lunes, mayo 30, 2011

La experiencia es un grado

La primera vez que el niño número 1 se puso enfermo no sabía que hacer. Tenía un bebé con 37’5º de fiebre y yo a punto del ataque de histeria.
Lo llevé al médico corriendo y me dijo que le diera apiretal. ¿Qué le diera que?¿Yo nunca había oído hablar de eso?. Recuerdo la cara con la que me miró de "dequeplanetahabrásalidoesta" y me hizo la receta de muy malas maneras. Ni que yo tuviera que haber nacido aprendida. Vamos, hombre.
También recuerdo que llamé a mi jefe para decirle que no iba a poder ir a trabajar porque tenía a mi bebé “muy enfermo” y del silencio incomodo que se produjo después cuando le dije la cantidad de fiebre que soportaba el retoño. A él, que ya tenía tres hijas, no se que debió de pensar.
Pero es que era MI bebé y estaba malito.
Ahora, del tercero, ya te enfrentas a esas cosas de otra manera ( y no te digo na del cuarto). ¿Qué tiene fiebre? A ver, ¿Cuánta?.  Uy, 39º. Chutando apiretal y listo.
No se sufre lo mismo, aunque se les quiera igual. La experiencia hace eso. Te da la confianza y la seguridad para saber lo que hay que hacer en cada momento y como reaccionar.
Pobrecitos los segundos y los terceros, que ya no corremos igual, pero probrecitos los primeros que pagan todas nuestras "novatadas".
Tengo una amiga que le quedan escasas semanas para ver la carita de su primer hijo y como todas mis amigas, últimamente me toman como la enciclopedia de la sabiduría maternal. Como si yo tuviera todas las respuestas, como si lo hiciera todo bien siempre. No me creen cuando les explico que he tenido que aprender como todas, sobre la marcha. Que me he equivocado muchas veces y que sigue ocurriendo pues cada día se me plantea un problema nuevo pues el primero cada día crece un poquito más.
Por cierto, sobrevivimos al aeropuerto, a pesar del retraso, (Drew, no tuviste a Murphy demasiado entretenido). El niño número 3 dormido en su carrito plegable, el número cuatro dormido en su mochilita, el número 1 derrotado pero contento, hambriento y afonico pero contento. Se lo pasó muy bien en el viaje y trajo regalitos para todos. No hizo demasiadas fotos y de las que hizo no sale en ninguna (es lo que tienen los chicos, supongo), pero ya lo tengo otra vez en casa.


8 comentarios:

  1. Anda! Por supuesto que es un grado! Recuerdo nuestra cara cuando fuimos a urgencias con el niño ardiendo y con convulsiones "es perfectamente normal que un bebé con fiebre tenga convulsiones, la proxima vez grabalo con una cámara para que lo veamos antes de venir a urgencias" si, claro!
    Por cierto, que Drew muy, muy mal, lo corroboro.

    ResponderEliminar
  2. No sabes como te entiendo.
    Yo tengo 3, y también todas mis amigas recurren a mí en lo referido a temas de embarazo y problemas con los peques cosa que me halaga muchísimo.
    Este fin de semana he tenido a la mediana con fiebre superior a 38,5º, sin otro síntoma aparente, le he dado todo el finde dalsy y apiretal cada 3 horas, y he pensado que si hoy no estaba mejor, mañana le llevaría al médico. En esta misma situación, con la primera, ya hubiera ido a urgencias como mínimo un par de veces, angustiada al ver que la fiebre no remitía. La experiencia sin duda es un grado.
    Me encanta leerte.
    Ana.

    ResponderEliminar
  3. Te aseguro que lo intenté, de hecho me dio un viernes - sábado de lo más ocupado...

    Me alegro de que el niño se lo pasara tan bien :-)

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que la "operación Aeropuerto" saliera más o menos bien, reconoce que podía haber sido un caos.

    Por cierto, entiendo a tus amigas; pues yo tengo como nuevo gurú a mi cuñada que con dos niñas (2 y 4 años) cualquier cosa que dice la anoto en mi cabeza... porque el día que PequeñoJedi se ponga malito no sé que voy a hacer!

    ResponderEliminar
  5. Pues la verdad q saber que la experiencia es un grado tranquiliza. La primera vez q fuimos a urgencias porque la gorda se hizo una herida en el ojo con su uña yo lloraba mucho mas que ella... Un besazo y me alegro de que la recogida del niño numero 1 fuera bien!! Eres una champion!!!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, llego tarde, voy a ponerme al día con las anteriores... LA EXPERIENCIAAAAAA... pos si el pequeño de 3 casi 4 años se
    "cría solo".. Lo estoy criando con una tranquilidad, lo estoy disfrutando muchísimo... Yo creo que tenía 2 termómetro: el de oreja, el eléctrico, no fuera que con el mercurio nos fueramos a equivocar... Ya regresó el nº1. Le gustó PortAventura? feliz semana!!

    ResponderEliminar
  7. ay, chica, yo al último ya ni le pongo el termómetro. voy a la pediatra y me dice ¿cuánta fiebre? Pues no sé, no le he puesto el termometro... y eso cuando lo llevo al pediatra...
    Me alegro de que el niño número 1 lo haya pasado en grande y que sobrevivieras a la operación aeropuerto!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. La experiencia vale y mucho, sobre todo para no cometer los "errores" a los que estuvo sometido el primero, que siempre es el de las pruebas.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...