martes, marzo 19, 2013

La educación y las chuches

El niño nº 4 hace ya más de dos meses que va a la guardería dos mañanas por semana. Durante este tiempo he pasado de quejarme del periodo de adaptación ridículo por lo largo que era y porque el niño no lloraba a tener que tragarme mis palabras y dejar a mi niño llorando todas las mañanas que se quedaba (y cuando digo todas, es todas).
Para mi desgracia, de todas las cosas fantásticas y maravillosas que podía sacar de mí ha ido a elegir la cabezonería y ahí me tenéis desde el día anterior concienciándole y convenciéndole de que la guardería es genial y chahi piruli por si el niño se descolgaba y optaba por no llorar pero cada mañana ocurría lo mismo.
No importaba las cosas fantásticas que iba a hacer allí, lo pronto que vendría mamá a recogerlo, los mimitos al dejarlo o incluso ponerme seria y regañarle. Que no le gustaba la guarde lo dejaba claro !!!.
Al final no me quedé otra que optar al soborno....y funcionó.
Yo no soy muy partidaria de engatusar a un niño con premio para que se porte bien porque se supone que eso es lo que tiene que hacer con o sin premio pero reconozco que cuando ya has probado lo demás el soborno es la única alternativa (y más cuando el niño es la mitad de cabezón que el mío).

Así que ya veis, a estas alturas y todavía descubriendo métodos educativos eficaces  y es que no todos los métodos funcionan igual con los niños porque cada uno es diferente y lo que me funcionó con el nº 1 no pude hacerlo con la nº 2 o los castigos del nº 4 no tienen efecto para el nº 3 (por ejemplo).

El caso es que ahora, dos mañanas por semana mi bebé (que es cabezón pero no tonto) se traga las lágrimas y las convierte en pucheritos cuando le recuerdo que tendrá una chuche un poco más tarde así que mi bebé se come dos chuches a la semana pero se queda en la guarde sin decir ni mu, no vaya a ser que no la consiga.


4 comentarios:

  1. ufff... no suelo escribirte pero suele leerte cada vez que puedo!! y que identificada me siento!Mi hija ya va al cole.. y despues de medio año aún me toca llevarle alguna tontería a la salida del cole (así sea un cuadrito de chocolate) que le he tenido que prometer a la mañana... yo me muero de la verguenza con los otros padres y trato de dárselo a escondidos... pero lo que tu dices despues de probar todo.. es lo único que funciona! Mi marido pasa de la verguenza y se lo dá delante de todo el mundo... yo me siento mala madre :S Eso. y ya que te escribo aprovecho para decirte que me encanta tu familia y por supuesto el blog! un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Nunca diremos de este agua no beberé ... El soborno no es lo que nos gusta a las madres pero a veces no nos queda otra, verdad?

    ResponderEliminar
  3. Pues que quieres que te diga, yo no creo que lo hagas mal. Seguro que es una temporada mala, mas larga o corta... pero ya veras que cuando sea mas mayor no te la seguirá pidiendo... Asi por lo menos le das la oportunidad de que descubra todo lo que le puede aportar ir a la guarderia... Ademas por dos chuches a la semana no le va a pasar nada...

    ResponderEliminar
  4. Pobrecillo, si ese es el soborno, ¿cómo no ceder?

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...