sábado, marzo 17, 2012

La foto/historia de Amelia


Hace trece años que nos hicimos esa foto mi marido y yo. 
Nosotros nos conocimos de forma casual, no teniamos relación ninguna, viviamos en ciudades diferentes y no teniamos nada en común. Su forma de ser totalmente diferente a la mía, y en fin un cúmulo de circunstancias hicieron que nos conocieramos. 
Febrero de 1996 es cuando nos conocimos, al poquito tiempo se fué a la mili, regresó y se puso a estudiar, yo ya había terminado mi carrera. Pasamos muchos años de novios,concretamente 9 años, nos casamos el 4-4-2004 y jamás yo podría haber imaginado en esa foto, en ese lugar (Peñón de Ifach Calpe) que mi vida iba a transcurrir como lo ha hecho. 

Mi historia es muy sencilla pero quiero que sirva a la gente que nos lee para tener paciencia, para apostar si realmente quieres a tu pareja y comprobar después que todo ha merecido la pena. Los hombres generalmente son más parados o más cómodos como lo queraís llamar, mi marido no tenía prisa por nada ni por nadie, era feliz de novios eternamente, esa foto era la típica de nuestros domingos, preparaba bocadillos y nos ibamos a recorrer la costa donde vivimos. No teniamos nada más que el sol, la justa gasolina para recorrer la ruta y nosotros dos, no había más. En los inviernos haciamos lo mismo, pero en vez de irnos a la playa nos ibamos a la montaña y así meses, meses, años , años. 
Hasta que un buen día,  terminada él su santa carrera y yo con más de mil ideas (MALAS) en mi cabeza fuimos invitados a la boda de un amigo suyo y le dije en voz baja: levantate conmigo que vamos a pedir cita para dentro de medio año para que nos reserven convite a nosotros!! , No os podeís imaginar la cara, estaba poniendose ciego a gambas y se puso rojo como un tomate. Como me vería la cara que se levantó como un autómata y fuimos a conversar con el encargado.

Bueno esto que parece un atraco a bocajarro quiero deciros que ha sido el comienzo de un camino que ha merecido la pena. Seguimos siendo muy sencillos, me encanta nuestra vida porque somos felices con muy poco y valorando por encima de todo la familia,  Aposté por un compañero de viaje que me llena todas mis incertidumbres, que me acompaña, que nos entendemos sin hablar y que por supuesto discutimos y tenemos nuestras historias pero NOS QUEREMOS.

3 comentarios:

  1. Una historia preciosa y un ejemplo de paciencia y de que con muy poco se puede ser muy feliz :)
    Espero que la vida os haya recompensado la inmensa paciencia!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ni cariño quieres casarte conmigo, ni eres el amor de mi vida y no sabria vivir sin tí. Aporvechando que el Pisuegra pasa por Valladolid y de paso nos ahorramos un viajecito para reservar convite, vamos a dar la señal y elegir menu y ve desempolvando el frac que estás emplazado pequeño. Directo al grano, jajajaja... me ha gustado mucho la idea, aunque ya me llega con retraso me ha gustado

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...