lunes, octubre 29, 2012

Mi niña

Hace unos días os conté aquí lo que significaba tener la casa llena de niños varones y me resulta un tanto injusto no hacer lo mismo con mi princesa, que es la única que se alía conmigo en esta casa de chicos (aunque perdamos en una democracia desequilibrada).

Tener una niña en casa significa tener a alguien siempre dispuesto a "pintarte" las uñas a peinarte o a hacerte cualquier frusleria femenina.
Que en tu colección de dibujos infantiles no haya solo monstruos, coches, y dinosaurios y te encuentres de vez en cuando con algunas flores, mariposas y corazones rojos.
Significa ver una y otra vez películas como "La cenicienta", "Sonrisas y Lágrimas" y "Mamma mia" porque ella no se cansa nunca (sí, sí, ella, ya, ya).
Tener siempre una ayuda y una opinión a la hora de ir a comprarme ropa y salir del predecible y monótono "¿nos vamos ya?" que pronuncian los cuatro machos de la casa (sí, los cuatro, pero los cuatro)
Que alguien te cepille el pelo de repente y sin avisar y que tenga que hacer esfuerzos para no dormirme en el proceso (con lo que me gusta)
Que cuando se me van los ojos en las tiendas de ropa a la sección de niñas tenga a quién comprársela (jajaja). ¿Por que serán tan poco atractivas las prendas de niño?.
Tener a alguien a quien enseñarle las canciones de cuando era pequeña y que además muestre entusiasmo y no me diga "calla mamá" (literal del mocoso del nº 4) cuando las canto.
Que le haga ilusión lo de ponerse mis collares, mis pañuelos, mis zapatos, trastear en mis botones, en mis cintas, en mis lanas, jugar con mi maquillaje, con mi perfume, con mi ropa,...
Tener la obligación de educar a una chica moderna, autosuficiente e independiente que construya el futuro que me gustaría que tuviera.

¡Que haría yo sin mi niña!




viernes, octubre 26, 2012

No quiero ir al cole

No lo diré muy alto, pero parece que por fin el niño nº 3 se está adaptando al cole. Ya no se pasa el día pegado a las faldas de la profe. Ya no me dicen los niños de su clase que ha estado llorando en el patio. Ya empieza a contarnos un poco lo que ha hecho en el cole en vez de negarse en rotundo ni siquiera a asumir que existe el cole.

Tengo que reconocer que ya estaba empezando a preocuparme. Con ninguno de sus hermanos mayores me pasó ni de lejos algo remotamente parecido.
El niño nº 1, incluso, debe ser el único niño del mundo que lloró cuando le fui a recoger porque no quería irse en lugar de llorar al dejarlo y la niña nº 2 a pesar de no haber ido nunca a la guardería solo lloró un par de días.

Pero el niño nº 3 ha sido tremendo. Hemos pasado por todas las fases (como en todo lo que va aprendiendo). De dramas al salir de casa a dramas al llegar, convencerle, obligarle, sobornarle, quedarnos un rato con él, hablar con la profe,....nada funcionaba.

Pero por fin vemos un rayito de sol y parece que por fin empieza a adaptarse(dos meses después), lastima que este viernes empiecen las vacaciones de todos los santos y vayan a estar dos semanas sin ir.
Para cuando vuelva al cole habrá que volver a empezar.


martes, octubre 23, 2012

Cosas de chicos

Ayer en el supermercado vi un conjunto monísimo de tres moldes para hacer galletas. ¡Me encantaron!. Uno era un pajarito, otro un conjito y el tercero una flor.
- Mira, niño nº 3, para hacer galletas ¿lo compramos?.
- Este no, mamá, este.
Y me señala otro de los conjuntos de moldes, pero en vez de pajaritos monísimos era de robots.
Y es que tengo que asumir que los chicos en casa son mayoría y eso significa muchas cosas.

Significa que mi comedor siempre estará lleno de pelotas, pistolas y coches. Ya no hay sitio para peluches, para muñecas o para comiditas de plástico.
Que en mi bolso siempre habrá algún coche guardado. haciendose sitio entre el móvil y el monedero.
Que las rodillas de mis retoños siempre estarán llenas de arañazos y golpes.
Que sus juegos favoritos siempre acabará con algún lesionado o bien por brutos o bien por peleas.
Que una de cada cuatro veces me encontraré la tapa del water levantada. (Y casi lo prefiero porque por lo menos la levantan, ¿costará mucho hacer las dos cosas?).
Que perderá mucho el interés ir a comprar ropa con ellos porque toda la ropa de chico es "igual"
Que las estadísticas te anuncian que hay más probabilidades de huesos rotos y brechas en la cabeza.
Que cuando canto alguna canción cualquiera de ellos me dice sin contemplaciones que me calle y cuando digo cualquiera es que el niño nº 4 también está incluido.
Que con suerte me tocará tener tres nueras (y eso lo llevo muy mal).
Que ninguno de ellos entenderá jamás (e incluyo también a papá) que la ropa no se mete sola en la lavadora. Tal vez la niña nº 2 lo aprenda cuando se case (solo tal vez).
Que llevar galletas al cole en Navidad o disfrazarse en carnaval les parecerá una mariconada en cuanto sepan pronunciarlo.
Que siempre tendrá a alguien más alto y más fuerte que yo para hacerme el trabajo pesado.

Pero dicen que los niños son de mamá (menos el nº 3 que es de papá).



lunes, octubre 22, 2012

Como vivir la vida

Hace un tiempo un amigo me paso esta conferencia
Un profesor enfermo de cancer nos da una lección sobre las cosas verdaderamente importantes de la vida y de como vivirla.
Son 10 min en los que tuve los pelos de punta cada segundo.
Ojalá lo tuviera yo tan claro, lo recordase más a menudo y le dejase esa herencia a mis hijos.


sábado, octubre 20, 2012

La adolescencia del nº1

El niño nº 1 ya mide más que yo. Sabía que pasaría algún dia (más bien esperaba que pasase algún día) pero solo es una pista más de que ya no es un niño pequeño.
Y lo de un niño pequeño es un decir, porque nunca lo fue. Que nació con 4 kilos y con ganas de comer, con lo que al poco tiempo su talla de ropa ya duplicaba a su edad.
Su caracter maduro y responsable siempre hizo que lo tratase como si fuese más mayor de lo que era y las veces que se comportaba como un niño me sorprendia, pero es que el: ¡era un niño!.
A medida que fue creciendo su madurez se quedó estancada y cuanto más mayor se hacía menos responsable me parecía.
Pero ahora que ya me pasa cuatro dedos me cuesta mucho enfadarme con él, ponerme seria y regañarle como hago con sus hermanos, pues espera que salga de él, que entienda las cosas por si mismo. Le das margen para que se responsabilice de sus cosas y la verdad es qeu lo está haciendo muy bien.
Se levanta cada mañana antes que nosotros y se va al instituto. Tiene un horario intenso, pues hay días que del "college" se va directamenta a basket, su pasión que ha conseguido por fin este año reanudar. Se va cargado de cosas, porque en medio tiene clases de repaso y cuando no tiene tareas y deberes que hacer en casa.
Lo está haciendo muy bien.
Ayer nos trajo las notas parciales y ha aprobado todo excepto inglés. INGLES... no historia, francés o cualquier otra asigantura que hubiera comprendido que suspendiera por lo de la dificultad del idioma. No, a suspendido la única que tenía ventaja para sacar buena nota. (en fin).

Lo veo desde lejos cuando se reune con sus compañeros de basket y lo veo saludarse así como con cara de duros y juntando las palmas de las manos como colegas como hacen los chicos de ahora y se le ve integrado y sobretodo feliz.
Me huelo que por ahí ya le gusta alguna chica que no me quiere confesar porque su hermana le chincha pero no me extrañaría que vaya por ahí rompiendo corazones.
Y es que en cuestión de un año parece que su cuerpo haya explotado. Le han salido músculos y todo, sí, sí, músculos.
Y granos, le va brotando acné que se esfuerza en no tratarse bien.
Y ha empezado a afeitarse y aunque suponía que lo haría una vez al mes porque lo de la higiene personal es algo que todavía trabajamos la verdad es que me está sorprendiendo.

Pero lo que llevo peor, peor es la mania que tienen ahora los chicos de llevar los pantalones "cagaos" enseñando los calzoncillos. No se porque lo hacen y el solo me dice un "porque me gusta" que me suena absurdo pero ahí está, cada vez que se agacha o que levanta los brazos le veo los calzoncillos.
Al principio me decía que no tenía cinturón, cuando le compré uno ví que tenía tres en su cajón y ahora son cuatro los que no se pone.
Así que mi amenaza es coserle florecitas y corazoncitos en todas las gomas de sus calzoncillos a ver si así se le quitan las ganas de enseñarlos.
El se cree que es una broma pero yo creo que lo cumpliré, juas, juas, juas (risa maquiavélica)


(Octubre 2011)


(Octubre 2012)

martes, octubre 16, 2012

¿Quién me mandaría tener hijos?

Hay días en que no puedo evitar pensar eso de "¿quién me mandaría a mi tener hijos?" y que repetía tanto mi madre.
Porque, admitámoslo ser madre es maravillloso, fanástico y bla, bla, bla, pero hay días que te los comerías con patatas a uno detrás de otro.
Esos días en el que el  nº 1 se queda dormido (otra vez) para ir al instituto y piensas que nunca crecerá y que después entras en su cuarto a cambiar las sábanas y no sabes por donde empezar y confirmas que nunca crecerá.
Días en que la nº 2 parece que haya retrocedido 5 años y reclame atención a gritos, atención que ya le das, pero que parece que no le basta y te hace preguntas tontas, y te interrumpe cuando haces cualquier cosa y dice que se le ha olvidado todo lo que le mandas,...
El nº 3 ha descubierto que eso de ser mayor es un rollo, que te quitan el chupete y tienes que hacer pis en el water, con lo cómodo que era eso del pañal y lo que es peor te hacen ir al cole donde un corrillo de niñas (y niños) no paran de darte la manita y besitos y decirte cosas que no entiendes pero que todos repiten mientras está seguro de que el nº 4 se pasa la mañana en el parque.
Mi pobre niño nº 3 reclama su estado de bebé volviéndose a hacer pis encima, pidiendo el chupete a gritos y lloriqueando por cualquier cosa mientras el nº 4 viendo todo lo que hacen sus hermanos mayores ha decidido que él, en cambio ya es mayor, así que no quiere que le lleves en brazos, ni que le ayudes a comer, ni que le des la manita para bajar por la escalera con el consiguiente estropicio de comida por todo y cabeza achichonada.
Es uno de esos días en los que intentas tomarte un café y se te queda frío, uno de esos días en los que quieres ver la tele y no consigues oír dos frases seguidas (¿os he dicho que vivimos en una casa de locos?), uno de esos días en los que te duele la cabeza pero sabes el motivo.
Y entonces te acuerdas de tu amiga Mari Puri, que eráis amigas del colegio y que siempre te dice que eso de la maternidad no va con ella Y alguna vez has pensado eso de "pobre, ya se dará cuenta" pero ahora piensas que lo que pasa es que tu eres idiota porque Mari Puri se pega unos viajes que te mueres y hace lo que le da la gana mientras que tú echas de menos irte de copas y no tener horarios, ni rutinas y no tener que tardar dos horas en conseguir meter a la familia en el coche para ir a cualquier lado. Que estás cansada de tener que reñir a niños desordenados o pasarte tres horas planchando, que te gustaria coger coche y escaparte a cualquier lado con tu marido como hace Mari Puri, pero que no puedes porque mañana hay cole y llegas a la conclusión terrible de "¿quién me mandaría tener hijos?".
Pero entonces a la hora de la cena el nº 3 dice alguna tontería con su lengua de trapo que nos hace reír a todos y el nº 4 se tira la comida por la cabeza, pero está taaaaaan mono. Y la nº 2 te da un beso de buenas noches y el nº 1 te dice que te quiere y entonces te acuerdas, te acuerdas de por qué tuviste hijos y de porque volverías a tenerlos una y mil veces.


sábado, octubre 13, 2012

Yo puedo con todo



Administrar el tiempo cuando se tienen tantos niños es algo indispensable (y cuando no también).
Es cierto que los niños "comen" mucho tiempo con solo llevarlos al cole, recogerlos, bañarlos, sus actividades extraescolares, el "mira, mamá", ... la cantidad de tiempo que se le dedica a cada retoño crece exponencialmente a medida que aumenta el número de los mismos.
Reconozco que es una asignatura en la que yo apruebo rascadillo pero mucho de eso tiene que ver en que siempre QUIERO hacer mil cosas que se me suman a las que TENGO que hacer.
Me propuse para este curso sacar tiempo para mis deberes y obligaciones, pero también para mi ocio y tiempo libre y aunque al principio pensé que pese a todos mis esfuerzos y cuadratura de los ángulos para marcarme un horario no funcionaría, me sorprende ver que la cosa va dando sus frutos y lo que es mejor, como tengo un horario no intento hacerlo todo, sino solo lo que me he propuesto y la satisfacción de ver que lo voy consiguiendo es infinita.
Ya no intento limpiar toda la casa cada mañana (mini mañanas, más bien, que aquí comemos a las 12:00 y además hay que hacer la comida). He dividido la casa en zonas y cada día hago una, además de recoger, lavadoras, lavavajillas y habitaciones.
"¿Que está sucio? Me toca el jueves" y me quedo tan ancha. Sorprendentemente la casa esta más limpia y recogida así que con el sistema antiguo.
Ayuda también bastante que mi pequeño terremoto nº 3 haya empezado el cole. Es un abismo lo de tener a uno rondando que se entretiene solito que el tener dos que además hay que entretenerlos (o se pelean).
Una vez superada la primera fase quería organizar también un poco mi tiempo libre, pues siempre estoy a mil cosas y nunca termino nada.
Me causaba cierta envidia el ver que algunos de los blog que sigo tienen entradas regulares, algunas de ellas de manualidades (con lo que hay que tener tiempo de hacer la manualidad, fotos incluidas, editar dichas fotos, y preparar el post.
Algunas de esas superblogueras de entrada diaria trabajaban también en algo externo, tenían hijos, una casa,...son mis heroínas. Así que aunque yo no aspire a tanto y no creo que pueda poner entrada diaria (o igual sí) porque no se me ocurren tantas cosas que contar me propuse dedicarle algo más de tiempo a mis blogs que tengo algo abandonadillos y se merecen algo más.
Así que ahora las siestas de mis peques es mi "momento blog", nada de navegar por ahí, nada de perderme por Pinterest, es mi momento de organizarme, pensar entradas, editar fotos y programar post.
Ayer fue el día de pruebas y fue maravilloso ver como preparé unas cuantas entradas para MI OTRO BLOG  organicé mis fotos y me sobró tiempo para dedicarle una hora al francés (que es otro de mis propósitos).
Cuando los peques se despiertan...merienda y al jardín y yo a coser o a pegar o a pintar, ¿os he dicho que estoy a mil cosas?. Pues tengo entre manos una fiesta de Halloween, los preparativos de Navidad, una fiesta del primer año en Francia, una sorpresa para mi costillo, trufas en el santo de la niña nº 2 y como me aburría se me ocurrió aprender a hacer punto y estoy haciéndole bufandas a toda la familia.

Después de merendar toca paseo por el río, o un poquito de puzzles hasta la hora de cenar. Después baños, cuento y un poquito de tele y de sofa.
Parece una tontería, pero mis días son más tranquilos y me voy con la sensación de haber hecho algo útil y haber cumplido mis objetivos.
Será que solo me estoy conviertiendo en una maruja profesional en vez de en una maruja frustrada.






jueves, octubre 11, 2012

Manualideas: Reciclando pinturas de cera

Ahora que estamos con la vuelta al cole y que nos esperan muchos días de lluvia en casa sin saber que hacer con unos niños revoltosos es momento de retomar esta sección a ver si nos ayudamos mutuamente y podemos pasar mejor el invierno, jajaja.

Cada septiembre, al mismo tiempo que vamos a comprar el material escolar para el nuevo curso toca hacer limpieza de cuartos, sacar la ropa de invierno para cuando empiece a refrescar, ordenar los escritorios para que tengan sitio de hacer los deberes, remendar ropa que se les ha quedado pequeña, en fin, lo de todos los años.
El caso es que a veces me junto con un montón de cosas que o bien reciclo o bien tiro directamente así como tenga el día y el espacio para guardarlo.
Esta vez le tocó el turno a un monton de pinturas de cera de esas tipo plastidecor sucias, rotas y de todas las marcas que los mayores ya no usan porque prefieren los rotuladores o como mucho las pinturas de madera.
Por internet encontré un tutorial para hacer convertir esto.....


...en esto.


Son pastillas de pintura de cera que hace que con un solo trazo se pinte de diferentes colores.
Son super, super fáciles de hacer solo necesitáis un molde de magdalenas de esos de silicona. Igual con una cubitera de silicona también serviría, pero yo no me atreví por si se derretía y me cargaba el horno nuevo. Yo empleé un molde de minimuffins.
Se rellena cada espacio con trocitos de pintura. Yo intenté que fueran de gamas de colores parecidas, pero no es necesario. 


Se mete en el horno a 180º unos minutos controlando hasta que este fundido. Se saca y se deja enfriar para que se vuelva a solidificar.

Y ya tenemos pinturas de cera nuevas.


Nota: Al tener pinturas de diferentes marcas me encontré que algunas no se habían fundido aún cuando otras ya estaba hirviendo e hizo que algunas pinturas no quedaran "bonitas". Tenedlo en cuenta a la hora de rellenar vuestro molde.



martes, octubre 09, 2012

El daño que hace Disney Channel

La niña nº 2 es tele adicta. No es preocupante, pues no dispone de demasiadas horas para dedicarle a la tele, pues entre el tiempo que pasa en el cole, merendar, deberes, tareas en casa, ducharse y tener que compartirla con sus hermanos no es excesivo el tiempo de pantalla.
A mi lo que me preocupa más es el tipo de programación que ve, que casi siempre es lo que den por Disney Channel.
Todo empezó con Hannah Montana. A mi personalmente no me gusta, ni siquiera me cae bien, pero pensé que igual yo estaba algo desfasada y que eso era lo que veían las niñas de hoy en día. Ni que decir tiene que a ella le encantaba, por supuesto.
Al margen de la protagonista, tampoco me gustaba el argumento o los valores que se deban en la serie, a mi me daba la impresión de que lo único que hacían en el instituto era bailar, estar monas, intentar ser populares y liarse con el chico más guapo de la clase. Me preocupaba que la niña nº 2 pensase que eso era la realidad, que a eso hay que aspirar en la vida y de lo que hay que preocuparse. Que intentase parecerse a ellas o cogerlas como modelos a imitar y que se acabara convirtiendo en una muñequita superficial o peor aún, que no lo consiguiera pero no por decisión propia y que acabara frustrándose por no parecerse a sus ídolos.
Afortunadamente Hannah Montana acabó y Miley Cyrus se dedica ahora a escándalos más morbosos, pero
le siguieron otros como "Los magos de Waverly Place" con Selena Gomez, cuyo argumento se centra en una chica adolescente superficial y caprichosa que siempre quiere salirse con la suya y que encima tiene poderes mágicos para poder hacerlo, Zack y Cody, que aunque sean chicos y empezara con otro tinte la verdad es que los chicos han crecido y han pasado de que sus argumentos sean las trastadas que hacían los gemelos a como ligan y el mensaje acaba siendo el mismo reforzado mil veces por London, que es una chica rica que suple todas sus carencias con ropa, zapatos, etc..., "Buena suerte Charlie", las historias de una familia contada por la hermana mayor a la hermana pequeña que es un bebé, los capítulos podrían ir de un montón de cosas, pero al final el hilo principal acaba siendo los novios de la chica y sus lios con ellos (por lo menos los capítulos que yo he visto) , las de "Patito feo", otra serie que tal baila pero encima en plan telenovela y con envidias y venganzas por en medio, Shake it up, dos chicas que bailan y que tienen unos looks extraños, más de lo mismo, Camp Rock, con los Jonas brother, Jessie, i-carly, Sonny, Violeta, ....en fin, toda una retaila de series enfocadas al público juvenil que lo que les tramite es que hay que estar guapas, ser populares y ligar con chicos cuanto más guapos mejor.


Donde se han quedado esas series que veíamos en los 80, que no eran gran cosa, pero entretenían.
Alf, el equipo A, el coche fantástico, V, Mc Giver, Aquellos maravillosos años, y mis favoritas, Los problemas crecen (me chiflaba Kirk Cameron) y Padres Forzosos.
Igual es la perspectiva pero no recuerdo que en esas series a los protagonista les pareciera tan importante las apariencias, salirse con la suya  a toda costa, ser popular, mofarse de los que no son como sus estereotipos y que además ahora en la mayoría cantan y bailan.
En general trataban de transmitir algo o simplemente entretener sin más pretensiones, salirse de la norma aportando algo de originalidad (ahora es que todas son iguales). A veces lo conseguían y a veces no, claro.


Y es que Disney Channel tendría que hacer un pensamiento pues Fineas y Ferb y este tipo de series es toda su programación. Basta con mirar la programación del canal cualquier día a partir de las 16:00 y echan las series que os he mencionado una detrás de otra.
Por supuesto, y antes de que nadie me salte al cuello yo intento desde casa controlar lo que ve mi hija y hacerle entender de que esa no es la realidad de una chica corriente de esa edad y que no será la suya, pero que además no debe de querer que esa sea su vida.



Yo quiero algo más para mi niña, quiero que entienda eso de que la belleza está en el interior, tanto para ella misma como para las personas en las que se fije, que no importa ser popular, lo importante es tener buenos amigos y pasárselo bien, que el instituto está para formarse y no para ligar o hacer desfile de modelitos y cuanto más aproveche su tiempo mejor.





lunes, octubre 01, 2012

El niño nº 3 es de papá.

El niño nº 3 es de papá. No es que nos hayamos repartido los niños ni su tutela, es que yo no he visto niño más empadrado que este (y he visto muchos).
Que hay que comer, papá, que hay que ducharse, papá, que hay que hacer pís, papá. Pero no es que prefiera a papá como el que prefiere la camiseta roja a la azul es que si voy yo a subirle los pantalones cuando ha hecho pís y él espera que venga papá me monta una pataleta de escándalo. Al principio simplemente llamaba a papá porque siempre se agradece un poco de ayuda y eso era la excusa perfecta pero ahora creo que es peor el remedio que la enfermedad y no me dejo apartar. (Niño nº3: Te aguantas)
Tengo que aclarar que no es una fase, que no creo que se le pase, es que el niño es así. Desde que tuvo edad para discriminar a unos o a otros siempre prefirió a papá. A mí me tocaba un poco las narices y me cuestionaba sino era algo que yo no estaba haciendo bien, pero siendo objetivos no le reñía demasiado como para que me tuviera manía, por lo menos no más que papá , pasaba tiempo con él, jugábamos y le contaba cuentos, soy cariñosa,...así que asumí que simplemente el niño era así, congenia más con papá o lo que sea.
Hasta ahí todo bien pero es que para lo bueno también me delega. Para besitos, papá, para coger de la manita, papá, para...todo, papá.
Para el niño nº 3 papá debe ser un gigante protector al que vale la pena tenerlo cerca y yo ya lo he asumido.
El problema viene cuando te despierta a las tres de la mañana porque tiene pipí y cuando vas a buscarlo se te ponga a llorar porque quiere a papá y yo con los ojos casi pegados y con más bien poca paciencia le explico al principio que papá esta durmiendo primero y lo cojo sin miramientos para ponerlo en el water después. Y entre el berrinche, la pataleta y los llantos no se deja bajar los pantalones hasta que ocurre lo inevitable y siento que se me mojan los pies.
Así que ahí me veis, a las tres de la mañana sentada en el suelo de la puerta de su cuarto esperando a que se le pase el disgusto y se calle para poderlo acostar sin que despierte a su hermano mientras el superpapá duerme calentito en la cama y con los pies secos.

Menos mal que tengo al nº 4 que este si que es de mamá.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...