martes, octubre 16, 2012

¿Quién me mandaría tener hijos?

Hay días en que no puedo evitar pensar eso de "¿quién me mandaría a mi tener hijos?" y que repetía tanto mi madre.
Porque, admitámoslo ser madre es maravillloso, fanástico y bla, bla, bla, pero hay días que te los comerías con patatas a uno detrás de otro.
Esos días en el que el  nº 1 se queda dormido (otra vez) para ir al instituto y piensas que nunca crecerá y que después entras en su cuarto a cambiar las sábanas y no sabes por donde empezar y confirmas que nunca crecerá.
Días en que la nº 2 parece que haya retrocedido 5 años y reclame atención a gritos, atención que ya le das, pero que parece que no le basta y te hace preguntas tontas, y te interrumpe cuando haces cualquier cosa y dice que se le ha olvidado todo lo que le mandas,...
El nº 3 ha descubierto que eso de ser mayor es un rollo, que te quitan el chupete y tienes que hacer pis en el water, con lo cómodo que era eso del pañal y lo que es peor te hacen ir al cole donde un corrillo de niñas (y niños) no paran de darte la manita y besitos y decirte cosas que no entiendes pero que todos repiten mientras está seguro de que el nº 4 se pasa la mañana en el parque.
Mi pobre niño nº 3 reclama su estado de bebé volviéndose a hacer pis encima, pidiendo el chupete a gritos y lloriqueando por cualquier cosa mientras el nº 4 viendo todo lo que hacen sus hermanos mayores ha decidido que él, en cambio ya es mayor, así que no quiere que le lleves en brazos, ni que le ayudes a comer, ni que le des la manita para bajar por la escalera con el consiguiente estropicio de comida por todo y cabeza achichonada.
Es uno de esos días en los que intentas tomarte un café y se te queda frío, uno de esos días en los que quieres ver la tele y no consigues oír dos frases seguidas (¿os he dicho que vivimos en una casa de locos?), uno de esos días en los que te duele la cabeza pero sabes el motivo.
Y entonces te acuerdas de tu amiga Mari Puri, que eráis amigas del colegio y que siempre te dice que eso de la maternidad no va con ella Y alguna vez has pensado eso de "pobre, ya se dará cuenta" pero ahora piensas que lo que pasa es que tu eres idiota porque Mari Puri se pega unos viajes que te mueres y hace lo que le da la gana mientras que tú echas de menos irte de copas y no tener horarios, ni rutinas y no tener que tardar dos horas en conseguir meter a la familia en el coche para ir a cualquier lado. Que estás cansada de tener que reñir a niños desordenados o pasarte tres horas planchando, que te gustaria coger coche y escaparte a cualquier lado con tu marido como hace Mari Puri, pero que no puedes porque mañana hay cole y llegas a la conclusión terrible de "¿quién me mandaría tener hijos?".
Pero entonces a la hora de la cena el nº 3 dice alguna tontería con su lengua de trapo que nos hace reír a todos y el nº 4 se tira la comida por la cabeza, pero está taaaaaan mono. Y la nº 2 te da un beso de buenas noches y el nº 1 te dice que te quiere y entonces te acuerdas, te acuerdas de por qué tuviste hijos y de porque volverías a tenerlos una y mil veces.


14 comentarios:

  1. buf! que identificada me he sentido con esta entrada. me tranquiliza saber que no soy la unica madre del mundo que a veces está desbordada...pero es que la gente no lo manifiesta y entonces me siento mal pensando que soy unica.
    y sobre todo me identifico con la ultima parte en la que uno se da cuenta de lo feliz qeu es cn hijos (aunque a veces desborden, je,je)
    animo!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, y tanto! Yo tengo la mitad pero hay días que lo pienso tb!!! Son las dos caras de la maternidad...pero sin ellos no podríamos vivir!! Ánimo guapa y que pases una buena semana!
    Bicos.

    ResponderEliminar
  3. Elena, gran reflexión...quién no se ha sentido así alguna vez...Pero lo tuyo es de condecoración, maja porque viviendo un bebé, uno que deja el pañal, una preadolescente y un adolescente a la vez...no sé ni como haces para no volverte loca.

    ResponderEliminar
  4. A veces llego a la misma conclusión que tu... pero cuando vienen a darme un abrazo, un beso, un te quiero... me derrito y digo... si hasta tres son pocos!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué bonitooo! Me ha encantado... Yo creo que todas las madres nos sentimos así alguna vez, con el final incluido.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido una entrada preciosa, sí seño. No lo podías haber descrito mejor.

    ResponderEliminar
  7. JAJAJAJA Que cierto todo lo que explicas... y que cierto el final! cuando acaba el dia, y entras a darles un beso cuando duermen, es lo mejor... calentitas caras, bellos rostros... nuestros hijos/as

    ResponderEliminar
  8. Aaaaamén! Hay días chunguis, pero no lo cambio por nada de nada!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Ay, que razón. Yo hoy tenía uno de esos días, padre metiendo la pata incluído. Hasta que me he hartado. Papá ha soltado la tontería graciosa quita razón a mamá, y he decidido que caaaaalmaaaaaaaa, que se ocupara él, ¡a ver si por una vez se agobia! Pero no, todo tranquilo. Horarios interminables, niños con sueño, pero yo, C A L M A D A. Y por supuesto no los cambio por nada del mundo.

    ResponderEliminar
  10. Elena:
    No lo has podido describir mejor!!!.
    En verdad, nuestros hijos nos dan los motivos para vivir, con lo dificil que a veces resulta, pero que con sus pequeños detalles de cariño, nos alegran el alma.
    Yo me quedé con una (la Monita) y aunque habría querido tener más (y no se pudo), a veces me siento sobrepasada....y con una sola jajaja. Realmente mereces un monumento con tus 4 hijos y más en cima, de tan diferentes edades. Pues, nada, te mando un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  11. T entiendo muy bien. Yo cuando veo q el día va a ir cruzado... No veo el momento d acostarlos!!!
    Jo, la foto el chulísima
    Pero los 4 momentos d ir a buscarlos al cole y la guarde, no tienen precio!!!! Ni los 4 besos y abrazos d antes d ir a dormir, y tantos y tantos... Son una pasada

    ResponderEliminar
  12. Te suscribo. Punto por punto. ¡Y lo que consuela el mal de muchos! Por cierto me tienes que contar como te repartes las tareas de la casa. ¡Se me está haciendo una bola tremenda! El orden lo llevo a rajatabla pero de la limpieza... ¿De dónde sale tanto polvo?

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho tu blog! Me siento muy identificada aunque yo tengo 6 bastante peques todavia. Te invito, si quieres, a seguir mi blog! www.cronicasdeunamadredefamilianumerosa.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡¡SEIS!!!! Me paso ahora mismo a verte.

      Eliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...