martes, abril 03, 2012

Mis niños no saben jugar

Mis dos hijos mayores no saben jugar y no sabría decir si eso es mayor desgracia para ellos o para mí.

Cuando yo era pequeña jugábamos a cualquier cosa y con cualquier cosa: Al elástico, a la camba, a las canicas, a cantar, a bailar, al escondite,...
(También es cierto que antes se tenían menos juguetes y más sitios donde jugar).
Pero siempre pensé que mi imaginación era el mejor juguete y que eso le enseñaría a mis hijos.
Y eso hice, pero ellos no lo quisieron aprender.
el niño nº 1 es un eterno aburrido, ya desde pequeñito solo se entretenía (y pocos minutos) si le decías a qué tenía que jugar (a él no se le ocurría). Solo concebía jugar a baloncesto si tenía campo, pelota (de basket, no cualquiera) y canasta, sino, decía que no se podía jugar.
Lo he visto aburrirse el día de su cumpleaños con 26 niños en casa y el día de reyes justo después de abrir sus regalos.
Cuando descubrió la consola y los videojuegos fue la muerte de cualquier otro juego para él.
Yo miraba embelesada a los niños que eran capaz de jugar con un avioncito de papel o simplemente imaginarse que eran unos piratas o algo así.
A pesar de mis esfuerzos, de darle opciones, de enseñarle juegos, de tardes en el parque, de manualidades...él no era capaz de entretenerse y veía mis sugerencias como castigos o tiempo de espera  hasta que le dejase jugar a la consola o ver la tele.
Llegó un momento en el que me rendí y pensé que él, simplemente, era así, un eterno aburrido y abanderado de la ley del mínimo esfuerzo.
Cuando la niña número 2 siguió sus pasos y aunque no tan exageradamente pero tampoco era capaz de entretenerse un rato a pesar de tener libros, juguetes, sitio donde jugar y hermanos con quien jugar, pensé que el error era mio y que no era capaz de inculcarles lo que yo creía que se adquiría por instinto: Saber jugar.
Empecé a tirar cartuchos como últimos recursos, tenían juguetes, pero hicimos más como manualidad, les enseñaba juegos que me esforzaba por recordar, hice un bote de sugerencias de juegos para que pudieran coger uno al azar (aconsejada por una mamá del blog) incluso hicimos un horario exhaustivo que en vez de poner "jugar" ponía "jugar a...." y así, sin tener que pensar a qué tenían que jugar, solo a cumplir el horario lo hacían. Aunque lo del horario fue lo que mejor me fue seguía pensando que era triste que no saliese de ellos mismos lo de "me apetece jugar a..." El que sean un niño y una niña no ha facilitado las cosas, pues apenas tienen gustos intermedios en los que puedan jugar juntos y al final acaban negociando en plan "yo me fastidio un rato y jugamos a lo que tu quieras y luego al revés". Eso siempre acababa en pelea, pues las promesas se evaporaban a la hora de la verdad y al final era peor el remedio que la enfermedad.



Pero llegó el número 3 y me teoría de que era culpa mía, de que algo no había hecho bien se hizo añicos.
¡El niño nº 3 sí sabe jugar!.
Puede pasarse horas tirando piedras sobre la rampa de un tobogán, solo para ver como caen, se entretiene cogiendo flores, simulando que una cuchara es un avión y un trozo de manzana un coche y juega constantemente, solo o con sus hermanos, pero sabe jugar.

Así que no es culpa mía y que mis niños mayores tienen un problema, pero ese problema , como decía antes  nos afecta también a nosotros.

El colmo de los colmos que para estrenar la resurrección de nuestro coche, que por fin está arreglado (eso sí, en Alemania, que de ser eficientes los teutones saben un rato).
Fuimos de excursión a un pueblecito de los alrededores. El sitio no podía ser más idílico: Un pequeño lago en un día soleado y con la naturaleza floreciendo y brillando como loca y lo que es mejor, para nosotros solos.
Al final del lago había unas piscinita para niños (ahora vacía, pero que visitaremos en verano) y una zona de merendero con toboganes, columpios, un campo de volley-ball,...(Ideal, vamos)




Pues a pesar de que se habían llevado juguetes, petancas, pelotas y demás y de que tenían un lago entero por explorar, con su correspondiente cacho de montaña y todos los animalitos que allí podían vivir, no podíamos despegarnoslos de encima y cuando les insitíamos que se fueran a jugar, que para eso habíamos ido allí, para que corrieran, saltasen, jugasen y les diera el sol, se limitaban a pasar de estar tirados en la manta que habíamos llevado para los bebés, a tirarse en los bancos o tirarse en el tobogán. (Super triste, vamos)

Al final casi nos tuvimos que enfadar para que entendieran que tenían que jugar y entretenerse. Ellos acabaron de morros y a nosotros nos dieron el día.
Pensamos que eso no podía seguir así, que unos niños tendrían que saber jugar o como minimo entretenerse y más en un entorno tan propicio.



Al llegar a casa optamos por una solución drástica y arriesgada. A partir de ahora, mientras haya sol estarán jugando (a poder ser en el jardín) solos o juntos, da igual. A lo que quieran o a lo que puedan. Pueden ir en bici, en patines, jugar a badminton, comba, elástico, canicas, petanca, disco, pelota, trepar a los árboles, hace cabañas, al escondite, buscando bichos o cogiendo flores, tirando barquitos de papel al rio (que tenemos delante), fabricando cometas (lo de toda la vida, vamos) y cuando aprendan, cuando el tiempo se les pase tan deprisa que ni se den cuenta de que se ha hecho de noche, que se lo pasen tan bien que se les olvide que es la hora de cenar creo que les dejare un precioso regalo.




11 comentarios:

  1. Guau! que entorno tan bonito teneis, me da una envidia tremenda! creo que como dices es cuestion de caracteres, mira al niño 3, se lo pasa pipa solito!!! Puede que el cambio, el vivir ahora en un entorno mas natural y demás les ayude a disfrutar de esos juegos que desgraciadamente están tan en desuso hoy en dia. Muuchas gracias por el premio guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho tu artículo, ya que soy anti tele, anti consolas y anti apoltronamiento. Mi hijo sabe entretenerse pero no mucho rato y no veas como insiste con la tele. Por otro lado es el único niño de su clase sin ningún tipo de consola...

    ResponderEliminar
  3. Esa misma batalla tengo con mi cuñado, tiene 15 años y lo conozco desde los 12, nunca ha sabido jugar... Le ocurre exactamente lo mismo, todo el tiempo anda diciendo "estoy aburrido", le propones cosas ara jugar y nada, no le gustan o solo duran unos minutos, lo único que le entretiene durante horas es la consola o facebook...

    Nunca lo he entendido, de pequeña me entretenía hasta con un trozo de hilo y me lo pasaba pipa yo sola. A ver qué tal te va con esta nueva propuesta, yo con mi cuñado ya doy la batalla por perdida y como a quien persigue es a su madre pues, bueno, es diferente jajaja. Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Que triste que no sepan jugar, yo creo que todos los niños pasan por etapas de "mamá me aburro", esperemos que sea pasajero!
    Bien por el nº 3, y el paisaje idílico!

    ResponderEliminar
  5. jo, qué triste... aunque si ya no lo han aprendido, cuanto más mayores...

    ResponderEliminar
  6. Creo que simplemente has tenido mala suerte. Yo también fui una niña que no sabía jugar, y sin niños alrededor. Sin embargo, mis hijos siempre han sabido entreteneese solos, eso va en el carácter. Aunque siempre se les puede ayudar para bien o para mal (dándoles la consola incluso antes de que la pidan).

    ResponderEliminar
  7. Menuda batalla! Es cierto que hay niños que no saben entretenerse y aunque les propongas cosas todo les parece aburrido, va con el carácter. Con lo que me gustaba jugar a mí, sobretodo a barbies, me podía pasar horas y horas, mis padres se preocupaban porque no me oían jaja!

    Un saludo!
    Sara

    ResponderEliminar
  8. Espero que sea una etapa de las tntas por las que pasan y luego lo puedas comentar a modo de anecdota.
    Los mios por suerte se entretienen solitos y bastante rato.

    Qué sitio mas precioso, tener la naturaleza al lado de casa como el que diceces una maravilla.
    Nosotros por aqui cerca tambien tenemos publitos y zonas verdes. Para eso Irlanda es única.

    Te paso mi nueva URL www.aventurasdesdedublin.blogspot.com

    besitos y a seguir bien.

    ResponderEliminar
  9. Pero qué original Elena!!!! me encanta tu blog! un abrazo. Te sigo! Entras en mi lista de SUPER MAMIS!!!

    ResponderEliminar
  10. Valla que mala suerte! Nunca había pensado en esto, no se me había ocurrido que puediera ser. Yo tengo dos hermanos y siempre jugábamos muchisimo, no hemos sido de tener muchos jugutes pero no tengo recuerdo de aburrirme. Ahora mis niños también juegan todo el tiempo, menos cuando están cansaditoso tienen hambre o alguna cosa así especial, pero son ratos, el resto del tiempo juegan mucho con cualquier cachibache, menos mal, sino me da algo...no me imagino lo que has tendo que pasar!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...