martes, mayo 17, 2011

REINVENTÁNDOME



Con la excusa de la depre  posparto, que a veces aún asoma por ahí, estoy intentando hacer todas esas cosas que nunca encuentro el momento pero que creo que hacen o que harán que me sienta mejor.

Lo primero fue ponerme a régimen.

Después del embarazo del niño número 3 engorde bastante pero como teníamos previsto tener al niño número 4 era una tontería sufrir por un régimen inútil. Y así fue, a los seis meses el predictor nos anunció el nuevo acontecimiento.

Nunca había hecho dieta en serio, nunca le había dado demasiada importancia a la estética y creo que nunca me había hecho demasiada falta. Un año intente hacer la “dieta de los puntos”, pero algo debí de hacer mal que en un mes constante y sacrificado no adelgace nada, así que lo deje frustada y desmotivada.

Esta vez sí que está dando sus frutos (y sí que me hace falta). También es una cuestión práctica, necesito volver a caber en tooooooooooooda la ropa que tengo metidas en cajas desde que me quede embarazada y empecé a emplear la incómoda ropa premamá.
En cuanto adelgacé un par de kilos (me quedan unos cuantos mas) me fui de compras a comprar vestidos, no ropa, no, vestidos.

Me encantan los vestidos para verano, los encuentro cómodos, frescos, favorecedores y según cuales hasta sexys (otros no).

Me dediqué una mañana entera para mí a comprarme cosas y quererme un poquito, a comprarme trapos que me gusten y que hagan que lo que vea en el espejo no sea tan deprimente, ya que durante tantos meses no lo había podido hacer.

Otra novedad es que me he dejado las uñas, sí,sí,sí, como lo oís/leéis.

Esto es todo un acontecimiento pues creo que desde que tengo dientes me muerdo las uñas. No demasiado, no soy de esos que se muerden las uñas hasta dejarse muñones, pero sí que es un mal vicio que tengo.

Dejármelas no es el problema, ya me las he dejado otras veces, el problema es que son tantos años que me crecen débiles y como “hacia arriba”. Con esa forma tan rara se me ensucian cada dos minutos y  para que no parezca que soy una guarra (de verdad que me las  puedo limpiar 15 veces al día y a los dos minutos vuelven a estar sucias) me las pinto. Pero yo no sé pintármelas, ni limármelas, ni siquiera cortármelas y al final acaban dándome tanto trabajo mantenerlas que me las vuelvo a morder por comodidad.

Pero por ahora parece que me están aguantando. Le digo a la niña número 2 que me las pinte y parece eso, que me las ha pintado una niña de 8 años, pero están pintadas.

Ahora solo queda que nos acostumbremos ellas a mí y yo a ellas. Pues no estoy acostumbrada a tener eso al final de los dedos y me están molestando para todo, para teclear, para abrir botes, para rascarme, hasta para acariciar me molestan. El resultado es que se me están partiendo de tropezarme con ellas por el mundo (tampoco están muy fuertes). Pero yo estoy muy orgullosa de ellas (por ahora).

Siguiendo con mis cambios, me he propuesto avanzar con la lista interminable de cosas por hacer que tengo en algún sitio, con los proyectos a medias y mis manualidades empezadas.
Entre ellas, ocupando un lugar destacado está el “proyecto fotográfico” (si es que se puede llamar así) que os prometí en el que os enseño fotos de mi ciudad, de la que estoy requeté orgullosísima. ¿Os acordáis? Bueno, pues lo tengo en mente y espero poder enseñároslo pronto.

Otra de las cosas que he hecho, y ultima por ahora es apuntarme a cursos de cosas. Me encanta hacer cursos, me encanta que me enseñen cosas y aprender. Lo malo es que en mi chiqui-isla no hay mucha oferta, pero curso que encuentro, curso que me apunto. La semana pasada me apunte a uno de customización de ropa, que me ha encantado y me ha venido al pelo para darle una nueva oportunidad a según que cosas de mi ropa premamá y me están enseñando a convertir unos vaqueros de la niña número 2 que se le quedaron cortos en falda. ¡Me encanta!.

También me apunte a otro de ganchillo. Yo sé hacer ganchillo, bueno, más bien me lo invento, porque con esto de ser zurda y no tener a nadie que me enseñe pues he tenido que aprender sola, a mi manera, con revistas y esas cosas. Ahora el curso me está apurando un poco, me está enseñando lo que hacía mal, y enseñándome cosas que no me salían. Ya os enseñare que sale de aquí. Prometo fotos.

Lo de reinventarse está teniendo resultados y la depre cada vez me acompaña menos (o será que ya tocaba que se fuera). En cualquier caso es algo que recomiendo a todas,¡ cuando algo no te guste, cambialo!

15 comentarios:

  1. Pero de donde sacas tanto tiempo para hacer tantas cosas?? Alucinada me dejas... La verdad que tienes razón,de vez en cuando nos tendriamos que reinventar todas...

    ResponderEliminar
  2. Pues haces muy bien, creo que es un "reinvente" muy bien aprovechado.

    Disfruta de lo de las uñas, que cuesta, pero cuando tras mucho tiempo te las vuelves a ver estupendas, no tiene precio. Yo, que al fin me las puedo pintar tras 10 años, estoy flipando con el maravilloso mundo de los esmaltes :-)

    Curso de customización de ropa? Que chulo! Nos enseñarás alguna cosilla?

    ResponderEliminar
  3. Elena sin duda has encontrado una manera estupenda de superar la depre postparto lo que no acabo de entender es de donde sacas tanto tiempo para tantas cosas con cuatro niños y uno de ellos recién nacido, dime el secreto, no te lo calles!!!!

    ResponderEliminar
  4. Venga, vale, os voy a contar mi secreto.....organicación y priorización.
    Dicho así parece un lema corporativo, pero es la verdad.
    Por las mañanas estoy en casa (sigo de baja maternal)todos los niños menosel número 4 están en el cole y el peque, la verdad es que duerme casi todo el rato y no da mucha guerra.
    Yo aprovecho para hacer mis pedidos, la casa, me pongo en el ordenador, si tengo que salir a hacer papeleos o médicos, la compra la hago por internet...
    Por las tardes es cuando hago mis cursos (dos tardes por semana)y e papá se queda con ellos.
    Los mayores ya ven un poco a su aire, se duchan solos, se hacen la cena, recogen su cuarto, etc...el que más trabajo da es el número 3, pero también está el papa ayudando cuando les toca comer a la vez o esas cosas. Y no se, ¿que más quieres saber?.

    ResponderEliminar
  5. hay que dedicarse tiempo a una misma de vez en cuando, es primordial!!
    besosxxx

    ResponderEliminar
  6. Pues me parece muy bien, primero hay que sentirse bien con una misma y sentirte en paz interior, ahora lista para hacer cosas...pero yo no encuentro tiempo ni para ir de compras!

    ResponderEliminar
  7. Claro que sí!
    No podemos abandonar todas estas cosas que nos hacen sentir bien!

    ResponderEliminar
  8. Muy bien que estas haciendo!!!!.....viva la reinvención!!!.....hazte una fotillo de tus uñas pintadas por tu niña, para que las veamos!!!....que guay los cursos, mola el de customizar la ropa, así parece que estrenas ropa nueva todos los días!!!
    Dile adiós a la depre postparto!!!!....y mucho ánimo con la dieta!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo te animo muchísimo a que lo hagas, a ver si viéndote a tí también me animo yo, que motivación no me falta, pero la pereza me puede jajaja besotes

    http://laaventurademiembarazo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. me encanta leerte porque yo también educo a cuatro. El más peque cumplirá 4 años.

    ResponderEliminar
  11. Elena.. siempre hace falta reinventarse, sobre todo cuando sientes que todo te agobia... felicidades por los resultados de la dieta.

    ResponderEliminar
  12. Pues me parece estupendo, creo que es importante q te sientas bien y te veas guapa y hagas cosas q te gustan, no dejas q la mala sensación se apodere de tu y pones medidas, ole por ti!!! Muchos besos

    ResponderEliminar
  13. Parece que los de las uñas lo hubiera escrito yo! me pasa exactamente lo mismo! Si no estas acostumbrada a las uñas largas son incomodisimas.
    Bien ahi customizando la ropa! todo sirve!

    ResponderEliminar
  14. Elena, confirmado que eres una campeona (por no decir que eres la leche, que todavía no hay confianza para eso, y podrías no entender que lo digo en plan piropo). Me encanta como eres, y el afan que le pones a todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Bien, bien, gracias Elena, me hago a la idea!!! Yo trabajo hasta las 15.30, algún día hasta más tarde, pero mi marido lo hace hasta las 20.00 casi todos los días, así que no puedo contar con su ayuda y con mi suegra tampoco, no tengo más soportes. Cuando salgo del curro recojo al peque y vamos al parque un ratillo o a comprar o lo que sea, y luego toca visita a la yaya, que es obligatoria sino quiero tener churro suegril, y llego a casa como muy pronto a las 18.30. Con él en casa poca cosa puedo hacer así que las tareas del hogar me las reservo para cuando él se duerme, que cada vez es más tarde, así que suelo trasnochar, aunque también cuento con la ayuda de una chica que viene unas horitas a la semana para que mi casa no sea un patarral. Ya ves qué poquito me cunde el tiempo, de todos modos te admiro!!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...