lunes, junio 20, 2011

La aventura de ir a la playa.

Ayer nos levantamos de buen humor y no se nos ocurrió otra cosa que atrevernos a ir a la playa. Desde que nos decidimos a hacerlo hasta que salimos por la puerta tuvimos más de una hora de preparativos.
Llegamos a la playa cargados de sombrillas, de carritos, de niños a cuestas, toallas para todos, juguetes, piscinas y flotadores varios, meriendas y avituallamientos para todos, bañadores, chanclas, y crema-pintura a capas gordas, más lo de siempre, pañales, biberones, etc...
Lo gracioso es que solo ibamos a pasar ¡DOS HORAS! e íbamos cargados como para pasar un mes a la intemperie (menos mal que la tenemos cerca).
Al llegar a la playa montamos el campamento base, que parecía casi, casi una chabola de un campamento gitano, mirad, mirad.



La burbuja para el sol por aquí, la sombrilla por allá, la piscinita cerca y ¿a la sombra?...dificil. Los juguetes por toda la playa por decisión del niño número3, con la de sitio que hay para qué amontonarlos.
El día de playa estuvo muy bien, los mayores disfrutaron del agua y el niño número 3 de la arena que le encanta. Y el papá y yo pudimos relajarnos...¿cuanto? ¿10 min?. Cuando llevábamos un ratito mi pequeñín descubrió que al final de la arena había AGUA y ....se acabó la tranquilidad. Niño pa arriba, niño pa abajo. Niño que sale corriendo despavorido porque tiene una madre histérica y medio bizca de tener un ojo en un niño y otro en otro y que le persigue mientras él intenta desesperadamente caerse de bruces en la bañera esa tan grande.
Ni que decir tiene que no me bañé (el papá sí) y que de correr detrás de un bebé intrépido se me olvidó ponerme crema y me quemé un poco (bastante). Los niños iban todos embadurnados de arriba a abajo, claro.
Lo peor fue a la hora de irnos. El bebé corriendo hacía el agua yo sujetándole mientras intentamos entre mi marido y yo plegar la mierda de burbuja esa para el sol que no sé quién habrá inventado las instrucciones de plegado pero que tiene mucha guasa y al que puso en la bolsa eso de "plegado fácil" le decía yo unas palabritas.
Pelea con la burbuja, el peque llorando porque no le suelto y él quiere el agua, el más peque aún se pone a llorar por contagio pidiendo el bibe, los dos mayores mirando, porque hacer algo más (como sujetar a su hermano) da mucho trabajo (ejem). Mi marido ya cabreado le da dos meneos a la burbuja y la mete más rota que sana en la bolsa de las narices.
Agarro niño a la cadera, carrito pa alante, los juguetes colgados de una oreja y los chorretones de sudor cayendo.
Acabó nuestro día de playa con las piernas temblándome cuando llegué a casa y sin haber probado el agua.
Pero como somos algo masocas este jueves repetiremos en la noche de San Juan y para añadirle algo de emoción sumaremos a todo lo que os he contado dos bebés muertos de sueño, a ver que sale.





Para que no me vuelva a pasar quiero agenciarme con uno de estos. 






6 comentarios:

  1. Madre pero si nosotros con uno parece que emigremos y vivimos a 10 min de la playa no te imagino a ti con cuatro, jeje!!!

    ResponderEliminar
  2. Si es que ir con cuatro a la playa debe de ser toda una aventura! Ja, ja!
    Los mayores podían encargarse de recoger, al menos, o de llevar alguna de las cosas, o ayudar a papá con la burbuja.
    El carrito, que parece buena idea, igual no anda por la arena, lo has pensado?

    ResponderEliminar
  3. Madre mía.... si es que es agobiante la verdad, yo tengo la "suerte" de que al mío el mar no le hizo ninguna gracia y lo de acercarse al agua le daba pánico, tanto que ni siquiera quería que nos metiésemos nosotros, claro que lo malo es que tampoco se deja quitar la arena en el mar y suelen acabar de arena hasta arriba.
    Los niños 1 y 2 no te ayudan al menos a sacar y guardar cosas? porque yo no me veo manejando a tanto niño.

    ResponderEliminar
  4. Los mayores si les dices "haz esto o coge esto otro" lo hacen, pero no se les ocurre a ellos solos y pasa lo de siempre, que al final tardas menos haciendolo tú que explicando como lo tienen que hacer (como a los maridos). Y cargar cosas si que cargan pero no pueden con demasiadas, sobretodo la niña número 2 que es muy delgadita y apenas tiene fuerza de llevarse a ella misma.
    Y al carrito, aunque no ande por la arena lo arrastraré aunque sea con los dientes, jajaja.
    Ahora el problema es encontrarlo porque por internet solo lo encuentro en Estados Unidos.

    ResponderEliminar
  5. Tu sombrilla es como la mía jajaja. Cómo me he sentido identificada cuando has dicho lo de cerrar la burbuja, nosotros compramos una en decathlon y el día que nos tuvimos que pelear para plegarla decidimos no volver a usarla, menudo coñazo!
    Nosotors hemos conseguido organizarnos para ir a la playa, eso sí, solo somos mamá (embarazada de 8 meses), papá y el peque, papá lo lleva todo (mochila con toallas, bolsa del carrefour con pan, fiambre, algo de fruta, agua, empanadillas, patatas y si cae una ensaladita de pasta, y 2 sobrillas)y yo llevo los juguetes, mi silla y como no, al peque. Y echamos todo el día tan ricamente!

    ResponderEliminar
  6. Qué valor tienes!!! Con la pereza que me da a mi ir a la playa... y con lo animada que eres... y la próxima por la noche... uf!! Demasiado... Espero que nos lo cuentes...

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...