sábado, octubre 01, 2011

La fase caracol

Dos de mis retoños se encuentran en la fase caracol, pero por diferentes motivos.
El niño número 4 es porque no para de babear a la espera de que le salgan por fin los dichosos dientecitos (seis meses la semana que viene y aún nada).
Es con diferencia el que más ha babeado de mis niños y el que más ha sufrido por este motivo (¡pobrecito!).
No es que llore ni que este gruñón, ni nada. Es solo que, aunque le pongamos pomadas y le demos mordedores se lleva el puño a la boca con desesperación y el babero acaba empapado a los dos minutos de ponérselo.
El que también esta en la fase caracol, pero de diferente manera es el niño número 1.
El ha optado por simular a un caracol encerrándose en su cuarto-casa-concha y sin sacar las antenas al mundo exterior si no es para comer.
Me dijeron que al empezar el instituto hacen un cambio, pero la verdad es que no puedo apreciarlo porque apenas le veo el pelo.
Las pocas veces que me atrevo a entrar en su territorio para saber si aún respira huyo despavorida ante el insufrible olor a pies que impregna todo el cuarto y que encima él luce con orgullo (no vaya a ser...)
Será que en el proceso de la vida de un individuo cada cambio se relaciona con un retorno a la fase caracol ??
Bebe -> niño  = Babeo
Niño -> Adolescente = Encierro
Adolescente -> Adulto = Lentitud
Adulto -> Madurez = ¿Cuernos? (jeje, es broma).
A ver si en vez de al mono tenemos como ascendiente directo a Don Caracol.


10 comentarios:

  1. A mi el que me preocuparía es el nº 1, Caracol en su casa. No me ha pasado con los míos, de momento. Es bueno que tengan su espacio pero creo que es una suerte poder compartir habitación con algún hermano, así se les priva de "un mundo aparte", que lo único que puede ocasionarles es un gran aislamiento. Aprenden a compartir desde pequeños y para siempre y otras cosas buenas como mantener un orden en sus cosas, para no ocasionar crispaciones en los demás. Intimidad si, tu mundo inescrutable no. Les educo para que también sepan compartir sus sentimientos, cosas y tiempo con los de su alrededor.
    Quizás quisiste decir que está en sus pensamientos y no los cuenta.
    Está entrando en una edad en la que se produce un cambio importante en su cabeza y en su cuerpo. El que se aísle en su habitación o en sus pensamientos no implica que no necesite de vuestra ayuda. Es posible que busque respuesta a sus interrogantes fuera del hogar, en los amigos, Internet, libros...Suelen estar callados en casa pero son unos charlatanes fuera de ella.
    Creo que es muy bueno sacarle de ese mundito ofreciendo planes familiares de vosotros con otras familias que tengan hijos en las mismas edades.
    Mantener tertulias familiares, ver cine en casa juntos que os de ocasion para hablar...

    ¡Qué de acuerdo estoy en que Adolescente---Adulto es lentitud para todo!

    Y en cuanto a los cuernos ya sabemos que no ¡Menos mal! seríamos muchos los cornudos en esta vida.

    ResponderEliminar
  2. jeje muy buena tu relación!!!

    pobrecito el pequeño...con lo que duele!!!
    las mias estan en una fase...mosca o algo así se pelean de todo y por todo!!!
    un desastre...

    cuidate!!!

    ResponderEliminar
  3. A ver, que no quiero ser alarmista. Es verdad que todos creo que hemos pasado por una fase así. Igual le gusta una chica, y se encierra "a soñar". O puede que les parezcáis todos horribles, jejeje. Pero es que Sunsi, habló hace un par de dias en su blog del bullying, y a mí ya me preocupó. No sé, al leer lo de que no quiere ver a nadie... A lo mejor habría que indagar un poco más, aunque preciosamente eso es lo más difícil.

    ResponderEliminar
  4. He seguido pensando en esta entrada. Seguro que no está tan mal el nº 1 como yo entendí en un principio. Cierto que las fases de cambio están ahí y todos hemos pasado por ellas.Y hemos salido airosos. Sigues siendo la madre y la que más ojo puede tener con él.
    Ha sido simpática la comparación con el caracol.
    Gracias por compartir tus vivencias.

    ResponderEliminar
  5. Qué miedo me da la adolescencia, y eso que me quedan muchos años aún!!

    ResponderEliminar
  6. me encanta que compartas tus experiencias de tu recién adolescente, ya que aunque a mí me quedan unos años para vivir esa etapa, me preocupa. Me acuerdo muy bien de mi adolescencia y de todo lo que te pasa, de la insatifacción, la incompresión, de los amigos que no llenan los vacios sino que producen aún más y te encuentras por algún incomprensible motivo atraídos a ellos cual imán.
    ¿tú crees que el deporte ayuda?
    Y lo del olor a pies, tan real como la vida misma, chica, si les huelen hasta en clase con las zapatillas puestas. De eso también me acuerdo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Tienes que aprobar los comentarios antes de publicarlos? ¿o es que no se me graban los míos?

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo una niña nº 1 que también se encierra en la habitación, yo creo que es normal porque así no le molesta nadie (y menos su hermano pequeño), pero encima la pobre acaba de "hacerse mayor" y no lo lleva muy bien. Menos mal que el tiempo todo lo cura... Besitos, lulú.

    ResponderEliminar
  9. A ver, no me preocupéis. No creo que al niño número 1 le pase nada fuera de lo normal. Acaba de empezar el instituto y se siente mayor, lo suficiente como para que no quiera pasar demasiado tiempo con su hermana o con nosotros (a pesar de que le ofrecemos planes alternativos constantemente y a algunos de ellos le tenemos que arrastrar). Es solo que su cuarto es su reino y que se pone a jugar al ordenador, a escuchar música y esas cosas.
    No es que se pase el día ahí dentro (afortunadamente). Va al instituto, queda con sus amigos, y hace deporte, pero claro, cada vez querrá menos estar con nosotros y en casa, con tantos hermanos, es dificil encontrar un sitio para estar tranquilo.

    ResponderEliminar
  10. Ay, Elena, es que la adolescencia es muy mala. Dicen que la de las niñas es peor que la de los niños

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...