lunes, septiembre 17, 2012

La cuesta de septiembre


Septiembre es como el "otro enero". Para mí es incluso más importante, pues en enero, después de tomar las uvas, no cambia gran cosa excepto las promesas de ir al gimnasio y el régimen recién empezado. Porque los niños vuelven al cole, los mayores al trabajo, ...todo sigue igual. Pero en septiembre, en cambio, hay muchísimas novedades. Los niños empiezan un curso nuevo, en aula nueva, con libros nuevos y con profe nueva, los mayores vuelven al trabajo después de las vacaciones y es una época de hacer grandes planes, apuntarse a cursos de cosas, que todos empiezan ahora, organizar la vida en casa,...Además tenemos la cuesta de septiembre que es bastante más empinada que la de enero ¿o no?.


Pero yo, cada año, por esta época me enfrento a una relación amor/odio en mi propia casa. Por un lado me encanta que empiece el cole, me gusta hacer los preparativos para la ocasión: Elegir mochila nueva, preparar los estuches, preveer la ropa de invierno, ...
Empieza a hacer fresquito y yo, que odio pasar calor y me afecta muchísimo a mi sentido del humor, lo agradezco enormemente.
Pero por otro, odio las filigranas y los malabarismos que tengo que hacer para cuadrar horarios de clases, actividades extraescolares, ocio y obligaciones.
A medida que mi familia aumenta lo hace también la dificultad para poder encajarlo todo. Y es, cuando solo eran dos solo tenía que cuadrar el ballet con el atletismo y los dos iban a clases de inglés. Buscaba sitios que me coincidieran los horarios o polideportivos que hicieran las dos cosas, pero ahora...imaginaros.
Este año hay que cuadrar los entrenamientos de basket del nº 1 (con partido los sábados incluidos) con sus clases de repaso y las clases de guitarra (capricho de este año). La niña nº 2 no se queda atrás y ha optado por clases de badminton (ni idea de que le gustase el badminton) y talleres de circo. Yo tengo que empezar si o sí las clases de francés y estoy tentada de apuntarme a un curso de tricot por eso de hacer algo para mi y aprender de una pastelera vez, pero me para un poco que no las voy a entender...ya veremos.
Y los peques se van de cabeza, (pobrecitos), a clases de natación.
Además, en el pueblito este hay lo que hay (que yo creo que es incluso demasiado) y las clases de basket son en tal sitio y solo en ese, no hay más.
Si consigo cuadrarlo todo me voy a pasar todo el invierno llevando y trayendo niños de un lado a otro.

Por otro lado, me hice el firme propósito de que mi casa este año no parecería un campo de batalla y que pelearme con todos de que lo recojan solo sirve para que yo me enfade y para que ellos intenten escaquearse. Así que he hecho terapia este verano y me he autoconvencido de que ellos tendrán sus tareas, que las cumplirán a rajatabla y de los demás me encargaré yo sin pretender que me ayuden, que total no lo van a hacer.
Y así de decidida me he dedicado a hacerme tablas (y hacérselas a ellos), horarios, listas y de todo para poder organizarme este invierno, poder tener la casa decente (que no pido más) y la comida hecha dejándome ratitos para otras cosas para que no me de la sensación de que no hago nada más que casa/niños niños/casa y que lo llevo tan mal.
La sorpresa ha sido descubrir que desde que el niño nº 3 ha empezado el cole (y esta siendo traumático, pero eso es otro tema) y me paso las mañanas solita con el nº 4 resulta que voy sobradíiiiiiiiisima, me da tiempo de todo y puedo hacer hasta pasteles.
Y es que no te das ni cuenta de lo que absorbe un niño, ni del tiempo que ocupa, ni las energías que gasta hasta que dejas de hacerlo y descubres que tu día tiene también 24 horas como el de los demás.



12 comentarios:

  1. jajajaj, si que es dificil si. Yo este curso ya estoy SOLA EN CASA!!! jajaj esto si que es la monda.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que Septiembre tiene una parte ilusionante por el inicio del nuevo curso, nuevos proyectos etc. Pero también es muy cansado. Me pilla ademas con el padre de las criaturas de viaje de trabajo y una lista de tareas que se me cae el alma a los pues... Pero lo superare!! (espero)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola!! TE seguimos!
    Y aprovechamos para invitarte a que nos sigas en nuestro blog y te unas a esta aventura. Somos un grupo de mamis, hablaremos en el blog de búsqueda, maternidad, lactancia,etc... Todos los temas que nos preocupen en este dulce camino. besos

    http://mamisorgullosas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Es que cuatro niños dan mucho, pero que mucho trabajo...(lo digo por experiencia, soy madre de un churumbel, pero Mr. X tiene tres y cuando estamos todos, lo flipo). Yo ahora con el mío ya voy pillando mi equilibrio, jejeje...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Imagino que al final del día acabarás medio ida. Paciencia y que todo vaya bien, ya verás como todo encajará ;) Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. A mi la que me pesa es la cuesta de Febrero y la de Octubre, que es realmente cuando me llegan las facturas de Reyes y Libros, cada una en su mes, claro.
    En cuanto a lo de ir colocando críos en la escuela, es de agradecer por la libertad que te deja, de movimiento al menos, el no llevar cargada a las espaldas uno, dos o hasta tres hijos.
    Yo no concivo vida con tanta extraescolar. Casi que monto en casa un club de "varios entretenimientos" para tenerlos reunidos bajo el mismo techo y no tener que pasearme por Madrid (en mi caso) dejando y recojiendo criaturas en distintos puntos, distintas horas y para distintas disciplinas.
    Está bien el esparcimiento para ellos, las posibilidades de hacer cosas nuevas, aprender otras disciplinas, pero si esto me mata, lo que era bueno pasa a ser lo peor, por lo que no pacto con esta dinámica.
    Mucho ánimo con la organización y anímate con el tricot, puede ser divertido y además te servirá para practicar el idioma.

    ResponderEliminar
  7. Hola maja, lo de hacer de taxista es un petardo y además con los peques de escolta, pon en silla, cinturón, quiero agua, me hago pis...espero que puedas cuadrar todo de la manera más efectiva para no matarte. ¡Ánimo!!
    PS: yo de extraescolar fuera del cole solo piscina y los dos a la misma hora. Pero cuando sean más mayores y eligen todo ellos 100% seguro que no cuadramos horarios y solo son dos.

    ResponderEliminar
  8. Yo por ahora hacen las mayores la misma extraescolar, patinaje, pero cuando alguna quiera cambiar... o cuando la peque quiera hacer otra cosa... seguro que esto como tu... con sindrome taxista!!! Mucho animo!!!

    ResponderEliminar
  9. Definitivo... eres una super mami!! uff es que 4... dan muchisimo trabajo pero veo que poco a poco lo vais cuadrando! Suerte y animo :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy empezando ahora con las extra escolares. Antes sólo llevaba a la n1 pero este año la n2 s incorpora al Cole y ¡No quiere ser menos!!!
    Siempre q t leo m imagino así cuando mis 4 maravillosos monstruos sean mayores...
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  11. Con 4 la cuesta de septiembre debe ser un Everest por lo menos, qué dineral!!!!

    ResponderEliminar
  12. Bueno, la parte buena es que en Francia no hay que comprar libros los reciclan de un año para otro. Solo es el gasto de material escolar (que ya es) y las actividades extraescolares que se paga el año entero por adelantado.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...