lunes, marzo 02, 2015

Estoy en cybercrisis

El otro día leía a mi adorada Matt que contaba que estaba atravesando una crisis blogueril y se me hizo la luz.
¡¡¡Así que es eso lo que me pasa!!!!. Me sentí identificada en todo lo que le pasa (en todo menos en lo de tener a una nueva beba en casa) y es....no me apetece escribir y no es porque no tenga cosas que contar, que acabamos de volver de estar una semana en Mallorca y de eso siempre puedo sacar chicha.

Y me siento fatal porque creo que os estoy fallando. Pero escribir en el blog no es la única sequía informática que tengo, que he pasado de hacer una foto diaria a solo tener media docena de ellas en mi cuenta de instagram en lo que va de año (la última de hace tres semanas).
Que volvimos de Mallorca y, como en Francia eran vacaciones (como no), la profesora del niño nº 3 les pidió que trajeran fotos y......¡no tengo ni una sola!. Y tiene delito porque fue el cumpleaños del Sr. Educando a Cuatro y....¡lo celebramos!!! pero no tengo ni una sola foto (manda narices).

No es que tenga falta de tiempo, tengo el mismo de siempre. Incluso diría que más porque he terminado por fin un proyecto profesional que me tenía ocupada un par de mañanas a la semana, aunque lo he sustituido por mis visitas al fisioterapeuta pero lo cierto es que no me apetece escribir.

Algo os debísteis oler cuando hace poco hice un llamamiendo para saber de que os gustaría que hablaramos (muchas gracias a todas!!!) y tengo muchas cosas de las que hablar, surgieron muchas ideas y tengo una lista llena de lellas pero lo que me cuesta es eso de sentarme a escribir y poder escribir un par de párrafos que tengan sentido entre ellos.
Un poco tiene que ver a que los peues sean cada vez más revoltosos. No quieren ni aunque les maten jugar en "el cuarto de jugar" porque dicen que es pequeño (y una leche!!) y hace demasiado frío para que salgan al jardín a jugar por lo que les tengo dando vueltas a mi alrededor todas las tardes mientras juegan a carreras, avengers y piratas. Todo cosas muy ruidosas. Con lo que me cuesta mucho concentrarme y escribir cosas con sentido (ya no digamos interesantes)
Pero sería injusto echarle la culpa a ellos porque también tengo algunas mañanas "libres" pero me siento con mi café a mirar los email, eso me lleva a otra cosa, me dioy un paseo por facebook, por algunos blogs que suelo leer y llega la hora de comer (que aquí son las 12).

De todas formas, no os preocupéis. No voy a cerrar el blog ni nada parecido. Es solo que quiero ser justa y avisaros de porque he estado ausente estas semanas.
Deciros que he decidido no tomármelo como una obligación y escribir solo cuando tenga ganas de hacerlo. Puede que sea tres veces a la semana, o una o ninguna. No siempre tengo cosas que contar, no siempre me pasan cosas dignas de ser contadas, no siempre coincide que tengo el tiempo, las ganas y la oportunidad para hacerlo.

Sed pacientes y comprensivas, por favor.
A pesar de todo seguiré por aquí, eso seguro.


Imagen Max Griboedov


viernes, febrero 13, 2015

La tortura de las cosas duplicadas.

Reconozco que cuando me quedé embarazada del niño nº 4 me apetecía una niña.
Por la niña nº 2, que estaba como loca con tener una hermanita, tanto que casi se echa a llorar cuando el ecografista nos dijo que el niño nº 3 iba a ser un niño y no una niña.
Por papá, por eso que dicen que las niñas son más de los papás y me apetecía ver como se le caía la baba con otra nena.
Por mi suegra, que había tenido dos hijos y dos nietos (todos chicos) y a pesar de tener a la niña nº 2 la conoció cuando ya tenía 6 años.
Y por mi porque ya había experimentado eso de ir a comprarle ropa al bebé y que se me fueran los ojos detras de las sección de nenas, porque con las niñas se comparten otras cosas y me pateceía equilibrar un poco la paridad y esas cosas.
El caso es que fue un niño y no fue una gran decepción. Me limité a ver la parte positiva: Iban a hacerse mucha compañía e iban a jugar mucho juntos y, sobretodo, que iba a resultar un ahorro considerable de ropa y de juguetes ya que lo del mayor iba a pasar al pequeño....¡y unas narices!.

Coincidimos con un amigo que en cuanto se enteró de que era otro nene le dijo a mi marido: "si quieres un consejo: ¡cómpralo todo doble!".

Y "que desperdicio" pensé yo. ¿Por qué vamos a comprarle dos coches iguales si pueden compartirlos y así tener más variedad?.

No sabéis la cantidad de veces que me acuerdo de este amigo en cuestión.

Lo del ahorro de ropa duró el primer año. Hasta que el pequeño nº 4 decidió alcanzar a su hermano y llevar prácticamente la misma talla.
Tienen fisonomías completamente diferentes: El niño nº 3 es pequeñito y delgadito, apenas tiene cintura y mucho menos culo, para que unos vaqueros no le queden tipo saco tengo que comprarselos tipo slim, pero el niño nº4 es todo rechonchete y todavía tiene tripota de bebé, los slim no se los puedo ni meter y los rectos se le caen porque el diametro de su cintura es igual que al de su culo y los pobres pantalones no tienen donde frenar y van cayendo.
Mi pobre nº 4 va enseñando la hucha por todo el pueblo. Da igual lo grandes que le vayan los pantalones y lo que le ajuste la cinturilla ajustable, los pantalones se le caen en cuanto el niño se mueve (es decir, siempre) aunque después los arrastre por abajo.
Papá intenta convencerme de que le ponga tirantes pero es que a mi no me gustan nada, pero nada y además creo que le complicaría mucho la vida al niño a la hora de hacer pipí y esas cosas, así, que por ahora, me niego (y me lamento).

Eso sin contar con que el niño nº 3 y nº 4 ya llevan la misma talla. Con suerte, a principios de temporada puedo ponerle al nº 4 lo del niño nº3 del año anterior pero solo le dura unos meses. Llevan la misma talla de pantalones, de zapatos...de todo.
Con lo cual....¡todo doble!. ¿Donde está el ahorro?.

Pues con los juguetes pasa igual. Si le compramos una bicicleta a uno, el otro tiene que tener la misma, un coche a uno, el otro el mismo...Con lo guay que sería poder comprarles un juguete a cada uno y que pudieran cambiárselo después....pues no, que después se pasan el rato discutiendo y es peor.

Ahora, que nos vamos a Mallorca de vacaciones (sí, porque aquí vuelven a ser vacaciones) nos habíamos planteado comprarles una tablet para que se entretuvieran durante el trayecto (que será largo) y durante las estancias que vamos a visitar gente que no tiene hijos...Pero , claro ¿¡dos tablets?! (aunque en este caso tendríamos que comprar cuatro que si no los mayores se me quejan) casi que va a ser que no, jejeje.

¿Vosotras habéis pasado por esto? ¿También compartiis lo del "todo doble"?

Ilusiones ópticas, imágenes, problemas y ejercicios para Facebook

miércoles, febrero 11, 2015

Manualidea: Papel de regalo para San Valentín.



Hoy toca una manualidea de esas de arremangarse y de ponernos perdidos que tanto les gustan a los peques. Se trata de hacer papel regalo con sellos hechos con una esponja vieja. Nosotros lo hemos empleado para envolver el regalo de San Valentín para papá y por eso le hemos puesto corazones pero es una manualidad perfectamente válida para cumpleaños, snatos y festividades varias.
Espero que os guste y que os lo paséis muy bien.
Como siempre, para ver el paso a paso tenéis que hacer click aquí.


lunes, febrero 09, 2015

Cambios en el blog

Dicen que año nuevo, vida nueva. (Sí, ya se que ya se que hace más de un mes que empezó el año, pero ya sabéis que yo voy a mi ritmo). Este mes, además, Educando a cuatro cumple cuatro añitos y es el momento de hacer cambios.

Todo viene por el asunto de haber acabado mi proyecto 365 de instagram. Empleaba esas fotos para ponerlos "el clik de la semana" de los lunes. Y, la verdad, acabé hasta el gorro de la obligación diaria de hacer una foto (aunque me gustó mucho hacerlo, me encantó acabarlo!) pero ahora nunca encuentro el momento de hacer una sola foto y, claro "mis clicks de la semana" ahora están desiertos.
A cambio lo he sustituido por unas pizarritas muy graciosas que publico los lunes en mi facebook y que os animo a seguir.



Eso me lleva a reestructurar un poco el blog. Hasta ahora publicaba "el click de la semana" los lunes, "las manualideas" el miércoles y el martes y viernes post variados de nuestras andanzas y peripecias.
Así que he pensado pasar el post del martes al lunes, las manualideas continuan los miércoles y el viernes también queda como está. ¿Que os parece?.

Me gustaría que me ayudarais dándome ideas de que secciones poner, de que os gustaría que hablásemos o que temas echáis en falta. ¿si?.
Estoy abierta tanto a sugerencias de temas como de secciones, ¿queréis que hablemos de los piojos, de los castigos, de los deberes? ¿Queréis más ideas para viajar con niños, enlaces de páginas con recursos educativos para ellos?.

Estoy un poco espesita y necesito vuestra ayuda (gracias por adelantado).

(También puede ser debido a que estamos de vacaciones escolares (¡OTRA VEZ!) y con los cuatro por aquí no tengo tiempo ni de escucharme los pensamientos.
Menos mal que mañana vamos a pasar unos días a nuestra islita y cargaremos pilas.
A ver cómo nos va que lo de la ola de frío y nieve ha llegado hasta Mallorca y me tiene un poco "acojoná".





viernes, febrero 06, 2015

Juventud, divino tesoro

Cómo ya se veía venir el niño nº 1 no es el único en experimentar los sabores y sin sabvores de esa amarta, extraña y loca fase llamada LA ADOLESCENCIA.

La niña nº 2 está dando pasos agigantados para alcanzarle y descubrir lo que se está perdiendo, pero igual que cada niño es un mundo, cada adolescente también lo es.

Mientras el niño nº 1 se clausura en su cuarto y cuando sale es para creernos culpables de todo lo malo que "puede ser que ocurra, porque no nos cuenta nada" en su mundo y castigarnos a cara de perro como está mandao, la niña nº 2 parece que está posesa y lo mismo te viene para que le des mimitos cómo que te grita una salida de tono que no sabes ni a que viene ni cómo tomártelo.

Nos ha salido rebelde la niña, pero una rebelde con chulería, que es lo peor, que te mira con esa cara de "eres mi enemiga número 1" y te resopla y te hace aspavientos mientras le riñes porque no recoge su cuarto.
Y así vamos, castigo tras castigo, que está ya sin tele, con el portatil confiscado y sin salir el próximo fin de semana.
Al día siguiente parece que recapacita y vuelve mi niña mimosa de siempre (cómo si no hubiera psado nada) y hasta dan ganas de levantarle el castigo. Menos mal que me lo pienso y le digo "es que te has pasado tres pueblos" y retando a mi capacidad de sorprenderme me suelta cosas como "es verdad, lo siento".

No vuelve nunca a mencionar el tema ni jamás intenta que le levante sus castigos (supongo que porque sabe que no hay nada que hacer). Los asume con resignación y una vez más la admiro.

En medio de todo eso estoy yo. Lidiando con los peques (que telita también, últimamente. Sobretodo ahora que han aprendido que eso de decir mentiras tiene su gracia), alucinado con los mayores. Intentando entenderles pero al mismo tiempo sin molestarme demasiado porque se que no se entienden ni ellos.

¡Pero que monos son cuando duermen!.



miércoles, febrero 04, 2015

Manualideas: Postales de San Valentín con pintauñas


Estamos probando técnicas nuevas y esta de marmolado con pintauñas nos ha encantado y es tan fácil, tan fácil que ni te lo crees. 
Para práctica hemos empezado con algo sencillito: Una postal de San Valentín para papa´. ¿Os animáis?

Cómo siempre, si queréis saber cómo lo hemos hecho solo tenéis que hacer click aquí



martes, febrero 03, 2015

Cosas del chiquipueblo.

El chiquipueblo, aunque yo le llame así tiene alrededor de 60.000 habitantes, es capital de departamento (= provincia) y está perfectamente adaptado a las comodidades de toda esa gente con servicios como hospitales, colegios, institutos, piscina pública, una gran mediateca, tres centros comerciales , dos cines y una gran oferta de restaurantes y tiendas.
Con esto quiero decir que no es lo que se dice un pueblo en el que todos se reunen en el único bar  y que todos los niños estudian en la única escuela que existe.
Aún así la gente nos conoce ¿por qué? No lo sé, pero sorprende, mucho, y hasta da un poco de miedo.
Nos empezamos a dar cuenta cuando íbamos a los restaurantes (que ocurre un par de veces al mes y no vamos siempre al mismo) y se acordaban de lo que habíamos pedido la última vez, nos preguntaban por los niños cuando íbamos sin ellos y, por supuesto, intentaban decirnos alguna palabra en español.
Fue raro también cuando, a través de unos amigos, conocimos a una pareja que casualmente llevaban a su hija al mismo cole que los nuestros...pero ellos ya lo sabían nada más vernos. A mi ni me sonaba su cara.
Claro, que eso tampoco es demasiado difícil, pues soy tan mala fisonomista que no soy capaz de reconocer a alguien con quien he ido a clase dos años.
Así que, que se acuerden de lo que comí hace un mes me parece una proeza comparable a escalar el Everest.

Después de tres o cuatro episodios parecidos, todos ellos sorprendentes lo achacamos a que, simplemente llamamos mucho la atención: Somos muchos (aunque por aquí dentro de la media), hacemos mucho ruido (somos españoles, no lo podemos evitar) y hablamos  algo raro que sin duda llama la atención.
Pero lo que nos pasó el fin de semana pasado, cuando celebramos el cumpleaños del niño nº 3 me tiene un poco "acojonada".
Como ya os conté, le montamos dos fiestas: una con los amigos del cole en un chiquipark y otra con los amigos más cercanos en casa.
Reservamos el chiquipark casi un mes antes (aquí se avisa y se confirma con mucha antelación), repartimos las invitaciones y nos presentamos en el lugar a la hora indicada.
Nada más vernos la chica ya sabía quien era y nos dirigió a nuestra mesa. Había como diez cumpleaños más pero ¡se acordó de nuestra cara! sin tener que darle ni el nombre.
Bueno, pensamos, es posible. Venimos más o menos a menudo (a lo mejor una vez cada dos meses ) y nos estaban esperando.
Pero lo más sorprendente es que una de las mamás se equivocó y se fue a otro chiquipark y en ese, solo con el apellido (que además es francés y supercomún en esta zona) la chica que le atendió sabía quienes éramos y les describió a mis hijos (pero no era allí).
Cuando la madre en cuestión nos lo contó nos quedamos alucinados...y hasta hoy.
¿Qué pensáis? ¿O tienen una memoria prodigiosa, o llamamos mucho la atención, más incluso de lo que pensamos, o es casualidad o nos tienen vigilados como la película esa de Jim Carrey "El show de Truman"?

Montauban-Ville
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...