertido sin comerlo ni beberlo en una de esas familias extrañas que no se sientan a ver la tele junta, que no debaten las noticias, que no se pelean por el mando a distancia (y que no lo pierden), que no se sabe toda la programación del disney channel,... y que no tiene ese aparatito maravilloso para entretener a unos niños pelín asalvajados en las laaaaaaargas tardes de lluvia (que por aquí parece que son muchas).
Y ¿quién lo sufre? ¿los niños? Nooooooo.
Yo lo sufro, que además de que me he quedado sin tele, con lo que me gusta a mí eso de repantingarme en el sofa después de que los peques se hayan dormido. Acurrucarme bajo la manta y escuchar un poquito de español.
Además de eso ahora tengo que buscarme mil y una maneras de sustituirla y entretener a los niños para que no se maten entre ellos.
Así que me he hecho un alijo secreto (que ya han descubierto, creo que no soy muy discreta) donde guardo mogollón de puzzles, pinturas, alfombrillas para pinchar, cuentos de colorear, rotuladores, plastelina, globos, sellos de estampar, un kit para hacer molinillos de papel, pegatinas de piratas,...todo lo que se me va ocurriendo que puedan tenerlos entretenidos diez minutos.
Lo malo es que por mucho que lo he intentado esos diez minutos de entretenimiento han de ser conmigo y mi tiempo se ha reducido a la minima expresión (vamos, que ni ir a hacer pis puedo ya).
Yo sigo poniendole velas a San Crispucio para que traiga el sol ya, a ver si así por lo menos podemos salir al jardín y podemos jugar al aire libre mientras yo me miro los pies o cualquier otra estupidez que ahora no puedo hacer.



(Inventario de teles rotas)

jueves, abril 11, 2013

Otra vez no.

Una vez, una amiga un poco especial que tengo me dijo que tenia el don de que las cosas que soñaba se convertían en realidad (ejem, ejem, ya dije que era especial).
Y me lo dijo así, tan pancha y totalmente convencida. Yo, lo siento, pero para estas cosas soy un pelín bastante escéptica e intente explicarle eso de que estás como coaccionado a que te ocurran cosas buenas o malas si crees de antemano que te van a ocurrir y aquello que cuentan por ahí del poder de la autosugestión. Ella, por supuesto no me hizo ni repajolero caso y siguió (y sigue) convencida de que si sueña que le va a pasar algo malo y cuando se levante ese día le ocurre es porque lo había soñado antes y no porque estaba predispuesta a que le ocurriese, a que viese como algo negativo cualquier cosa o simplemente porque tenía que ocurrir así y punto.

Mi marido, al contrario, es de los que creen que a la gente positiva le suceden cosas buenas por eso de la energía y las vibraciones positivas. Que si eres positivo y estás siempre abierto a las cosas "buenas" acaban por ocurrirte o que las cosas que te ocurren las ves como "buenas", mientras que otros no (que también puede ser).
Yo, más bien creo que lo que te venga, sea del color que sea hay que tomárselo positivamente y encararlo lo mejor posible.
Pero después de lo de hoy ya no se como tomármelo.
Ya os conté aquí lo de la maldición que recae sobre mi familia.
Sí, esa que consiste en que cada vez que se va papá alguno de los niños (o varios) cae enfermo.
Pues ha vuelto a ocurrir. Papá ha tenido que irse unos días por motivos de trabajo a Inglaterra y apenas había pisado tierras y ya tenía al peque vomitando por los rincones.
Hoy se le ha sumado el nº 3 , vamos, por aquello de la solidaridad. Así, que lo que tenía que ser unos días a nuestro aire, viendo películas de chicas hasta altas horas de la noche, no hacer de comer por aquello de que solo estamos el peque y yo (los demás comen en el comedor del cole) está siendo más bien todo lo contrario. Me paso el día poniendo lavadoras y limpiando todo lo que echan, hirviendo arroz y acompañando a los niños al baño (o cambiando pañales, según quien sea el perjudicado) y de cole nada. ¡Ni un respiro tengo!.
No es que me esté quejando, que bastante tengo con lo que me preocupan cuando se ponen malitos como para encima quejarme por tonterías pero ¿es que tiene que ocurrir todas las veces? ¿no pueden elegir cualquier otro día para ponerse enfermos que no sea cuando estoy sola con los cuatro, tenga la nevera vacía y alguno se tenga que sacrificar sin actividades extraescolares porque no puedo partirme?

Me da por volver a repasar mi teoría esa de que hay que ser positivos y que las cosas buenas atraen a más cosas buenas. Pero es que o una de dos, o los niños lo hacen apropósito o hay alguien por ahí arriba con un extraño sentido del humor (y muy mala leche).

Y mi pobre marido, que empieza a sospechar que los enveneno cuando él no está ya tiene claro que la próxima vez se va con billete abierto y como alguno tosa se viene zumbando. Hombre ya!!!


viernes, abril 05, 2013

Los dos del nº 4

Hoy. sí,sí,sí, hoy.
Hoy hace dos años. Dos años que convencí al ginecólogo de que no me lo sacara todavía, que mi chiquitín estaba cómodo pero sin duda saldría para que pudieramos ver esa cara mofletuda y risueña que tenemos ahora siempre pululando por casa haciendo ruido.
El ginecólogo solo me dio un día más, que yo acepté no muy conforme pero que afortunadamente bastó, pues esa misma noche mi bebé decidió salir.
Decidió salir solo, sin ayuda, con el ginecólogo mirando y la comadrona (acojona) sujetándole mientras salía, no porque necesitase ayuda, no, solo para que no se cayera. (Y ahora que lo conozco se que no habría querido que nadie le sujetara).
Y así sigue desde entonces. Independiente, autosuficiente y testarudo hasta limites insospechados. Contrasta exageradamente con el niño nº 3 que gimotea ante las dificultades (físicas), que te pide ayuda cuando no puede, que lloriquea cuando no tiene fuerza, que pide cuando no llega.
Pero el niño nº 4 no, sorprendentemente. El tiene más fuerza que nadie, es más duro que ninguno, arrastra su sillita por toda la casa para subirse a ella cuando no llega. Incluso para subirte encima tuyo, porque no consiente que lo cojas en brazos simplemente, ya se sube él (es pa verlo).
No acepta jamás la ayuda de nadie, ni para comer, ni para lavarse, ni para desplazarse, subir o bajar escaleras, llevarme el cesto de la compra, para ayudar a guardar las botellas de agua ni para hacerse la merienda.
Solo tolera que le cambie el pañal porque no le queda más remedio pero dentro de nada ya lo hará el solo y hace tiempo que le da vueltas a eso de vestirse y desvertirse solito.
No se si es una ventaja o un inconveniente eso de tener un niño tan, pero tan independiente. Yo por ahora solo noto que me estoy quedando sin bebés pero a la velocidad del rayo.
Pensaba que al ser el pequeño, sería pequeño mucho tiempo, que al ser cariñoso se dejaría mimar muchos años pero no, de eso nada. En mi casa solo hay nenes "grandes" (y ojito como le digas que es pequeño).

Pues eso, que mi chiquitin ya tiene dos años y aunque a veces sus progresos queden eclipsados un poco por los de su hermano mayor somos conscientes de que es un niño excepcional. Que ya sabe contar hasta 17 (saltandose el 12 y el 13, como su hermano, no preguntéis porque), que ya conoce algunas letras y distingue todas las de su nombre, que aunque no se le de muy bien encajar las piezas de los puzzles (no es muy delicado) es el mejor encontrándolas, que hace unos dibujos que ni Picasso, sobretodo en las paredes y en las mesas y que es único encontrándole nuevas utilidades a las cosas (de repente la papelera es un casco).

Espero que no cambie nunca y siga siendo tan alegre y ocurrente toda la vida, solo que con un par de decibelios menos.



jueves, abril 04, 2013

En busca del sol escondido

Se dice, se cuenta que cuando la montaña no va a Mahoma hay que ir a la montaña (o algo así), yo que estoy un poco cansada de montaña decidí irme a la playa. Así que como parecía que el sol no se atrevía a venir (que no se que le hemos hecho, hombre, si siempre lo tratamos bien), pues nos fuimos a buscarlo, a la playa, a Mallorca.
Primero tuve que desmembrar a mi familia y me fui solo con los mayores en busca del sol, que seguro que por algún sitio se ha escondido y allí lo encontré, al sinvergüenza, sin miramientos alumbrando solo a España y creo que algunas islas del Caribe y a los demás que les den.
Para que me viera bien me puse debajo cuatro días seguidos, para que recordase mi cara, mis mofletes coloraos y lo mucho que le quiero y se venga conmigo para estas tierras, que yo le cuido y le pongo un piso, pero no, allá que se quedó. A medio camino entre Palma/Toulouse decidió volverse y empezó a llover......otra vez.
Ya que estabamos en Mallorca decidimos visitar a algunos amigos y familiares, esa era la excusa, no se crean. Yo iba a buscar al sol, que se había perdido.
Al día siguiente de llegar ya estaba afónica y eso que tengo entrenamiento, que yo hablar hablo sin parar desde el primer año de vida. Para que se hagan una idea.
El caso es que conté mis peripecias por la France enesimas veces (todas con mucho gusto) lloré sobre diversos hombros sobre lo mal que me va el francés y la mayoría de las veces no podía evitar soltar un "pues en Francia..." y es que hay cosas que ya echo de menos cuando salgo de aquí.
De vez en cuando también escuché. Me enteré de que mi primo espera otro nene, vi las fotos de su boda y le anime porque no le han renovado en uno de sus dos trabajos. Despedí a unos amigos que han decidido probar suerte en el país de ella Brasil y para allá que se van, otro de mis amigos se va a vivir con la novia y están buscando piso a pesar de que ella hace tres años que no encuentra trabajo y animé mucho a una amiga que se le acaba el paro el mes que viene y no encuentra trabajo porque no tiene disponibilidad completa por su hijo.
En fin, una de cal y otra de arena. Buenas noticias de que la vida sigue, prospera y avanza aunque sea alrededor de paro, problemas de dinero y crisis ¿Saldremos?.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...