lunes, mayo 16, 2011

Adiós, Justin Bieber




La semana pasada y después de mucho insistir, conseguí que el niño número 1 se cortase el pelo.
Ya ha hecho 12 años e intento dejarle un poco de libertad para decidir algunas cosas de su vida. Una de ellas, que peinado quiere llevar.
Pero las modas son las modas y el seguir en plan borrego al resto de la manada a esta edad es importante. Supongo que por eso hace ya bastantes meses que empezó a peinarse con el flequillo para delante y aplastado (en plan Justin Bieber). Yo encuentro que no le favorece nada (con lo guapo que es mi niño) y que no tiene pinta de resultar práctico tampoco, pero como los compañeritos de clase lo llevan así y cada vez empiezan la edad del pavo más pronto pues tampoco le dije nada. Al fin y al cabo las modas son eso, destacar de la manera más horrenda posible y diferenciarte todo lo posible de la generación anterior para que se le pongan los pelos como escarpias del susto y tú disfrutar con la reacción.
Cuando el flequillo en cuestión empezó a taparle los ojos y a írsele para todos lados (porque no le deja ver y le molesta), sumado a que tiene un remolino y le quedaban puntas tiesas le empecé a insistir que se cortara el pelo.
Cuando ya no era capaz de leer de lejos porque el pelo le tapaba los ojos (¡os lo juro!) la cosa ya no era negociable.
El caso es que al niño número 1 no le gustan los cambios, ninguno, nada. Así que necesito su proceso de adaptación para hacerse a la idea de que se iba a cortar el pelo, sí o sí.
Una tarde le di dinero, bajó a la peluquería de abajo y volvió con el pelo cortado….tres millimetros, ni más ni menos.
¡Pero nene, si en una semana lo vuelves a tener igual!!
“A mi me gusta así”. Que es la respuesta que da para todo.
Total, que a las pocas semanas y encima con el calor, y el sudor y lo poco que le gusta ducharse (en eso aún no ha entrado en la edad del pavo) vuelve la patrulla maternal a favor de la higiene básica. Pero esta vez lo cojo y lo llevo a MI peluquería y le digo a la chica: “Ni caso a lo que te diga, rapao, rapao.
Y ahora está más guapooooooo….
Parece que haya crecido un par de años en un rato.
El incidente en cuestión me ha hecho recordar las modas y en lo que se esfuerzan los adolescentes para “afearse” lo máximo posible en pos de la moda del momento.
Ahora son los vaqueros “cagaos”, los flequillos en plan hachazo, las merceditas con todo, las bermudas de cuadritos y el flequillo a los Justin Bieber.
Pero en mis tiempos (y os prometo que no hace tanto) eran los vaqueros con pata de elefante, las deportivas skettchers esas tipo plataformas, las bombers que nos hacían mil veces mas gordos, y lo de hacerse la plancha en el pelo.

¿Os acordais?

9 comentarios:

  1. Jaja!

    Yo fui de la época de las hombreras, los flequillos cardados y mucha mucha laca...¿Porqué los adolescentes se esfuerzan en afearse?

    Yo recuerdo que mi abuela me cosió unos pantalones desgastados, que me habían costado un trimestre de buenas notas y un dineral a mi madre... Ains estas generaciones!

    ResponderEliminar
  2. jajajjajaa.....cuánta razón tienes!!...que manía de afearnos por seguir una moda!!!!.....a mí me pasó lo mismo, me echaba el pelo hacia la cara y mi madre: "con la cara tan bonita que tienes y sólo se te ve nariz", yo no la hacía ni caso, claro (ahora miro fotos y pienso, ¿por qué no hice caso a mi santa madre?
    Me supongo que en un futuro a mi nena le pasará lo mismo.

    ResponderEliminar
  3. Se nota que eres joven, en mi adolescencia (años 80), se llevaban los pelos cardados, las hombreras, pantalón pitillo, chorreras en las camisas, y condecoraciones tipo Spandau BAllet, en las chaquetas tipo militar, ¿te imaginas? jajaja
    besosxxx

    ResponderEliminar
  4. Jejeje con lo guapísimo que es tu hijo el mayor!!! Paciencia corazón porque creo q de esas vamos a vivir varias... Yo me llegue a poner las mallas con calentadores y botorras, estaba preciosa, si señó!! Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Yo me compraba pantalones anchos pata elefante y mi madre me decía que me engordaban un montón, pero yo ahí en mis trece, luego descubrí que ella en los 70 también los había llevado y la pobre tuvo que callarse la boca, jeje!

    ResponderEliminar
  6. Si es que debemos dejarlos, pero tambien es cierto que llega un momento que la "moda" ya no es negociable jeje..

    ResponderEliminar
  7. Hola, si te gusta la novela romántica, te invito a pasar a mi blog porque estamos celebrando un sorteo de dos novelas románticas. Espero que te apuntes. Un besito. Buen lunes.

    El rincón de los sueños perdidos

    ResponderEliminar
  8. Y el niño como se ve? Seguro que está guapisimo!

    ResponderEliminar
  9. jajajaja..me ha hecho mucha gracia tu post... y mas acordarme de los pantalones con pata de elefante y zapatillas de plataforma al estilo sketchers. recuerdo comprarme pantalones a montones de ese estilo y mi madre me decia "SEGURO que quieres eso?" y yo "que SI mama, que voy a ir asi el resto de mi vida" jajaja...

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...