jueves, diciembre 06, 2012

Dónde están los límites??

Ayer, cuando fuí a buscar al niño nº 3 al cole nos cruzamos con un niño (bastante mayor, que debía de tener unos 8 o 9 años) que estaba teníendo una pataleta.
Su madre le cogía de las manos y el niño estiraba, se convulsionaba y forcejeaba hacía al lado contrario.
Tuvimos que pasar por delante de ellos porque estaban delante del paso de cebra (y yo siempre cruzo por el paso de cebra). En ese momento el niño empezó a emplear las manos de su madre que le tenían cogido para impulsarse hacía arriba y darle patadas a la altura de la barriga.
Sorprendentemente su madre apenas le decía nada. Tuvo que venir una profesora que casualmente también estaba cruzando para echarle al niño una bronca de tres pares de narices ¡delante de la madre!. A mi se me caería la cara de vergüenza si alguien tuviera que llamar la atención a alguno de mis hijos y mucho más si lo hace conmigo delante.
Yo no soy de las que van dando consejos de como criar a tus hijos, ni las que mueven la cabeza en señal de desaprobación cuando se encuentra con un niño malcriado pero si soy el tipo de persona que no consentiría jamás que un hijo mio hiciese ni el amago de pegarme de ninguna de las maneras.

Trabajando en colegios he tenido la oportunidad de ver a verdaderos tiranos manejando a sus padres y a algunos profesores a su antojo y para mi siempre ha sido un misterio la poca disciplina y la poca autoridad que imponen algunos padres y como se llega a esos extremos, si es que te levantas un día por la mañana y decides que no le vas a reñir o es un sistema educativo pensado y evaluado.
Yo, correcta o incorrectamente soy de las que piensan que los niños necesitan (y a veces piden a gritos) esos límites y nuestro deber es ponérselos. La manera en la que lo hagamos ya depende de cada uno. Cuando eramos pequeños te daban dos galletas y se acabó el problema, ahora se lleva lo de dialogar y que el niño comprenda (no siempre funciona) y hasta hay padres que practican técnicas como la psicología inversa, la lógica, los castigos o los refuezos positivos. Eso ya es cuestión de cada uno, de su caracter, el del niño y su paciencia.

¿Qué porque necesitan esos límites? Pues por muchos motivos, por seguridad, por comodidad a la hora de vivir con él, porque la vida es así, pero el principal es porque la sociedad lo impone, porque no estamos solos en el mundo e irremediablemente tenemos que convivir con otras personas y eso hacer que tengamos que tener unas normas de convivencia y un mínimo de moralidad y eso, señores míos, ese, es nuestro trabajo. (Ya sabéis, eso de que tu libertad termina donde empieza la de los demás).
No nos engañemos, no lo harán por nosotros, no lo harán por profesores que dicho por ellos "yo solo los tendre un curso, después que se engargue el siguiente", ni lo hará la sociedad que como mucho mirarán mal a los retoños que les están molestando y se alejaran lo máximo posible, ni lo harán los psicólogos y pedagogos a los que lo llevaremos pensado que el problema de disciplina lo tiene el niño y no nosotros.
Finalmente solo hay dos caminos o nos arremangamos y cogemos al toro por los cuernos o nos rendimos y decimos que "el niño es así".
Vale que las palabras "autoridad", "disciplina", estan bastante mal vistas y suenan muy mal pero creo que los niños siempre miden y hay que hacerles ver donde están los límites, hasta donde pueden llegar. Y esos límites no pueden estar tan lejos como para dejar que te peguen, por muy pequeños que sean.
Me he encontrado a padres que les da mucha pereza decirles a sus hijos que no a algo...."porque después llora" o "porque para lo poco que lo veo no le voy a estar riñendo". Pero es que esos niños después se convierten en consentidos y malcriados que no solo es que te peguen, es que molestan a los demás y estan acostumbrados a hacer los que les de la gana poniendose en peligro incluso a ellos mismos. Es el tipico caso del niño que no responde a las ordenes incluso cuando les dices que paren, que viene un coche.
No me refiero a que hagan "cosas de niños" como pintar las paredes, romperte tu jarrón favorito, o no hacer los deberes, porque es cierto que son niños y que han de hacer cosas de niños, experimentar, equivocarse, caerse, rectificar, mancharse,...pero tienen que saber que han de tener unos límites como el respeto a sus compañeros, a sus padres, a la gente en general, que no han de destrozar cosas, que se han de saber comportar en un restaurante, en un avión, en una tienda, que no han de tocarlo todo, jugar con las copas hasta romperlas, no gritar a sus padres cuando les riñen, cumplir los catigos que les imponen.

Lo que más me sorprendió ayer es que, a pesar de que yo no abrí la boca ni hice ningún comentario el niño nº 3 dijo : "Se está portando muy mal el nene". Así que me consuela saber que él que ni siquiera tiene tres años comprendía porque estaba mal lo que estaba viendo.




7 comentarios:

  1. Estoy contigo 100%. Tampoco es cuestión d tener hijos perfectos (¡ni mucho menos!) pero si es cierto q "necesitan" ciertos límites. Yo estoy con los 4 sola casi todo el tiempo (mientras están en cole y guarde yo trabajo fuera d casa) y tengo q tener un mínimo d disciplina. Q si no, son 4 contra mi!!!!! Ja ja
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Si no se ponen remedio cuando el niño tiene 3,4, 5 años... espérate a que tenga 14 o 15... entonces si que la situación se nos habrá ido de las manos y no sabremos cómo solucionarlo.
    Tiene que haber puntos intermedios entre pegar azotes y no hacer nada (que serían los dos extremos), sobretodo no esperar a que lleguen esas situaciones límite porque antes de eso seguro que ha habido otras cosas más pequeñas, un niño no se vuelve así de un día para otro sino que es un proceso de "un poquito más cada día".

    ResponderEliminar
  3. Joé con el niño, que a los 8 años ya tienen fuerza, ya, no hay más que mirar cómo juegan a fútbol,...
    Yo también creo que los niños necesitan limites, y unos padres que con cariño y autoridad los ponen.

    ResponderEliminar
  4. No se puede consentir que te peguen

    ResponderEliminar
  5. Completamente de acuerdo. Y luego echamos la culpa a "la sociedad"... Los primeros y principales educadores de los niños son sus padres, es cierto que el colegio ayuda, pero la tarea de educar a los niños es de los padres. Luego salen casos de padres que no saben que hacer con sus hijos de 15, 16 años porque les pegan, les faltan al respeto y no obedecen ninguna norma, en la mayoria de los casos habria que ver como "educaron" a sus hijos cuando estos tenian 3,4,5 años....
    Defendamos el derecho y la obligacion de educar a nuestros hijos porque de nosotros depende cómo serán el dia de mañana!

    ResponderEliminar
  6. Cuanta razón tienes Elena! lo más fácil es no poner límites ....y lo peor para ellos y nosotros.
    Hoy en concreto hemos tenido un dia de los de agarrate con el enano,desde que se despertó hasta que se durmió,nos desesperó a los dos y lo hubieramos regalado un rato al vecino si no fuera por la poca paciencia que guardábamos.
    besiños

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!he llegado hasta aquí y me gusta el tema que planteas. Estoy de acuerdo en que los límites son importantes y lo hacemos porque es un bien para ellos, son unos años duros de muuucha paciencia cuando son pequeñitos pero de una gran satisfacción el día de mañana. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...