miércoles, enero 25, 2012

Suegradas con la comida

Odio cocinar. De las cosas de la casa es lo que menos me gusta.
Te pasas una hora metida en la cocina, ensuciándolo todo e intentando no pensar que luego te vas a pasar otra hora recogiendo y limpiando para que luego uno empiece "ay, esto no me gusta", otro "¿puedo dejar lo marrón?", algún bebé que lo tira al suelo y el otro lo estruja antes de pasar por la boca o como mucho la reacción es la indiferencia absoluta. Tragan y hasta la cena.
Además, hay que añadir que sigo sin horno, con lo que a mi me gusta eso de echarlo todo en una fuente, meterlo en el horno y ya volveré cuando esté hecho.
No tengo que estar pendiente de añadir ingredientes, ahora agua, ahora sal,...todo pa dentro y listo.
Tampoco tengo mucho tiempo de cocinar, que aquí se come a las 12:00h y antes tengo que hacer la papilla a los bebés y dársela para que podamos comer tranquilos.
Así, que entre unas cosas y otras el menú en mi casa es rápido, sencillo y casi, casi de niños, que discutir por la comida, lo justo y ya comerán sano en el comedor.
Mi suegra es la típica persona que le encanta la comida bio, el pollo de granja (pero solo a la plancha), las verduras al vapor y las ensaladas de colorines y en mi casa no entra nada verde que no sean aceitunas (pero ella de cocinar, nada de nada).
El primer día hice pollo en salsa con patatas y ya le puso pegas.
Para cenar, tortilla  y ya me hablaba del colesterol. El niño número 1 prefirió huevos fritos y le metió miedo hablándole de salmonela (¿?).
El segundo día tocaba escalopes con patatas y ya me dejó claro que ella las patatas fritas ni probarlas, que no se que de las grasas trans, así que las hice en puré y se lo comió de mala gana. Cenamos pan con embutido (lo que en mi chiqui isla sería un "pa amb oli") porque otra cosa no, pero pan en Francia, de todos los colores. Pues ella solo pan de cereales y poquito, que engorda.
Al tercer día me la llevé a comprar y le dije que cogiera lo que necesitase, lo que estuviera acostumbrada a comer. Cargo de ensaladas.
Ya que estábamos ahí compramos para comer pollo asado con patatas, porque claro, si voy a comprar con semejante caravana detrás no me da tiempo de hacer la comida. Las patatas nos las probó.
Al cuarto día tocaban entrecots de ternera. Nosotros nos los ibamos a comer con las patatas que obviamente sobraron. Ella no, claro. Le sugerí una tortilla, maiz dulce, una ensalada,... "No, no te preocupes, cualquier cosa me va bien".
Tal cual echo la carne en la plancha me dice: "¿No tendrás algo de arroz?". Calienta el agua, espera a que hierva, apaga el fuego de la carne, vuelve a empezar....
Y casi me la como a ella cuando llega mi marido y le suelta: "Pobrecita. Claro, es que ella no sabía que el entrecot se hace en el último momento".
Sí, joia, si lo sabía, es que ERA el último momento.
Al día siguiente comimos fuera.

Pero el peor día fue cuando hice salchichas de cerdo con huevos revueltos (recuerdo que en mi casa viven niños y no tengo horno) y me suelta: "Ay, que asco. Si yo me como eso vomito".
Me pasé el resto de la tarde en otro cuarto "planchando" para no estrangularla allí mismo.



16 comentarios:

  1. jajaja, bueno, después de todo lo malo te ha dado para un post muy divertido. Ánimo, la próxima vez que vaya a ayudaros, le puedes sugerir que ella cocine y tú te encargas de lo demás, no? Aunque claro, mejor que se lo sugiera tu marido, que para algo es su hijo :D
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, pues que cocine ella, para la próxima déjale la cocina a su disposición los diez días! ;D

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja... Pues yo pensé que había ido para ayudarte y que en la entrada nos comentarías cómo se las pasó cocinando y obligándoles a comer a todos los típicos platos de las abuelas...
    Ya supongo que lo pasarías fatal, con el trabajo que tienes con los que sois ya en casa como para tener que cocinar a parte para ella...

    ResponderEliminar
  4. uf, cuenta hasta 10, respira, ¡¡que paciencia¡¡ me recuerda a mi madre con la comida, que horror, entonces cuando me visita la que cocina es ella y tan pancha que me quedo eah jajaja la verdad es que es pa echarla de comer aparte jeejej

    ResponderEliminar
  5. Un poco rara con la comida sí que parece pero en parte la entiendo. Tanta patata frita no es buena y ...las comidas que haces se han de equilibrar con algo de verdura!

    ResponderEliminar
  6. Buf, paciencia que ya se ha ido!!
    Entiendo por qué tiene ese carácter, porque todo el día comiendo verde, tampoco puede ser bueno...
    La próxima vez le propones que cocine ella!

    ResponderEliminar
  7. Aparte de la falta de educación de esta buena señora, me pregunto qué clase de ejemplo le está dando a sus nietos.
    Porque mi santo nos pone alcachofas, que yo odio, y si está el niño delante me las como con cara de santa. Ejemplo se llama eso.
    Y si vamos a comer a casa de mi suegra vamos, que me como lo que haya me guste o no. Educación se llama eso.

    ResponderEliminar
  8. Por dios vendito, yo te aseguro qeu la estrangulaba pero ya y le pagaba el avion de ida pero sin vuelta, nada de pascuas ni nada de nada. que se quede en su casa con sus ensaladas etc.... qué mujer.
    No me estraña que estes hija. animo que ya te quedará poco no?
    Por cierto tengio mi blog público durante unos días por si quieres pasarte cuando tengas tiempo, luego volvere a privatizarlo.

    ResponderEliminar
  9. Yo la cojo del moño, en serio... Tenías que haberla mandado a pastar al jardín xD

    ResponderEliminar
  10. Ay lo que me puedo reir con las cosas de tu suegra! Que en todos lados cuecen habas! Al menos tú no la tienes TODOS LOS DÍAS en casa!

    ResponderEliminar
  11. Hija no la dejes entrar más en tu casa!!! pero qué cansina no????? besitos

    ResponderEliminar
  12. esto de escribir es un desahogo, no??? jajajaja menuda suegra tienes no=? si quiere comer bio me parece estupendo (a mi también me gusta, aunque para los peques claudico muy frecuentemente) pero no entiendo que hace opinando lo que haces tu con tus hijos... animo guapa!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. ¡dios mío!!! ¡menuda joya!!! Yo también le propondría lo de que cocine ella.....

    Para las pascuas te mando kilos y kilos de paciencia.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Jajaja madre madre lo que me he reido.. con perdon eee pero es que mira que es desquiciante la jodia!! y ella cocinar nada??? joer en casa tiene criada que la tenga asi tan reinona??jajja
    me encanta...que pesada!!jaja
    un beso y animo :)

    ResponderEliminar
  15. Si por lo menos no empieza a opinar sobre cómo tienes puesta la casa date con un canto en los dientes. Porque mi suegra las dos veces que ha venido a mi casa (vive a casi 300km de mi y termina baldaita en el coche) ha venido con la olla preparada para que yo no tuviera nada que hacer peeeeerooooo.... cuando yo voy allí está todo el día diciendome lo que tengo que hacer: porque ella no concibe un mundo que no sea como el suyo, casa, novelas y tele5 y yo soy más de estar tranquila, leer un rato, manualidades... y como no tengo niños pues si hoy no friego lo de la cena no pasa nada, mañana y ella eso.... vamos, que me tiene por una vaga que no hace nada en todo el dia y no sabes lo feliz que soy yo viviendo muuuuuy lejos de ella. De todas formas, ya me estoy mosqueando y cuando veo que el hijo no dice nada a sus pildorazos se lo digo yo (con filosofía claro, que no es plan de enfadarla) que estoy hasta las narices de que me pida la foto del mueble del salón para ver cómo lo tengo puesto. Besazos.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...