domingo, marzo 11, 2012

La foto/historia de Ummu Aisha



Cada vez que veo esta foto de mi lindo gatito no puedo evitar pensar que fue el comienzo de una nueva vida. Fue un regalo de mi marido en febrero de 2009 y en ese momento no tenía ni idea de lo que iba a significar para mí.

Yo antes no era musulmana, mi padre es marroquí pero nunca he sabido demasiado sobre el Islam, era algo que me llamaba la atención pero como él nunca me había explicado demasiada cosa pues era un tema un poco apartado. Pocos meses después de la llegada de mi bichito (cuyo nombre es Emir, significado: príncipe) me interesé más en el Islam, aprendí cosas y vi que no era lo que siempre se veía en los medios, me gustó y me hice musulmana. Jamás pensé que una decisión tan encantadora para mí pudiera resultar un verdadero tormento en mis padres, sí, incluído mi padre, que siempre ha sido musulmán.

A partir de ahí comenzó una gran batalla en casa, mi marido tuvo que irse un mes a Marruecos a buscar trabajo, un negocio en el que pudiera hacer algo, lo que sea. El restaurante que tenía había cerrado y no teníamos nada. Eso supuso quedarme en casa sin más compañía que mis padres y el gato. Ellos estaban siempre discutiendo conmigo, además se encontraban en pleno divorcio y me metían en medio, llegué incluso a verlos pegarse y la imagen de ese día jamás se borrará de mi mente "¿Por qué todo eso?", me sigo preguntando una y otra vez.

Las llamadas a distancia eran muy caras, así que no podía hablar demasiado con mi marido. Me prohibieron hablar con él, no me dejaban ni ir a la cabina, pasé el peor mes de toda mi vida, metida en casa y contando los minutos para que mi marido volviese mientras veía series manga o películas, ante cualquier cosilla me ponía a llorar. Durante todo ese tiempo el único que me dio afecto fue mi gato, solo él se alegraba de verme, solo él se acurrucaba conmigo, solo él me daba un respiro de aire fresco durante el día. Lo abrazaba y dormía a mi lado.

Cuando mi marido llegó pasamos por otra dura prueba: Nos querían separar a la fuerza, literalmente. Recuerdo aquella noche en la que estábamos hablando, despidiéndonos entre mares de lágrimas por parte de ambos porque no encontrábamos solución, pensábamos que no nos quedaba otro remedio que separarnos y entre todo aquello llegó mi padre, abrió la puerta del coche y me llevó a casa medio arrastrando.

No pude dormir, nos llamamos por la mañana y queríamos vernos pero no sabíamos si en realidad sería buena idea o no, ya había sido duro despedirnos una vez y una segunda nos parecía insoportable. Aún así nos vimos y tomé la gran decisión de mi vida: Venirme a Marruecos, a vivir con mi marido y con mi religión en paz. Hice una pequeña maleta a escondidas durante 3 días, prácticamente llevaba lo puesto, porque en la maleta no cabían todas mis cosas, pero no me importó. Al tercer día teníamos el billete de barco, cogí mi pequeña maleta, mi inseparable gato y nos fuimos, por supuesto me despedí primero y, para mi sorpresa, no me retuvieron.

A día de hoy ya se han suavizado las cosas con mis padres, sigo aprendiendo cada día más sobre Islam y me siento muy contenta de ser musulmana, es una religión que me enseña a tener paciencia, a respetar sobre todo a mis padres (y más aún a mi madre), al contrario de lo que se suele escuchar, la mujer tiene una gran importancia y son muchísimas las que marcaron la historia del Islam de forma positiva, mujeres fuertes, trabajadoras, que sufrieron lo suyo y a pesar de todo siempre tenían una sonrisa que regalar. Mi marido y yo estamos felizmente casados, ambos tenemos trabajo y ahora esperamos un bebé ¡Somos felices!. Sobre mi gato, sigue siendo mi compañero inseparable y cada vez que lo veo no puedo evitar pensar "gracias por estar siempre ahí", quizá si no lo hubiera tenido a mi lado en aquel mes terrible me habría rendido agotada y todo lo que tengo ahora no existiría...

10 comentarios:

  1. Dunia mi amor!!! Me has emocionado! Que bonita historia de paciencia y de valentia, Dios te ha recompensado por todos tus sufrimientos. A todas las convertidas nos pasa un poco el rechazo de nuestras familias junto con la felicidad de nuestra nueva vida, es una mezcla de sentimientos contradictorios dentro y es duro superarlo, pero tenemos a Dios de nuestro lado y despues de la dificultad llega la facilidad. Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Que historia tan bonita y que manera de perseguir un ideal.te felicito!!

    ResponderEliminar
  3. Me parece una historia preciosa :-)

    ResponderEliminar
  4. Es una historia algo durilla pero al final preciosa
    Lucha por lo que quieres :)
    Vaya afecto que nos pueden dar los animales y los gatos aunque la gente diga lo contrario son muy cariñosos :)
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Ains que me habéis emocionado con vuestros comentarios! jajaja Muchas gracias a todas por vuestro apoyo, fueron momentos duros y aún quedan pequeños huecos, pero gracias a Dios las cosas han cambiado mucho, somos felices y mi gatito por supuesto está súper mimado ¡Que se lo merece! ;) Besotes a todas

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho tu historia, emocional y diferente. Me alegro que persiguieras aquello en lo que creias, fuiste muy valiente y el mundo tiene que aprender a verlo todo de otra forma. Gracias por compartirla. Besos

    ResponderEliminar
  7. Ay corazón, me he encontrado con esto por casualidad y me he apenado mucho por ti, por los malos momentos pasados.
    Mis comienzos también fueron muy difíciles con mi familia, también el inicio de la relación con mi marido porque no le aceptaban. Supongo que nosotras tenemos historias un poco parecidas, pero la tuya es mas durilla.
    Que bien que ahora eres feliz con tu nueva familia.

    ResponderEliminar
  8. Ummu Aisha, que historia tan dura, pero que bien que tenga un camino tan feliz. Emir es adorable y no me extraña que lo tengas tan mimoso jejje.
    Me resulta extraño que tu padre se enfadara por que tú abrazaras al Islam...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que para amar y respetar a los padres no hace falta ninguna religión.
    Si Dios me dice que debo hacerlo, lo hago. Pero prefiero hacerlo sin que me lo diga nadie.

    ResponderEliminar
  10. hola, soy nueva aqui...la verdad que tu historia me emociono....yo no soy musulmana, pero tengo sed de aprender todo del islam...gracias por bonita historia.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...