lunes, marzo 11, 2013

¿Ya se ha acabado el invierno?

Se que no tengo perdón, que pensaréis que he muerto a manos de mis niños o mucho peor, de estos franceses. Pero no, las cosas son mucho menos emocionantes.
¿Sabéis esos días que te levantas sin ganas de hacer nada, sin tiempo de hacer nada, con la idea de que tienes que priorizar?....Pues hasta hoy.

He venido a quitar las telarañas del blog, a abrir las ventanas para que entre por fín el aire de la ansiada primavera, a sacudir el polvo y dejar entrar frescor.
Y es que este invierno ha sido tremendo. Nunca me ha gustado ese espacio de tiempo que queda entre la navidad y la primavera, me parece una espera larga en la que ya has acabado de hacer todo lo que tenías que hacer en invierno y solo te propones esperar a que llegue la primavera. En Francia, no solo llega más tarde de lo que estoy acostumbrada, es que además este año ha sido demoledor incluso para los propios lugareños pues han sido contados los días en el que hemos podido ver un rayito de sol. Así que me propuse  hivernar hasta que llegara y hace unas semanas, por fín, por fin... hizo acto de presencia.

También debo pedir disculpas por no haber venido corriendo a actualizar en cuanto salí de mi letargo, pero es que a mí la primavera me altera en otro sentido. Me da por limpiar, por ordenar, por arreglar el jardín, por hacer manualidades, galletas y comprar flores, por cambiar los cojines del salón y salir a pasear y claro...hasta que me acostumbraba yo a mi nuevo yo alterado pues he tenido un proceso.
Cuando ya lo tenía todo controlado y estaba a puntito de sentarme al ordenador...llegaron las vacaciones a traición, las de invierno, además. Y es que aquí, en la France, cada dos por tres son vacaciones escolares. Apenas seis semanas después de los 15 días establecidos de las vacaciones de Navidad y nos volvemos a ver con los niños en casa otras dos semanas (y dentro de nada son las de Pascua)
Los dos primeros días casi muero con los cuatro en casa y es que el sol asoma de vez en cuando, pero frio aun hacía un montón.
Después de sobreponerme pude empezar a hacer planes con ellos pero ahí estaba preparado Murphy para romperme el coche y en casita nos quedamos.
Tal debió ser el estres que me puse enferma y estuve tres días sin poder moverme del sofá. Cuando los virus me dejaron por fin tranquila encontraron un montón de candidatos por casa a los que atacar y decidieron ir a por el más peque (¡cobardes!) y así acabamos.
Hoy por fin los niños han vuelto al cole, los cuatro a sus cuatro centros respectivos ( sí, me gusta complicarme la vida, ¿que pasa?)  y ahora sí, sin excusas y más bien con la cabeza gacha vuelvo a pasarme por aquí para contaros mis andanzas.

(Esto no se lo contéis a nadie pero también a tenido algo que ver que papá me regalar una tablet y ahora estoy menos en el ordenador, irónicamente y para mi sorpresa).


3 comentarios:

  1. holaaaaaaaaaaaaaaa, vaya trajín traes con los cuatro...jejeje
    No se si conoces mi blog, pero te sigo desde hace un tiempo!

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues... bienvenida entonces, a ponerse al dia. Bss ♥

    ResponderEliminar
  3. jajajaja me meo de la risa con tus actualizaciones (en especial con ésta) tienes cada puntazo... Me alegro de volver a leerte después de más de 1 mes! Espero que sigas siendo constante. Un besazo a los 6 y en especial a ti, Elena.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...