martes, mayo 03, 2011

¿Dónde estará mi cabeza?

Una de las cosas que noté cuando nació el niño número 3 es que aumentaron considerablemente mis citas con los médicos y los compromisos "para recordar". Ahora, con el bebé número 4 parece que la cosa se haya multiplicado. Cuando no tengo revisión médica con el niño número 4 al 3 le toca vacuna o al 1 ortodoncista o la 2 tiene tutoría con la profe o yo tengo que ir al ginecólogo o al dentista.
Además, con el embarazo del niño número 4 aplacé algunas revisiones para mí o algunos tramites que no corrían prisa y ahora se me esta juntando todo y  siempre tengo la semana completita de cosas por hacer.
Tengo a mi favor que siempre he sido muy organizada (aunque con muy poca memoria). Llevo mil y una listas donde apunto todo lo que tengo que hacer pero hay tantas cosas apuntadas que se me traspapelan las lineas, entonces hago otra lista con lo urgente, pero sigue siendo grande, así que hago otra lista con lo que tengo que hacer hoy y que aún así nunca me da tiempo de acabar. Uffff!
Lo que mejor me va en cuanto a organización es un calendario de un mes vista que tengo pegado en la nevera. Allí tengo apuntado todo lo que tengo que recordar, tanto las citas médicas (revisiones, ginecólogos, ortodoncistas, vacunas, dentistas, dermatólogos...) como actos sociales (cumpleaños, excursiones, entrega de notas, tutorias, cenas pactadas, cumpleaños) En fin, todo lo que tenga día y hora, ¡ah! y la paga semanal, que estos niños no perdonan.
 Me he acostumbrado a ver el calendario cada mañana mientras desayuno y así hay menos probabilidades de que se me olvide algo. Eso sí, tendríais que ver como está el pobre calendario...petao, petao.
Lo gracioso es que los niños se han acostumbrado también a mirarlo y a apuntar sus cosas y de repente me encuentro apuntado el cumpleaños de sus amigos o sus excursiones con el cole o cosas así. O vienen y te dicen: "¿hoy no teníamos que ir a cenar con menganito?"... Y por un lado piensas: "¡que cotilla!" pero por otro es que solo ha mirado el calendario y se interesa por lo que tiene que hacer, es normal.
Con todas estas medidas de seguridad no se me tendría que olvidar nada ¿no?. Pues nada más lejos.
Tengo el mal vicio de que cuando me dan un papel para una cita lo leo una vez y creo recordarlo. No estoy segura pero lo apunto en el calendario pensando en comprobar la fecha o la hora cuando pueda...pero nunca puedo. Al final, de tanto verlo allí ocupando su casillita en mi calendario lo doy por bueno y me presento en el sitio el día y la hora que yo creía que era. (¿Que me costará volver a mirar el papel? Pues no hay manera).
Las consecuencias de eso es presentarme en el medico el día que no es, en un curso en el sitio que no toca,.... Aunque tengo que decir a mi favor que normalmente me acuerdo y eso hace que sea todavia más difícil a que le de la importancia de volverlo a comprobar.
El más reciente fue la semana pasada. La niña número 2 se fue de campamento desde el lunes hasta el viernes (aquí eran las vacaciones de Pascua). La echamos un montón de menos, sobretodo el eterno aburrido niño número 1 que no sabe jugar solo.
El viernes contábamos él y yo el tiempo que faltaba para ir a recogerla, pues cuando por fín me monto en el coche me llama la monitora que ya han llegado, que cuando pienso ir a buscarla que está allí solita y está un poco preocupada. Y efectivamente, cuando llegué era la única que faltaba por recoger, porque yo creí que era media hora más tarde y "no me dió tiempo" de volver a leer el papel (di por buena, la hora que yo pensaba).
Menos mal que la niña número 2 ya sabe que su mamá es un poco despistada.

Por cierto, el campamento le encanto. Se lo paso pipa y aunque vino cansada de jugar y hacer juerga por la noche es como una injección de nostalgia y vuelve con muchas ganas de querernos a todos.
Os lo recomiendo.


10 comentarios:

  1. Jajaja, haces como yo, tengo un calendario en la nevera que voy creando por meses donde apunto las citas al médico, y además también las apunto en el calendario que tenemos en la cocina...lo bueno es que de momento las niñas no apuntan nada en él, pero me despisto a veces igual!

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien tengo un calendario en la cocina!!! Con cuadraditos para cada dia, no puedo vivir sin el. De hecho si me preguntan para quedar y estoy fuera de casa no sé ni que contestar... hasta que no llego a casa no puedo contestar... Siempre presumia de que no me hacia falta agenda cuando era soltera, claro. Pero ahora... no soy nadie sin mi calendario, je,je...

    ResponderEliminar
  3. No me extraña, con 4 hijos creo que sería imposible acordarse de todo, no?

    Yo ahora presumo de buena memoria, pero ya me tocará, ya...

    ResponderEliminar
  4. El calendario en la cocina es nuesta mejor arma, al parecer :) El mío funciona, pero ya veré cuando empiecen a aumentar los hijos si todo sigue tan eficiente jaja. Saludos, Elena.

    ResponderEliminar
  5. Si yo con una he perdido capacidad retentiva no me quiero ni imaginar cuando tenga 4 Jejejej, es alucinante que antes no se me olvidaba nada pero ahora cuando no se me olvida una cosa se me olvida otra, q desastre. Me alegro de que la niña numero 2 se lo haya pasado en grande, que linda. La opción del calendario en el frigo me parece genial ! Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Jajaj Elena, es lo que tiene tener 4 hijos aunque yo hago lo mismo porque si no tooodoooo se me olvida

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo mi vida en mi móvil/agenda. Aparte llevo meses intentando que mi marido me haga un calendario personalizado, del estilo al tuyo. Mes vista, un cuadro bien grande por día etc., aunque solo sea para que los niños se "vean" organizados. Pero no hay manera...

    ResponderEliminar
  8. Madre mia, con 4 te mereces un monumento!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Elena, gracias por invitarme a conocer tu blog, que me parece super interesante, tener la visión de las aventuras y desventuras de una familia...jeje...es una visión muy importante que tenemos que tener en cuenta lo s educadores. Te seguiré. un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Si es que con tantas cosas es normal que se te olvide alguna, a mi con las horas siempre me pasa que tengo que mirar el papel mil veces para cerciorarme.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...