martes, enero 31, 2012

Manualideas: Flores Pompón.

Hacía siglos que no le dedicaba una entrada a esta sección, pero con la vuelta al trabajo, después la mudanza y demás no había tenido mucho tiempo.
Ahora que estamos instalados y que me paso muchos ratos vigilando a mis bebés de que no se peleen se me ocurren muchas cosas para hacer. Tanto para los niños, como para la casa, que hay muchos rincones que llenar.
Uno de mis pequeños placeres es sentarme delante de la tele (ahora del fuego) en las tardes de invierno y hacer ganchillo. El tacto de la lana entre mis dedos mientras chiporrotea la chimenea hace que el invierno tenga otro sabor. Ahora tengo un montón de proyectos a medias que os iré enseñando, pero este es tan fácil y tan agradecido que seguro que os va a encantar.


Estas son las que hice yo, pero si navegáis un par de minutos por la web, podéis ver un montón de ejemplos para todos los gustos y colores.
Yo os dejo unos cuantos. (Pulsad en la foto para ver el enlace)






A que parece fácil. Pues lo es aún más. Por si os animáis os he dejado un paso a paso en mi otro blog. Y cuando las tengáis hechas mandadme fotos para que pueda verlas.






lunes, enero 30, 2012

¿Cuanto valen los niños?

Cambiemos de tema y dejemos tranquila a mi suegra.
Hoy me interesan los niños (que raro). Y más concretamente como sale de caro un hijo.
Conozco parejas, muchas parejas que cuando empiezan a plantearse tener un hijo se escandalizan por los precios de las guarderías, de los libros escolares, de las actividades extraescolares,el precio de los potitos... (más los papás que las mamás) y en muchas ocasiones van postponiendo su paternidad por esos motivos.
Mi marido es más de la opinión de que donde comen dos comen tres (o cuatro) y yo soy de la opinión de que, como todo, tener un niño vale lo que te quieras gastar en él.
Es decir, yo no tuve actividades extraescolares, no fui a colegio privado, mi madre era de las que me hacía dobladillo en los vestidos hasta que estaba desteñido cuando quería bajarlo (¿os pasaba a vosotras?) y no crecí tan mal.
Esta claro que puedes tener el niño a la última, con ordenador último modelo, clases de piano desde los cinco años, colegio privado con uniforme, y ropa nueva todas las temporadas, pero no es el niño que sale caro, somos nosotras que nos queremos gastar eso en él.
Está claro que hay gastos que son ineludibles, hay que darle de comer, vestirle y tiene que ir al colegio, pero realmente el gasto no es tan grande si piensas lo que te sale al mes. El gasto más grande, el que hace que se te pongan tiesos todos los pelillos es el colegio en septiembre. Pero es que va a ir al cole todo el año, divide lo que te han costado los libros, mochilas y material escolar por los 9 meses de cole. ¿que te sale? ¿Cincuenta euros por niño? ¿Cien? (Uf). No es tanto ¿no?.
No, amigos, no. Un niño no sale caro. Lo caro es.....(y aquí os cuento una revelación)......las cosas que rompe.
Porque yo le compro ropa al niño número 1 cuando llega septiembre y en octubre puedo volver. Y no es por lo que crece, que a veces si, pero ya no. Es por la cantidad de agujeros que le hace a sus pantalones. Y que a veces le pongo rodilleras (a veces se las hago poner a él por haberse tirado a lo bruto y sin pensar, después de que sea el tercer pantalón que se carga en una semana), pero lo que suele pasar es se amontonten en el cesto de la costura hasta que llega el verano y ya no vale la pena, porque al invierno siguiente no le valdrán.
El niño número 1 siempre ha sido muy destrozón. Es descuidado, despistado y pertenece a esa generación de materialistas redomados, consumistas libertinos, que nos cuesta tanto educar.
Pero ni acumulando los gastos de todos sus destrozos en los 12 años que tiene creo que llegará a superar a su hermano pequeño (el número 3) que con solo dos añitos a conseguido cargarse nuestro bien más preciado: LA TELE.
(Lloros) Una tele de plasma, de solo un añito y medio, que ha sobrevivido a una mudanza internacional y el decide tirarle un kiwo (así llama a los coches, no tenemos ni idea de porqué) y a la mierda la tele (más lloros).
En su defensa diré que no se la tiró expresamente, que él la quiere más que nadie porque de ahí sale Pocoyó, pero que lo tiró, lo tiró y que la tele se puede tirar...también.
Y que hago yo ahora, sin nuestras sesiones de peli pizza los viernes-noche, sin poder ponerles los Teletubbies, ni chantajearles con la wii por la tarde. Ay, ay, ay (más lloros).


(La prueba del delito)


(La reconstrucción de los hechos)


jueves, enero 26, 2012

¿Niño = niña ?

Entre las muchas lindezas que soltó mi suegra por su boquita durante su visita, la que más me sorprendió fue una que dijo a los pocos días de llegar.
Después de comer, en la sobremesa, mientras mis bebés echaban la siesta y los mayores aún estaban en el cole yo me escapaba a poner lavadoras, a hacer mi cama si no me había dado tiempo, a guardar cuatro cosas que siempre están por en medio (las que tengan niños pequeños sabrán de que les hablo).
Me dijo que le recordaba a ella cuando tenía a sus hijos pequeños porque también tenía que aprovechar mientras dormían.
Hasta ahí todo bien, "es lo habitual", respondo yo, "solo es un tiempo", pero después añade: "Tendrías que enseñar a la niña número dos a que te ayudara con la casa".
¿Perdón? Al margen de que la niña número 2 tiene 9 años y la pobre hay muchas cosas que no puede, no sabe o a mi no me da la gana de que haga, pues para eso tiene una madre...muchas veces no le queda más remedio que ayudar, pues somos un montón y yo sola no doy a basto pero, ¿a santo de qué el niño número 1 se "libra" de tal privilegio?.

Lo resolví diciendo que en realidad no tienen mucho tiempo, llegan de clase sobre las 5 y entre deberes, ducharse y recoger sus cuartos no tienen tiempo ni de jugar, porque recuerdo que aquí se cena a las 7. Y aún así creo que ayudan bastante pues tienen sus tareas asignadas como sacar la basura, poner y quitar la mesa, quitar el lavavajillas, sus cuartos (por supuesto) y cuidar de sus hermanos más veces de las que quisiera (sobretodo por todo esto de la mudanza). Además, el fin de semana me dejan explotarles dos horitas en las que hacemos limpieza un poco más en serio (baños, barrer, fregar, revisión de sus cuartos,...)

Pero de repente me encajaron muchas cosas. Ella solo ha tenido dos hijos y siempre pensé que el hecho de que ninguno de los dos fuera capaz ni de quitar su plato cuando termina de comer era por la manera que los ha criado no que lo hubiera hecho así por ser chicos y no chicas. No se si me explico.
Ingenua de mí no se me ocurrió pensar que era por ser chicos que los había criado así y si hubiera tenido una chica le habría tocado tragar con todo.
Igual tendría que haberme dado una pista que comentase que mi cuñada no es capaz de recoger la mesa, cuando yo me siento un poco tonta al hacerlo, pues he sido la última en llegar y soy la única que ayuda a recoger mientras están los otros tres (entre ellos mi marido) ahí repantingados de chachara.

Pero es que yo he vivido el caso contrario, en mi casa eramos dos chicas y nos hacían ayudar. No se que hubiera pasado si se hubiera dado el caso de tener un hermano.

En cualquier caso yo educo a mis hijos igual, dentro de la capacidad, la edad y las habilidades de cada uno. Es decir, no puedo decir a la niña número 2 que me ayude a llevar la compra pues no puede ni con una mosca, pero si el niño número 1 lo hace no es porque sea chico, sino porque es más mayor y tiene más fuerza. Y en cambio, a él le cuesta horrores recoger algo decentemente, pues siempre se deja algo mientras que la niña lo hace mucho mejor. Igual es porque es una niña, o igual es porque ella es así.
¿Que pensáis vosotras?




miércoles, enero 25, 2012

Suegradas con la comida

Odio cocinar. De las cosas de la casa es lo que menos me gusta.
Te pasas una hora metida en la cocina, ensuciándolo todo e intentando no pensar que luego te vas a pasar otra hora recogiendo y limpiando para que luego uno empiece "ay, esto no me gusta", otro "¿puedo dejar lo marrón?", algún bebé que lo tira al suelo y el otro lo estruja antes de pasar por la boca o como mucho la reacción es la indiferencia absoluta. Tragan y hasta la cena.
Además, hay que añadir que sigo sin horno, con lo que a mi me gusta eso de echarlo todo en una fuente, meterlo en el horno y ya volveré cuando esté hecho.
No tengo que estar pendiente de añadir ingredientes, ahora agua, ahora sal,...todo pa dentro y listo.
Tampoco tengo mucho tiempo de cocinar, que aquí se come a las 12:00h y antes tengo que hacer la papilla a los bebés y dársela para que podamos comer tranquilos.
Así, que entre unas cosas y otras el menú en mi casa es rápido, sencillo y casi, casi de niños, que discutir por la comida, lo justo y ya comerán sano en el comedor.
Mi suegra es la típica persona que le encanta la comida bio, el pollo de granja (pero solo a la plancha), las verduras al vapor y las ensaladas de colorines y en mi casa no entra nada verde que no sean aceitunas (pero ella de cocinar, nada de nada).
El primer día hice pollo en salsa con patatas y ya le puso pegas.
Para cenar, tortilla  y ya me hablaba del colesterol. El niño número 1 prefirió huevos fritos y le metió miedo hablándole de salmonela (¿?).
El segundo día tocaba escalopes con patatas y ya me dejó claro que ella las patatas fritas ni probarlas, que no se que de las grasas trans, así que las hice en puré y se lo comió de mala gana. Cenamos pan con embutido (lo que en mi chiqui isla sería un "pa amb oli") porque otra cosa no, pero pan en Francia, de todos los colores. Pues ella solo pan de cereales y poquito, que engorda.
Al tercer día me la llevé a comprar y le dije que cogiera lo que necesitase, lo que estuviera acostumbrada a comer. Cargo de ensaladas.
Ya que estábamos ahí compramos para comer pollo asado con patatas, porque claro, si voy a comprar con semejante caravana detrás no me da tiempo de hacer la comida. Las patatas nos las probó.
Al cuarto día tocaban entrecots de ternera. Nosotros nos los ibamos a comer con las patatas que obviamente sobraron. Ella no, claro. Le sugerí una tortilla, maiz dulce, una ensalada,... "No, no te preocupes, cualquier cosa me va bien".
Tal cual echo la carne en la plancha me dice: "¿No tendrás algo de arroz?". Calienta el agua, espera a que hierva, apaga el fuego de la carne, vuelve a empezar....
Y casi me la como a ella cuando llega mi marido y le suelta: "Pobrecita. Claro, es que ella no sabía que el entrecot se hace en el último momento".
Sí, joia, si lo sabía, es que ERA el último momento.
Al día siguiente comimos fuera.

Pero el peor día fue cuando hice salchichas de cerdo con huevos revueltos (recuerdo que en mi casa viven niños y no tengo horno) y me suelta: "Ay, que asco. Si yo me como eso vomito".
Me pasé el resto de la tarde en otro cuarto "planchando" para no estrangularla allí mismo.



martes, enero 24, 2012

Y llegó la suegra

Pocos días después de estrenar el año tuvimos la visita de mi suegra. Normalmente tengo buena relación con ella y nos tenemos aprecio, pero 10 días completos, con sus días y sus noches, fueron demasiado. Vamos, que me dieron pa tener ganas de estrangularla unas cuantas veces.
Siempre había tenido una opinión de ella como una mujer dinámica, moderna y liberal y es curioso como ha pasado a convertirse en la típica, típica suegra de comentarios picajosos y fuera de lugar.
Se me ha hecho muy, muy largo. Supongo que no ha ayudado mucho de mi marido, su hijo, se encerrase todos los días en su despacho a trabajar porque tenía mucho trabajo acumulado por estos días de traslado y de fiestas y me dejase a mi sola con las fieras y LA SUEGRA.
Ella, en teoría, venía unos días para ayudar a que nos terminásemos de instalar, a quedarse con los niños para que yo me organizara, a hacerme de interprete en los tramites administrativos y demás como buscar un pediatra, conseguirme unas clases de francés,...
Al final ha sido todo un fracaso: Con los trámites no se hacía entender y nos tuvieron toda una mañana bailando de la "marie" (ayuntamiento) a la "prefecture" (que no se que puñetas es, pero que servia para pedir la residencia, que no es el caso). De allí a la santé (como la seguridad social) para que después una señora estúpida nos diga de malas maneras que en Francia, sin trabajo, no hay seguridad social. Y yo, que se que no es cierto pero no se lo puedo explicar, y mi suegra que no sabe imponerse y le va bien todo lo que le digan aunque después se preocupe dos días y te haga preocuparte a tí (joer, haberselo dicho a la tipa). Pero eso sí, le cayó muy bien el funcionario que nos mandó a ninguna parte a perder el tiempo solo porque nos dio un mapa de como llegar.
Después de toda una mañana caminando con un niño en brazos y una suegra que no sabe manejar el carrito del otro niño y quejándose todo el tiempo del frío y del dolor de pies, vi que una y no más, que nos quedábamos en casita y los trámites por teléfono (pero tampoco, al final el pediatra lo ha tenido que encontrar mi marido).

Con los niños tampoco se podía quedar, pues se desesperaba si alguno lloraba y sufría si parecía que a lo mejor, tal vez, el niño número 4 se iba a caer de culo (ahora, que ya solo quiere estar de pie). Entonces lo cogía en brazos para controlarlo y el pobre bebé se retorcía e intentaba zafarse para que lo dejase en el suelo...y ella se quejaba de lo que se movía.
Si intentaba ir a comprar dejándola SOLO con el niño número 4, (que es un santo) porque en mi cutre coche no me caben los dos niños, ella y la compra, se desesperaba y al final mi marido tuvo que dejar de trabajar para ir a socorrerla con la criatura.
Para mi es un completo misterio como han sobrevivido mi marido y su hermano a su infancia, pues no me imagino a esta mujer lidiando con dos niños, cuando mi niño número 4, que es mas bueno que el pan (el número 3 no tanto) la sobrepasa.
Así que al final pasábamos las mañanas de tertulias, encargándome de los bebés, de atenderla a ella, escapándome para poner lavadoras, llevándomela a comprar para no dejarla sola y haciendo la comida con un montón de condiciones alimenticias (que ya os contaré mañana, que eso da para una entrada entera),...
Y claro, tantas horas juntas dan para un montón de suegradas varias.
La cosa ha ido evolucionando desde "ay, que bien, llega algo de ayuda", a "bueno, no lo ha hecho con mala intención", pasando por "tranquila, cállate, que solo quedan 4 días", al "¡Ah!, que se vaya que la mato".

Ahora amenaza con volver en Pascua, pero eso sí, a un hotel.
¿Como me lo tomo? ¿Me ofendo o me alegro?


(Mañana 2ª Capítulo: Suegradas con la comida")


lunes, enero 23, 2012

Hoy soy el prota

Me hubiera gustado hacerle al niño número 3 una fiesta de coches (kiwos los llama él y no tenemos ni idea de porqué). Hace tiempo que le daba vueltas a como hacer una tarta de coches, como hacer un photocall de coches, ...
Lo de que estemos en Francia ha cambiado un poco las cosas y tendremos que adaptar todos nuestra manera de hacer las cosas, nuestras tradiciones y costumbres.
Lo de los cumpleaños era algo que no sabía muy bien como compensar. De una manera o de otra los niños siempre han tenido fiesta el día de su cumpleaños y aquí, sin invitados, veía difícil que no quedará muy triste.
Se me ocurrió hacer "un día protagonista" y ahora el día del cumpleaños es un día dedicado a quien los cumple, con su comida favorita....



...el pastel de su sabor favorito....


...y un plan pensado única y exclusivamente para el cumpleañero.


En el caso del niño número 3 fue un chiquipark gigante que encontramos por aquí (porque por aquí todo es gigante).
Los mayores entendieron en seguida el significado de "protagonista" y se quedaron con el peque aguantándose sus ganas de ir a jugar a cosas de "mayores" que no habían visto nunca en un chiquipark (y yo tampoco). Se quedaron con él en el castillo hinchable, le acompañaron a la pista de karts para pequeñines, le ayudaron a subir por todo el circuito de columpios,...eso sí en cuanto les relevamos ya no les volvimos a ver el pelo hasta la hora de irnos.
La niña número 2 ya está pensando que hacer en su día de protagonista, por ahora gana lo de un día en un rancho (le encantan los caballos).
Ya veremos, ella es la última, antes vienen todos los demás.


viernes, enero 20, 2012

"Sant Sebastià" made in France

Casualmente todos mis niños han nacido en un día destacado. El niño número 1 nació el primer domingo de mayo (día de la madre), la niña número 2 nació en el "solsticio de verano" y a ella le encanta decirlo, y no me extraña con lo que le costó aprenderse la palabreja. El niño número 4 nació el 5 de abril que muchas veces (como este año) coincide con el jueves o viernes santo. Y el niño número 3 nació en la vispera de Sant Sebastiá, el patrón de Palma, nuestra ciudad.
Mientras mi pequeño niño número 3 disfrutaba de sus primeras horas de vida, nuestra ciudad se llenaba de "foguerons", "correfocs", torradas y sobrasadas.
La tradición dice que hay que cantar la canción de "Sant Antoni i el dimoni" (y nunca lo he entendido, porque el señor se llama Sebastian, no Antonio, que ese es otro), vestirse de rojo e ir a torrar sobrasada, chorizos y butifarras a cualquiera de los "foguerons", usease fogatas, que pueblan las calles, pero pasando frio y comiendo de pie, que sino no es auténtico. Cada asociación de vecinos, bar, y colegio montan la suya, además de las que ya pone porque sí el ayuntamiento en la plaza mayor y esas cosas.
Nosotros este año, aunque estemos a chorropotocientos kilometros no queríamos deshacernos de nuestras tradiciones e hicimos en el jardín (porque ahora tenemos jardín) nuestra primera de muchas torradas de "Sant Sebastià". Eso sí, a lo "made in France", que aquí el chorizo no pica (la verdad es que sabe a franfurt), sobrasada no encontré y la panceta tiene más carne de lo que estamos acostumbrados. El pan payes no existe pero hay un pain boulle (pan bola) que se le parece, y es que nada es exclusivo.




jueves, enero 19, 2012

Hace dos años...

Parece que fue ayer cuando me desperté de madrugada al oir un "pof" e inmediatamente tener una sensación mojada por las piernas. A pesar de ser mi tercer embarazo nunca había roto aguas y no sabia muy bien que era lo que pasaba.
Tan solo unas horas después asomaba al mundo la cabecita rubia de mi bebé número 3.
- Has tenido un "guiri" - me dijo la comadrona muy sutil y sigue siendo mi niño desteñido, como yo lo fui en mi casa. Es el más parecido a mi no solo físicamente, sino también en el caracter y a veces no se si es bueno o malo, por ahora solo me molesta porque no me da la opción de quejarme por ello.

Y hoy hace ya dos años de aquello. Hoy sopla su segunda vela. Hoy ya no es tan bebé.
Los dos años son importantes en la vida de una persona, al niño número 3 le espera un año duro. Este año dejará el pañal, dejará el chupete, tendrá que acostumbrarse a compartir sus cosas con el niño número 4, ...y tendrá que hacerlo todo en otro país,...y cuando creamos que lo ha superado todo llegará septiembre y empezará el colegio.
Es un niño listo, ya hace tiempo que se sabe las vocales, las reconoce, las diferencia y las canturrea, ahora vamos por los números y solo hemos llegado hasta el tres...
Quiere aprender muchas cosas, y te mira con esos ojillos azules y despiertos con los que tu crees que no está prestando atención y después te sorprendes cuando te imita, cuando intenta enroscar una botella como lo has hecho tú o colocar eso en su sitio porque ahí es donde lo has puesto tú.

Al niño número 3 le esperan grandes cambios, le ayudaremos a conseguirlos y el nos ayudará a no olvidar que todo es más bonito cuando se mira con los ojos de un niño.


lunes, enero 16, 2012

Afrancesándonos

Hace más o menos un mes que somos residentes de "La france" (depende de cuando empieces a contar).
Hemos pasado las fiestas casi a trompicones y sin darnos cuenta los niños empezaban el colegio.
Nos daba terror pensar que los niños se aburriesen de estar en plan mueble en una clase en donde no entienden nada y se decepcionasen y quisiesen volver. Pero afortunadamente nada más lejos.
A pesar de que la niña número 2 está en un centro y el niño número 1 en otro los dos se han adaptado genial, parece que entienden más de lo que parecía y han hecho amiguitos enseguida. La verdad es que los niños franceses de ambas clases han colaborado muchisimo en la integración de mis niños, algo que o podía suponer ya que yo, trabajando en colegios no había visto tanto interés en España.
Poco a poco nos marcamos las tan necesarias rutinas y que yo echaba tanto de menos. Lo que más nos ha costado es el horario y es que aqui van a otro ritmo. El colegio es de 8:00 - 8:30 de la mañana hasta las 4:00 - 5:00 de la tarde, dependiendo del día y del centro. Y la niña numero 2 el miercoles no tiene clase (para hacer más fácil lo de la conciliación familiar, jajaja). Es habitual dejarlos a comer, y con lo que me gusta a mi cocinar los míos van de cabeza, pero es que además es baratísimo. Por la mitad de lo que pagaba en España por uno aquí comen los dos (y si se trata del mayor, con lo que come, creo que salen perdiendo).
Eso si, aquí el mundo se para a las 12 para comer, hasta los centros comerciales tipo Conforama, y cosas así (supermercados no) cierran a las 12 y entre la 1 y las 2 vuelven a abrir. No veais la sorpresa el día que lo descubrimos. Fuimos a comprar cosas para la casa y entre reunir a todos los miembros en la puerta de casa y reunir todos sus gorros, bufandas y tal, salimos a las 10:00h. No encontramos los que queríamos en la primera tienda y en la segunda van y nos apagan las luces a las 12:00h. Y ahí nos tienes a toda la familia con un montón de cosas que comprar y sin tiendas a las que ir. Decidimos ir mientras a comer, pero es que todos deben de pensar lo mismo, porque si quieres comer fuera todo se llena a las 12 y si quieres ir más tarde para evitar tumultos no puedes porque los restaurantes (todos, menos los fast food) cierran a las 2. O sea, que si te despistas solo te queda el Mac Donalds.
Y en eso estamos, levantandonos prontito, que los mayores se van al cole cuando aún es de noche, entre hacer cuatro cosas de casa, etc...se me viene encima la hora de comer, porque claro, a las 11 hay que hacer comida para comer a las 12 (los bebes) y a las 12:30 (nosotros) y en España a esas horas aun estaba merendando.


domingo, enero 01, 2012

Y cuando llegaron las doce...

UNO                 Por la familía
DOS                  Por los amigos
TRES                 Por la salud
CUATRO          Por el amor
CINCO             Por ser felices
SEIS                  Por la nueva vida
SIETE                Por los sueños por cumplimos
OCHO               Por los que quedan por cumplir
NUEVE             Por los besos de buenas noches
DIEZ                 Por el brillo en los ojos de mis hijos
ONCE              Por muchas lágrimas de felicidad
DOCE              Por muchos momentos como estos


¡Feliz año 2012!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...